El despertar de la nueva psicodelia en latinoamérica (Parte 2)

Un recorrido por las creaciones musicales de varios países de nuestro continente.

|
oct. 18 2016, 5:44pm

Veamos ahora qué es lo que está ocurriendo en Latinoamérica. Los recientes lanzamientos
de Lorelle Meet The Obsolete (México), Kill West (Argentina), Fuzzkrank (Paraguay),
Color Horror (Uruguay), Red Sun Cult (Colombia) entre muchos otros, asociados a ese
resurgimiento de la psicodelia, son el motivo suficiente para adentrarnos en ese universo
cada vez más grande de la nueva psicodelia latinoamericana. En esta segunda parte haremos un recorrido con el objetivo de identificar propuestas destacadas que vale la pena tener en el radar. 


Mira la parte 1 de "El despertar de la nueva psicodelia en latinoamérica" haciendo click aquí


Chile

Föllakzoid es la banda de la que más se habla por estos días cuando uno hace referencia a la nueva psicodelia en Latinoamérica. Empezaron a tocar en el 2009 y en la actualidad publican sus discos a través del sello neoyorquino Sacred Bones, y en Chile a través de BYM Records, compartiendo por tanto sello con bandas como Moon Duo o Psych Ills. Los distingue un trabajo muy depurado donde lo rítmico y lo repetitivo sirve de estrategia para elaborar un rock espacial absolutamente hipnótico y fumadísimo de clara escuela Krautrock, esa invensión de la Alemania occidental de finales de los 60 que unió al rock y a la electrónica. En entrevistas se han referido a un componente espiritual presente en su música y a una raíz ancestral que explica el porqué de la psicodelia en estas tierras: "Debe ser por la herencia mística que tienen todas las culturas ancestrales del continente, que de alguna manera se pasa telepáticamente a los músicos que entran en estado de trance", le dijeron en su momento a Indie Hoy​​. 

En BYM Records (con base en Chile) encontramos también una banda llamada The Holydrug Couple, también parte de Sacred Bones, con unos primeros discos muy psicodélicos, que han ido virando su sonido hacia un lenguaje más pop, con muchos elementos electrónicos, por momentos muy cercanos a lo que hace Tame Impala. Un sonido muy pulcro que se alimenta también de la música francesa, desde Gainsbourg hasta Air. 

En BYM también se han dado a conocer otras bandas chilenas de psicodelia y space rock con mucha afinidad entre sí como La Hell Gang, WatchOut!, Vuélveteloca, Chicos de Nazca  o Trementina, esta última más orientada al shoegaze, ese sonido inglés de los ochentas caracterizado por guitarras ruidosas y melódicas al mismo tiempo y con muchos efectos de pedales. The Psychedelic Schafferson Jetplane por su parte tiene una vena más marcada por el krautrock y los largos jams instrumentales. 

Por el lado del stoner psicodélico, sonido de guitarras graves y bajos pesados, encontramos a bandas como Dejalo Sangrar, Vago Sagrado y Demonauta, deudoras en buena medida de Yajaira, banda pionera del género en Chile a fines de los 90s. En el 2000 Samuel Maquieira, voz y guitarra de Yajaira, pasó a formar parte de una banda más orientada al space rock y el dub llamada The Ganjas, iniciadora de toda esa ola de nueva psicodelia chilena. Su último disco ha aparecido por BYM Records. 

Pero hay más cosas que escuchar en Chile. A Full Cosmic Sound y The Mugris, vendrían a ser  una versión más electrónica de la avanzada psicodélica chilena, con una clara deuda de la neo psicodelia de Spectrum, el nuevo proyecto que formó Peter Kember (Sonic Boom)​. También hay bandas como Congelador, activas desde fines de los 90s, que han pasado por la psicodelia, el post rock, y diversas variantes del rock experimental. Y no podemos olvidar a muy otros excelentes grupos como El diablo es un Magnífico, que se orientan por el space rock, el ritmo motorik y el dub. Están también Platillo Volador y Nubosidad Parcial, que hacen space rock y Un Festín Sagital, más volcados a las experimentaciones y la improvisación libre, con una impronta que puede venir del lado más volado del post punk.


Brasil

Boogarins es otro nombre indispensable a la hora de hablar de psicodelia por estos días. Formados en el 2012, casi no hay festival internacional donde no hayan tocado. El éxito les vino bastante rápido pues, a los tres meses de meterse a grabar, ya habían fichado por el sello neoyorquino Other Music Recording, compartiendo por tanto sello con bandas tan distintas como Invisible Familiars y Ex Cops. Naturales de Goiânia, Brasil, acostumbrados a la vida en el campo, la música de Boogarins remite a ese ambiente silvestre y trae un fuerte recuerdo a Os Mutantes, quizá porque, como ellos, hay en su música elementos de psicodelia pero también de música brasilera. Su sonido es muy cálido pero no por ello menos ácido. Cuando tienen que despegar lo hacen sin restricciones. 

Junto con ellos, los Travelling Wave, de Sao Paulo, son la otra banda claramente enlistada en las filas de la nueva psicodelia, tienen un único álbum publicado que se mueve en esa difusa línea entre el post punk y el shoegaze. Por ahí también está Van Der Vous (de Salvador, Bahia) y Almirante Shiva (de Brasilia), como dos exponentes jóvenes de la nueva psicodelia brasilera. Pero la lista es inabarcable, y comprende a bandas como The Molodoys, Bonifrate, IIan Becker y Lô Cardosso, muchas de estas bandas agrupadas en la compilación "Coletânea Neo-Psicodelia Brasileira", publicada por el sello Miniestéreo Contracultura (2015). 

Quarto Astral, por su lado, practica un rock psicodélico de raíces más clásicas pero con intensos despegues de space rock. Supercordas es también otro nombre esencial que cruza la psicodelia con el noise rock. Inky se orienta por un dance rock cargado de psicodelia. Hay que decir además que la psicodelia en Brasil parece haber sido siempre una constante, no sólo ha habido bandas extraordinarias en los 60 y 70, sino que cuentan con una banda de culto en los 80s, llamada Maria Angélica, encargada de introducir la neo psicodelia, con estética vintage y retomando cierto sonido sesentero con elementos post punk. 

Pero hay también bandas más orientadas a la experimentación como Auto, de sonido inclasificable, pero con referencias al krautrock y también del lado más experimental (y visceral) del post punk. Auto pertenece al sello Submarine Records, de donde también son Hurtmold, (una banda de rock experimental / post rock en la línea de Tortoise) y Sao Paulo Undergroud (donde encontramos al genial baterista Mauricio Takara). Objeto Amarelo, Guilherme Granado o Acavernus, por su parte, se orientan por una exploración más cósmica, ritualista.


Perú

Chino Burga es uno de los más identificados con la psicodelia en Lima. Su historia se remonta a mediados de los 90, cuando se inició en el shoegaze hasta dar vida a La Ira de Dios, una banda de psicodelia pesada que tomaba referencias del space rock de Hawkwind y el blues cósmico de Ash Ra Tempel. Por entonces en Lima se había gestado una movida post rock shoegaze que tuvo a una banda icónica por ser la iniciadora del movimiento, se llama Hipnoascención orientados a un space rock de esos que te llevan hasta Marte. Paralelo a ellos estuvo también Circo Ficción y Avispón Verde con marcados elementos pink floydianos. Pero fue La Ira de Dios la que dio el primer paso para entrar al circuito internacional. Para el 2005 ya habían fichado por el sello alemán Nasoni Records, que los llevó por diversas giras europeas. Chino y el bajista Carlos Vidal fueron parte de otra banda llamada Obskuria.

Muchos otros grupos se dieron a conocer entonces, como Serpentina Satélite, con su profundo y denso space rock, quienes ficharon por World In Sound (Alemania) y Rocket Recordings (UK). Las bandas peruanas se instalaron bien en el circuito stoner europeo. Chino Burga está ahora al frente de un proyecto llamado 3AM, más orientado al sonido de Suicide-Loop (con colaboraciones con Farflung y Sula Bassana), aunque como él mismo indica ha empezado a hartarse y a investigar en el EBM y el industrial. Su último LP apareció a través de Lay Bare Recordings. Chino también es parte de las bandas La Garúa, Los Entierros y The Underground Parties. Por otro lado encontramos a The Dead-End Alley Band, otra banda que ha fichado por Nasoni, con un sonido que remite a Syd Barret y Traffic Sound. Está Brayan quien ha publicado discos notables con los colectivos Ayahuasca Dark Trip y Montibus Communitas, editado por Trouble In Mind (USA) y Beyond Beyond is Beyond (USA).  Como solista Brayan se orienta al folk psicodélico.

Pero hay más bandas. Liquidarlo Celuloide se ha ganado un espacio en la escena limeña, practican una psicodelia de fuerte impronta post punk. Sus shows pueden ir de lo rítmico a las explosiones cósmicas. Sus discos son publicados a través de Buh Records, que también ha publicado el trabajo de Jardín y Tomás Tello, dos referentes importantes al hablar de experimentación electrónica y drone reverberante y psicodélico, juntos forman el proyecto Shaolines del amor. 

En el mismo sello apareció el único disco de Jacko Wacko, de Hamann, guitarrista que también ha incursionado en la música electrónica cósmica. Después de haber transitado por el prog y el punk, Eter-K se inclina en los últimos años por el space rock, su último disco salió en Azafran Media (México). 

Por otro lado, hay bandas psicodélicas como Virgen Sideral (space rock), Buho Ermitaño (folk) y Cholo Visceral (progresivo). Sus discos han aparecido a través del sello griego G.o.d. Records. En el mismo sello han aparecido material de Christian Van Lacke, argentino radicado un buen tiempo en Lima, donde fundó también la banda de rock pesado Tlön, cuyos discos salieron en el sello Nasoni. En esa línea más stoner destaca El Jefazo. Y están también proyectos como Moldes, que oscilan entre el garage y el sonido pixie. Está también Leche Plus y Transparente, en una línea más madchester, y el trabajo más experimental de Salomón Jedidas y Wilder Gonzales, este último fundador de Superspace Records, que operan desde los 90. También hay que nombrar a unos jóvenes Rod Blur y Peter Pedro. Y aunque la cumbia psicodélica merecería un capítulo aparte, hay que destacar a Los Chapillacs.     


Argentina

La aparición de Reynols en el Acyd Vinyl, el tributo a Syd Barret aparecido en el 2000, interpretando libremente "Interstellar Overdrive", fue la constatación de las bondades y filiación a la desmesura psicodélica de esa insólita banda cuyos discos se cuentan por montones. Junto con banda stoners como Los Natas han sido quizá el grupo que más rápidamente se ubicó en el underground psicodélico y experimental internacional en los 90. Alan Courtis, guitarrista de Reynols, continúa con una imparable cantidad de publicaciones, entre las que se cuentan colaboraciones junto a Makoto Kawabata, guitarrista de Acid Mothers Temple. 

Vlubä ha sido otro grupo que se ha movido mucho en sellos europeos, con un sonido que ha ido pasando de un free rock a música puramente cósmica. En una línea similar se encuentra el trabajo de Ø+yn (pronúnciese Omasin), que combinan el free jazz con la jam psicodélica. 

Por otro lado, por el camino de drone folk se encuentra el trabajo de artistas como Mariano Rodríguez, Madrugapha o Pandelindio. Y por un lado más freak y con ciertos elementos de cumbia se encuentran Los Síquicos Litoraleños, quienes han publicado su último álbum a través del sello libanés Annihaya Records.  

En años recientes la nueva psicodelia se ha hecho presente en Buenos Aires a través de un grupo de bandas adscritas claramente a esta ola. Por ejemplo, Kill West practican una suerte de space rock'n'roll, con elementos de krautrock: denso, atmosférico y lleno de groove. Su nuevo trabajo aparecerá a través de la casa inglesa Drone Rock Record.  Junto con ellos suelen tocar los Hurricane Heart Attacks, con un sonido que deslumbra por lo cuidadosa de su producción, han publicado su último álbum a través de Sadness en Argentina, y en USA a través del novel Scotch Recordings. También se suele presentar otra banda afín llamada Cristo.

El antecedente para estas bandas las encontramos en el trabajo de dos grupos de culto: Furies, quienes publicaron un álbum el año 2010, que se encuentra entre las joyas de la psicodelia latinoamericana de esta época, con marcados elementos de krautrock y space rock. Y junto con ellos están también Los Alamos, una banda con base country y altas dosis de psicodelia, empezaron a principios del 2000 y sin duda se han distinguido por un sonido muy depurado, que mira a la carretera. Desde su aparición la banda ha declarado sentirse solitaria en una escena dominada por otro tipo de sonidos. De hecho en una entrevista para la web Vuenozaires, les preguntaron por qué cantaban en inglés, a lo que respondieron, "porque no hacemos rock nacional". 

Pero hay muchas otras bandas como Super 1 Mundial, con más elementos de noise rock y post rock. O bandas abiertamente kraut como La tumba del alca, Klub der Klang y Honduras. Por el lado más post punk pero con incursiones en la psicodelia encontramos a DHD y Orden. De lo que conocemos del stoner, Sutrah y Humo del Cairo, son las que más se decantan por llevar el sonido pesado hacia terrenos psicodélicos, en una línea afín encontramos a Viaje a Ixtlan.


México

Junto con Chile, México debe ser el país que más bandas está exportando al circuito internacional de nueva psicodelia. Lorelle Meets the Obsolete, naturales de Guadalajara, es probablemente la banda más emblemática de ese país. Integrada por Beto González y Lore Quintanilla, los Lorelle publicaron su primer álbum en el 2011, y hoy cuentan con varios discos que han aparecido a través de Captcha Records y Sonic Cathedral Recordings. Los distingue un cruce fantástico entre shoegaze y krautrock que han llevado por diversos festivales internacionales. 

Guadalajara es una ciudad que ha dado a conocer otros exponentes de psicodelia, como Has a Shadow, con una vena post punk y que también han fichado por Captcha Records. Después está Sutra que, con un sonido instrumental, empezaron a principios del 2000 y están más orientados al post rock y el krautrock, con muchos elementos electrónicos. También están los Blunt Revynolds?, más orientados a la experimentación electrónica y el drone. Y por ahí encontramos a Birdhaus, con un sonido sumergido en reverbs y ecos. 

Pero México es inabarcable y hay mucho por descubrir. En Monterrey están Los Mundos, una banda que empezó con un sonido más identificado con el shoegaze y el indie rock y que ahora se ha decantado por el space rock, con temas inspirados en Lovecraft y Lemmy. Guardan relación con otro proyecto llamado Piyama Party, y han tocado también en el Levitation Fest. En Tijuana encontramos a Late Nite Howl y Vaya Futuro, el primero más orientado al folk y el segundo al shoegaze. En Baja california está Tajak, con un sonido que se mueve entre el shoegaze y el post punk, bastante oscuro y con conexiones con el kraut rock. 

En el DF encontramos a Silver Rose, en una mayor dirección shoegaze y, en esa misma vía aunque con mayor componente psicodélico, se encuentran los Virtual Haze, en tanto los Acidandali incorporan elementos de garage y noise rock. En el DF también están los The Risin' Sun, con cierta obsesión por los 60s. Afines a ellos se encuentran los The Old Red Wines, con dosis de psicodelia más abundantes.

Pero hay mucho más por descubrir. Soledad es un dúo atípico, conformado por Esteban Alderete y Brett Schultz. Hacen algo difícil de clasificar, es música percusiva, bastante existencial y con descargas psicodélicas en la guitarra que toman tanto del kraut como de lo más visceral del post punk. Por el lado del stoner psicodélico está Cthulhu, banda formada por integrantes de The Sweet Leaf, pioneros del género en los 90s.


Uruguay

En el año 2008 un grupo de amigos con poco más de veinte años formaron una banda a la que llamaron Ufesas, se juntaron en un garaje para grabar un disco y las cosas empezaron a caer por su propio peso. El EP fue distribuido en Alemania y Argentina y puede considerarse también como uno de los discos fundadores de esta ola de nueva psicodelia latinoamericana. Ufesas  es un cuarteto proveniente de Canelones, que practica una psicodelia altamente lisérgica con conexiones al sonido de Spacemen 3 y Brian Joneston Massacre con cargados momentos de space rock. Causaron grata impresión durante sus presentaciones en Buenos Aires y compartieron escenario con Los Álamos. 

Del 2011 data su último y notable trabajo. La alemana Droehnhaus les editó un 7" ese mismo año. Y desde entonces son un completo misterio. Pero el humo dejado en Canelones ha inspirado a otra banda. Se trata de Color Horror, un grupo recién formado este año y que ha lanzado un single de dos temas, como previo a su LP de próxima salida, y que los muestra muy solventes en sus hallazgos de space rock.


Puerto Rico

En Santurce, Puerto Rico, se encuentra la Casa Fantasmes, un estudio de grabación donde se reúnen siempre Mario Negrón, Darío Morales-Collazo y Juan A. Arroyo. Los tres integran el grupo Fantasmes, que publicó su primer álbum en el 2007, caracterizado entonces por un sonido más beatle. Para el año 2012 el sonido del grupo ya había virado hacia la psicodelia y el space rock con resultados notables, convirtiéndose en uno de los grupos representativos de esta nueva ola en Latinoamérica y en una rara avis en la escena de Puerto Rico, de mayor predominancia de sonidos tropicales, aunque con un under bastante activo en lo que  a rock experimental se trata (con grupos como Tachde, Similar o Psiconautas). 

Pero Fantasmes ha logrado hacerse de un lugar, fichar por el sello norteamericano Last Bummer Records y participar del Levitation Fest.  Por su parte Juan A. Arroyo tiene un proyecto llamado Woebe Guns, con cierta afinidad, aunque de sonido más austero. En tanto que Mario Negrón ha sacado adelante otro proyecto llamado Los Manglers, más inclinado al garage y el pop 60s. 


Costa Rica

Aunque asociadas también al garage y el pop 60s, la música de Las Robertas ha empezado a evolucionar a un sonido más conectado al shoegaze y la psicodelia, con referencias a Jesus and Mary Chain en particular. Integrados por Monse, Meche y Fabro (este último de la banda garage Los Cuchillos) se distinguen por esa combinación de voces femeninas y guitarras distorsionadas. Las Robertas son en la actualidad el grupo de rock más internacional que ha salido de San José, Costa Rica. Han tocado en el Austin Fest (ahora llamado Levitation Fest), su último álbum salió a través del sello Buen Día Records, de México, país donde han recibido una muy buena acogida. 

En el mismo sello también encontramos a Ave Negra, otra banda costarricense orientada al garage y el punk. Junto con ellos también habría que mencionar a Colornoise, que se decantan por la neo psicodelia y el dream pop; y a los The Great Wilderness, que hacen un furioso y estilizado cruce de post punk y shoegaze, tienen un único álbum y han estado tocando mucho en el circuito internacional.  

Por el lado más experimental no podemos dejar de mencionar a AUTOPerro, un dúo que se ha mantenido activo desde los 80 practicando una fusión singular entre música electroacústica e improvisación psicodélica, a la manera de grupos alemanes como Cluster. Tienen dos discos editados, y hacen unos directos que te vuelan la cabeza.


Venezuela

Ernesto Gonzales es un artista venezolano radicado en Bruselas, Bélgica, que ha desarrollado desde el 2007 un sin número de proyectos orientados a la psicodelia y la experimentación electrónica. Forma parte de los extraordinarios Sylvester Anfang II (que se deriva de otro proyecto llamado Silvester Anfang), un colectivo de psicodelia en plan kraut y drone, de largos jams instrumentales y de imaginario ocultista, que cuentan con diversos álbumes publicados en disqueras como  Blackest Rainbow o Aurora Borealis. 

Ernesto ha dado a conocer también un proyecto llamado Flautas Del Chiguire, más orientado a la experimentación, a través del sello Funeral Folk. Difícil poder rastrear toda la música de Gonzales, pero podemos recomendar un proyecto llamado Bear Bones, Lay Low, con el que ha publicado material diverso y que tiene una orientación más electrónica, cercana a las exploraciones de Organization y Harmonia, con generosas dosis de dub.


Paraguay

Fuzzkrank es una banda recién formada de Asunción, Paraguay, por cuatro jóvenes de poco más de veinte años. Han publicado un EP que los muestra como deudores de una tradición de rock psicodélico y stoner. La solvencia de su sonido es incuestionable, y su amor por el fuzz también, debe ser uno de los mejores álbumes debut que hemos escuchando en el año. Ya han tocado en Argentina y al parecer les está yendo bastante bien.


Colombia

Aun cuando exista en Colombia un fascinante universo de sonidos tropicales que se han exportado al mundo, el rock no ha sido un gusto minoritario, pues Colombia cuenta con grandes festivales y un público muy afecto sobre todo a los sonidos pesados y del metal. Es justo por ahí donde encontramos algunos exponentes de rock psicodélico actual, como los Red Sun Cult, una banda de Cali, recién formada y que ya ha dado a conocer un notable álbum debut, que podemos asociar al stoner psicodélico y al space rock de Hawkwind. Parece que han empezado muy bien pues ya han anunciado una gira por diversas ciudades del país. 

Pero el 2016 ha dado a conocer también a Lady Vudu, un dúo integrado por Terre Carrillo y Alejo Spinarez, con claras referencias al stoner, y algunos elementos de música industrial, de hecho se valen de bases rítmicas electrónicas. La guitarra logra inspirados pasajes de blues cósmico que denotan un amor profundo por la psicodelia. Por otro lado está también Chupame el Dedo, un extraño grupo conformado por Eblis Álvarez (Meridian Brothers) y Pedro Ojeda (Romperayo), que mezcla el metal con la música tropical y la electrónica, dando como resultado algo inclasificable y lleno de humor, un poco a la manera de los Residents. 

Por otro lado, Álvarez y  Ojeda, junto a Mario Galeano pertenecen a otro grupo importante del que tenemos que hablar: Los Pirañas. ¿Son Los Pirañas el grupo más psicodélico que hemos escuchado? Tienen el mérito de haber reinventado la psicodelia desde el horizonte de la cumbia amazónica y la champeta colombiana. No hay en su música ningún momento para el descanso, todo el tiempo está ardiendo y tumbándose cualquier regla de cómo deben hacerse las cosas. Esto es cumbia pero de alto voltaje, con kilos de ruido estallando en la guitarra. Cómo con Konono Nº1 (de quienes toman también alguna idea), esta es música que cuesta ser reducida a los amables exotismos de la world music. Los Pirañas han logrado hacerse ya de un nombre en el circuito internacional y sin duda se cuentan como una de las mejores bandas de Colombia. En una línea de exploración similar hay que mencionar también el fantástico trabajo de Carmelo Torres y Los Toscos, como también el trabajo más reciente de Julián Mayorga, ahondando en una experimentación en el formato de canción pop.

Por el lado más experimental habría que mencionar a Edgar Kerval, de Cali, un estudioso de tradiciones ocultistas herméticas, y que ha publicado una diversidad de libros donde plasma sus experiencias en la magia qliphotica y el vudú. Internacionalmente es conocido también por ser la mente detrás de EMME YA, un proyecto de música percusiva, atmósferica y ritualista inspirada directamente en sus propios conocimientos herméticos, música hecha para el trance y la exploración del inconsciente, y que ya ha repartido álbumes en sellos alrededor del mundo. EMME YA es psicodelia en estado puro.