Todas las fotos cortesía de BFlecha

Artesanía y futuro: una conversación con BFlecha​

Nos sentamos con la productora para platicar de 'Kwalia', su último disco, y sobre todo lo que rodea a su proceso creativo.

|
26 mayo 2017, 10:49pm

Todas las fotos cortesía de BFlecha

Este artículo apareció originalmente en VICE España

Belén Vidal presenta en sociedad Kwalia, su último disco producido bajo su propia plataforma Arkestra Discos y publicado hace apenas un mes. En pocas semanas, una cita en Madrid y otra en Barcelona, esta última en el marco del Sónar, servirán para evidenciar qué tuvo de profético aquel sonido que catapultó al Olimpo de las críticas su anterior trabajo.

Siempre he pensado en BFlecha como la diva del pop que es. La recuerdo al teclado vestida por completo de cobre, dando un concierto en una azotea de Móstoles, haciendo de una ciudad plomiza y oxidada algo especial. Necesitaríamos quince o veinte BFlechas para aligerar y hacer algo digno del pop patrio y sin embargo sólo tenemos una Belén cuyos procesos y características la acercan bastante más a la idea de una artesana que a la de diva.

Belén teje sus producciones con mucho mimo, mide sus palabras en cada entrevista, vive alejada de las capitales infernales y maneja su propia plataforma. Quizá por eso, porque su profesionalidad es incuestionable, le molesta que la destaquen bajo la etiqueta de mujer, pero Belén lo es todo, música y mujer excepcional, un pedacito de orgullo para casi todos los amantes de la música en este país.

VICE: Recuerdo nítidamente la primera vez que vi 'Zigurat' y quedé maravillada, recuerdo también haberlo compartido en un post de Facebook con alguna frase de periodista musical sensacionalista del tipo "por fin todo lo que está de moda pero bien entendido". Por un momento divagué con la idea de que ojalá tuvieras preparada una peli y el disco fuese su banda sonora: Mulán eco-futurista con toques folclóricos y abuelas gallegas por medio. Lo más. Una semana después, cuando escuché Kwalia en tu bandcamp, pude ver que el disco por completo tiene una fuerte carga espacial donde la necesidad de evocar otros territorios está muy presente. ¿Qué hay de arquitectura en ello?
BFlecha: Cuando hago las canciones me imagino escenas o sitios, que no tienen que existir físicamente, y trato de detonar esa sensación que es la que me gustaría transmitir a quien la escuche, y por cuantos más sentidos mejor. Por ejemplo, en 'Apnea' me imagino una ciudad sumergida y ésta será diferente a la ciudad sumergida que se imagine otra persona. Ahí también entra el matiz de lo subjetivo, como la mente de cada uno le da forma o va completando ese contexto.

De alguna manera has conseguido que esas escenas junto a tu estética reproduzcan en mi mente a todas y cada una de las etiquetas que debía llevar el pop en 2017. Un poquito de hip-hop, un poquito de r&b,un poquito de futurismo, tecnología sostenible, ropa oversize, mucho blanco, mujeres exploradoras a lo Mad Max y amor por lo local. Más o menos como cuando te presentas a una convocatoria de arte contemporáneo y tienes que rellenar casillas teóricas, tú las tienes todas más que checkeadas. Con tus fotos de promo también me vinieron a la mente Hannah Diamond, Svedaliza o las últimas fotos de Gatta Catana. Pero si tiramos de hemeroteca y repasamos B33, BFlecha ya era mucha de esas cosas en 2013. Zigurat y B33 podrían ser la misma composición si entendemos la música como proceso de depuración estilística en el tiempo. Por ello, ¿cómo llevas haber sido abanderada o haber anticipado el comienzo en esta mutación estilística en el pop? ¿Te has sentido incomprendida alguna vez?
No sé, mi reloj está en hora, en el 2013 marcaba 2013, y ahora marca 2017. Por supuesto Kwalia suena al momento en el que se hizo, sobre todo a nivel producción pero también a muchas otras influencias de otras épocas. Cuando trabajo en mi música me gusta ver el tiempo de manera vertical ya que muchas veces conecto con mensajes de otras épocas porque al final hablan en un lenguaje atemporal y al trasladarlas al contexto actual mantienen su significado e incluso cobran nuevas dimensiones.

No me considero abanderada de nada, solo de mi. Y tampoco trato de encajar en ningún estilo en concreto. Solo trato de juntar las cosas que me gustan, que son bastante dispares y me ha llevado mi tiempo lograr encajar esas piezas y que suenen a algo homogéneo. Yo voy por mi camino y si hay mas gente que comparte este interés por todas esas cosas pues mejor que mejor.

Sí, muchas veces me he sentido que no encajaba en ninguna parte pero creo que eso es positivo. Eso te ayuda a no acomodarte, a seguir adelante y continuar desarrollando tu sonido, probar cosas nuevas. Cuando empecé a hacer música cantaba sobre algunos temas y recuerdo que había muchos prejuicios sobre las voces mas cercanas al pop, y ya ves ahora es todo lo contrario.

Se ha recorrido bastante desde 2013 en el sendero que precisamente marcaba tu propuesta. Ahora que tu estilo, converge con el mainstream más que nunca ¿cómo enfrentas el vértigo de estar quizá en el momento y el lugar más adecuados?
No creo que converja con el mainstream aunque a nivel estilístico haya puntos comunes, a nivel propuesta es bastante diferente, eso no quita que yo crea que pueda llegar a mas gente porque al final los temas que trato son cosas con las que todo el mundo puede llegar a identificarse.

Me considero más bien independiente tanto a nivel de infraestructura como a nivel propuesta artística, pero eso no quita que quiera sonar lo mas profesionalmente posible y cuidar todos los aspectos invirtiendo en la calidad de sonido o en la imagen. Y que pueda estar al mismo nivel que otras propuestas que puedan sonar en la radio.

Es indudable que tener el control sobre la obra cambia de manera radical el proceso de trabajo. Me interesa mucho como manejas los tiempos ya que pesar de atiborrarte de información y artefactos culturales a la misma velocidad que el resto de los mortales como se puede intuir en las referencias musicales y estéticas de tu trabajo, has optado por un discurso en contra del aceleracionismo. Por una mirada tradicional y clasicista del trabajo artístico que es practicado en un tiempo paralelo. Un tiempo quizá más lejos que cerca del ojo público y mediante el cual se produce un distanciamiento, una espera por la que el artefacto cultural, tu disco en este caso, emerge rodeado de un efecto sorpresa. ¿Crees que es necesario todavía hoy este alejamiento, esta huida a un "tiempo de creación"? Y en esta línea, que opinas de la metodología inversa, el goteo al que está sometido el público y el productor para sacar temas semanalmente.
En mi opinión hacer un álbum, no es juntar X numero de canciones, para mi es algo más, yo en Kwalia he intentado formar una unidad en la que las piezas están interconectadas. A mi me gustaría desarrollar un método que me permitiese ir mas rápido, pero por motivos de la vida de cada uno este disco ha sido así.

Lo que no creo es en sacrificar la calidad por la cantidad, ni tampoco creo en usar la forma sin contenido, pero me parece bien y creo que también hace falta que haya gente que quiera tener un ritmo mas rápido, mas inmediato, si no habría muy poca música jajaj yo simplemente lo he enfocado de otra manera.

Yo necesito ese alejamiento, para mi es importante. Estamos saturados de información y al final de que vale todo eso si no se procesa y no se interioriza. Quizá el hecho de vivir aquí creo que me hace mantenerme a margen y tener una perspectiva diferente.

Kwalia se nos presenta como una matriz de referencias: las más obvias nos remiten a la estética del wixía, la motocicleta de Bulma en Zigurat o las referencias a Moebius y su starwatcher. ¿qué tienen estas de especial?
Todos ellos son personajes que representan esa lucha o ese camino en el autoaprendizaje y muchos de ellos desempeñan un rol que difiere al que la sociedad les atribuiría.

En relación a Moebius conecté mucho con historias como Los jardines de Edena donde se exploran en los orígenes más ligados al mundo natural, o en Sobre la Estrella donde aparecen personajes de carácter andróginos completamente liberados de las ataduras o condicionantes del género. También me gusta la riqueza de la diversidad de los personajes que va mas allá de la especie humana.

En referencia a este constructo de citas que constituye en general la mayoría de la música actual o el arte contemporáneo, existe un miedo a perderse en la mera enunciación, o en palabras de alguien que ya no recuerdo de que libro he sacado, no apunté la referencia : "Mediante esta tecnología reproductora, el arte posmodernista prescinde del aura. La ficción del sujeto creador cede el sitio a la franca cosificación, la toma de citas y extractos, la acumulación de repeticiones de imágenes ya existentes. Se socavan así las nociones de originalidad, autenticidad y presencia…" ¿Cuánto podemos mantener hoy de auténtico en las propuestas?
En mi opinión hay mensajes que son universales, y seguirán pasándose en el tiempo bajo la forma que le de el artista. Diferentes palabras, música, teorías etc. para un mismo concepto y una carrera de relevos en los cuales el ultimo recoge el del anterior para pasárselo al siguiente.

Al final lo importante de la obra de arte no es solo su forma o estilo, en mi opinión es también el efecto que la genera en las personas, esa chispa que surge en el oyente. Como te decía arriba por muchas referencias que tengas si no las has entendido o interiorizado en mi opinión no sirve de nada. Entonces sucede lo que comentas en la cita, "se pierde la autenticidad y se prescinde del aura". La información está ahí, lo importante es cuando sucede esa conexión, cuando aparece la persona destinada a recibir el mensaje, y resuena en su mente.

A nivel musical te pondría el ejemplo del hip hop, ¿era menos original en sus orígenes cuando usaban samples de música de funk o soul? Yo no lo creo, porque lo recontextualizaban y le daban una nueva vida. Aunque en mi caso me pueda apoyar en ideas que ya tuvieron otras personas intento llevarlas a mi manera, aplicándolas a mi contexto, pasándolas por mi propio filtro.

Intentamos resistirnos a la velocidad y, además del tiempo natural, en otras entrevistas reclamas un tiempo para perder e invertir en la escucha. Es interesante como la música acusmática y ciertas propuestas electrónicas han depositado una importancia casi total en el acto de la escucha, negando la imagen y sin embargo la emergencia de últimos géneros en youtube no puede separarse de ella. Tus producciones tienen une estética muy marcada, casi inalienable de tu trabajo ¿crees que ciertos géneros musicales están basando la diferenciación ya no en términos sonoros sino visuales? La imagen es un plus con el que puedes reforzar lo que quieres decir, se pueden incluir múltiples códigos y lecturas, así que ¿por que no ampliar al medio? ¿Podremos esperar un despliegue visual para la próxima cita del Sonar?
Para más adelante estoy preparando un show en el que me gustaría apoyar todos esos conceptos, pero por logística lo estoy planteando para salas de formato mas pequeño. Para Sonar estoy preparando un concierto especial pero es sorpresa.

¿Cuáles son tus highlights para el festival?
Tengo muchas ganas de ver a Bjork, Little Dragon, Judah, Andy Stott, Suzanne Ciani, Dawn Richard…

Llega la pregunta necesaria: música y mujeres, electrónica y mujeres. Me sorprende como en los entornos más "avanzados" por así decirlo, en propuestas algo más complejas, las mujeres de la industria son más reacias al feminismo. En otras entrevistas has declarado que para ti, los referentes femeninos en la música deberían ser juzgados por el valor artístico de sus piezas y no por el hecho coyuntural o genital de ser mujeres. Estoy al 100% en que el discurso necesita trascender los cuerpos, pero el hecho social de ser mujer me parece difícilmente aislable. Sería como valorar a un hombre, digamos Picasso, por sus arte, olvidando su dimensión social, la de hombre y encima maltratador. ¿Si nos atenemos a esta lógica meritocrática o del esfuerzo y el talento no estamos alimentando una sociedad darwinista y una concepción económica de lo social?
Yo soy una mujer y según mi experiencia y mi trayectoria por pertenecer a este género no siento que tenga menos capacidades para hacer música que otra persona de otro género. Así que a mi me gustaría que se me tratase con normalidad y no como una curiosidad.

Hace tiempo considero que sí era necesario reivindicar esas mujeres que vivieron a la sombra y se vieron discriminadas por la época en las que le tocó vivir. Pero hoy en día, y según mi experiencia en el campo de la música creo que lo que verdaderamente hace falta es normalizar la situación.

Discriminaciones seguirá habiéndolas porque al final es la ignorancia del encuentro con lo diferente o el prejuicio. La solución es el respeto y la educación. Y al final creo que la discriminación positiva es otro tipo de discriminación así que eso no soluciona nada.