Quantcast
Belleza en la oscuridad: Un pequeño repaso por el post punk colombiano

Les presentamos diez bandas con las que no pararan de bailar mirando al suelo.

Ilustración por Curzi.

En un mundo de colores saturados y luces de león que está regido por la dictadura de la felicidad y la luz del sol, el post punk es la oscura respuesta underground a toda la purpurina comercial. Nacido a finales de los 70, este movimiento musical buscó darle la vuelta al punk que había caído en las garras de la industria musical. Más o menos el objetivo era hacer borrón y cuenta nueva. Repensar y reinventar la vaina. La idea de los precursores de este género no fue hacer la música más cruda y pesada sino más experimental. Se integró sonidos de la electrónica, el jazz, el noise y se le dio una nueva aura oscura inspirada en los poetas muertos, el existencialismo, el cine de terror y los movimientos artísticos filosóficos conocidos como las vanguardias. Grupos como: Siouxsie and the Banshees, Public Image ltd (banda de John Lydon, vocalista de Sex Pistols), Joy Division, Bauhaus, Sisters of Mercy, Christian Death, David Bowie entre otros le dieron forma a este movimiento musical del que salieron varios subgéneros como la música gótica, el horror rock, el darkwave y el EBM.      

Gracias a este oscuro sonido, creció un ejercito muy afín al arte, el cine y el teatro; que presentó una serie de propuestas distintas que tenían la experimentación como bandera de lucha. Una lucha contra la parca sociedad y la industria comercial que se dio en dos frentes. Por un lado, una vertiente más extrema del punk regresó al underground con el furioso sonido del hardcore y oi!, y por el otro el post punk lo hacía con sonidos más dulces y a la vez lúgubres. Muchos grupos adoptaron los bajos pesados y los sintetizadores fatasmagóricos unidos a un gusto por la noche, lo oculto y la muerte. Otros incluyeros sonidos electrónicos industriales, veloces y agresivos. Otros le dieron toques de teatralidad a las presentaciones. Por eso es imposible decir que el post punk es una sola cosa, es una Hidra llena de sonidos geniales, ropa negra, peinados voluminosos y mucha música.   

A Colombia llega a finales de los 80 y principios de los 90. Bandas como CO2 y Frankie Ha Muerto de Medellín están entre los pioneros del género en el país y actualmente son grupos de culto. Igual que los de caleños de Los últimos románticos que se separaron el año pasado. Más de veinte años de post punk nacional han visto nacer y morir bandas en sus distintos sub géneros y aquí les presentamos algunos exponentes recomendados por la gente de Batbeat, Medieval Darkwave Electro y Morfina Records.

Sinestësicos

El punk del inframundo. Una oscura y cadavérica propuesta nacida en Cartago Valle del Cauca en 2012. Con una gran influencia de grupos como The Damned, Sinestësicos está inspirada en la oscura, lúgubre y mortecina realidad de este país. El propio pogo en el cementerio.

1000 Cadáveres

La cruda y fría muerte es la inspiración de este grupo de zombies paisas creado en 2009. Su macabro estilo esta muy cercano al punk estilo Misfits, unido al escalofriante y sublime sonido del theremin. Pero lo mejor de este grupo es su puesta en escena acompañada de máscaras y disfraces que le dan más fuerza a su sonido. 

Los Malkavian

Como un vampiro que recuerda nostálgicamente el sol mientras desangra a su víctima. Así es esta banda de Medellín creada en 2013. Su estilo muy influenciado por el shoegaze es perfecto para bailar en silencio con la cabeza mirando al piso.

Tumbas

El lado más oscuro del punk. Esta banda bogotana nacida en 2015 crea una perfecta atmosfera de oscuridad y pesimismo que está llena de fuerza y angustia. Es un susurro espectral que nos lleva a un mundo de colores negros, grises y morados en el que nada tiene sentido.

Circo del luto

Este trío bogotano se define a si mismo como Winter Wave. Un invierno eterno en el que un pesado sonido synth punk con toques góticos, mete a tu mente en una tormenta de frías tinieblas. Un lúgubre sonido perfecto para bailar en una cripta.

Violetas ausentes

Un sonido que nos hace pensar en el romanticismo y en pasar largos días en el bosque contemplado la inefable belleza de la naturaleza, mientras se intenta darle un poco de sentido a todo el caos que nos rodea. Así es el sonido de esta banda de post punk de Palmira, Valle del Cauca, que se siente como un beso de la noche.

11 desaparecidos

Rock siniestro creado en esa tumba de concreto gigantesca llamada Bogotá. Este grupo vio la luz en 2011 y tiene una propuesta agresiva y combativa. Un punk callejero, pero con un toque del terror y pánico que miles viven en esos mausoleos que son los andenes de la capital. El horror, la muerte y lo grotesco cantado a gritos.

Residuos comunes

Bajos pesados, ritmos monótonos y agresivos que te hacen mover la cabeza de lado a lado con locura. Esta banda suena a cuero, a látigos, a amos y esclavos. Enmarcados en el EBM este grupo tiene una furia especial e incita a experimentar para saber qué pasa en esa línea que existe entre el dolor y el placer.

Ferdinand Cärclash

Como entrar a un laberinto al que nunca entra la luz y que no tiene fin. El sonido electrónico darwave de este productor es un delirio de terror y caos que te hipnotiza y te obliga a bailar hasta morir. 

Jester La Juste

Una corte de bufones del mal que se burlan en la cara que este vil planeta a punta de sonidos de otros mundos. Desde 2012 este grupo paisa le ha hecho caras de forma teatral a la sociedad, para joderla y asustarla con su fantasmagórica música.