Descarga “¿Qué horas son?” de Elsa y Elmar

Elsa, que tiene 21 y que desde hace cinco años se sentó a sacarse su música del pecho. A veces se le ve en la guitarra, otras en el piano, pero donde Elsa Margarita brilla más es cuando canta, con una voz de esas suavecitas que parecen contando secretos,

|
28 septiembre 2014, 9:01pm

"Quiero ser una niña de 30, grabando las canciones de una niña de 20 que parecen de una niña de 3".

Lo dice Elsa, que tiene 21 y que desde hace cinco años se sentó a sacarse su música del pecho. A veces se le ve en la guitarra, otras en el piano, pero donde Elsa Margarita (y de ahí el nombre de su proyecto) brilla más es cuando canta, con una voz de esas suavecitas que parecen contando secretos, una mezcla entre Mazzy Star con Yael Naim, un aliento que apenas saborea el ambiente viaja directico a enamorar o a corromper oídos.

Escucharla es de alguna manera ir encontrando pistas de un algo etéreo y arraigado en lo sentimental, infantil pero con cierto veneno misterioso, como una cajita musical a punto de romperse contra el suelo. Su voz nace en el pecho y se hace fuerte en la garganta, los pianos y sintes son las ondas que reverberan en el aire creando paisajes con ecos que se juntan con las guitarras para dar luz a lo largo del camino. La percusión da el beat sobre el que rima el azar de todo en el ambiente. Hay siempre una textura de fondo. Percusiones menores, instrumentos mágicos, samples de murmullos y pajaritos.

"Nada es un proceso consciente", dice Elsa, respecto al proceso creativo.

De su natal Bucaramanga salió hace cuatro años para estudiar música en Boston, donde conoció al hoy productor de su proyecto, Mateo Lewis (quien hace algunos años arrancó su carrera de solista con un precioso disco llamado Sumas), en cuya banda ella lo acompaña en los coros y en la percusión menor. En mayo de 2013 empezaron la producción de su primer EP y finalmente en octubre salió al aire Sentirnos Bien, un álbum frío en la portada pero que a punta de experiencias inyectadas en cada canción se va calentando, una suerte de diario personal de una adolescente caprichosa y confundida que deja un pedacito suyo en cada track, desde su versión más rosa en Manera de amar hasta la más existencial en Me viene bien (que compuso en medio de un momento de crisis en el que muchos miembros de su familia lidiaban con el cáncer). "En esto hay mucha sinceridad musical. Mis sonidos, mis letras, mis melodías, jamás pienso en un género o en un público específico. Musicalmente es un proyecto súper honesto. Simple, pero intenso".

Con este álbum viajó a México y Colombia a principios de 2014.

Actualmente Elsa vive en San Francisco, donde se dedica tiempo completo a producir su segundo álbum que espera lanzar entre marzo y abril de 2015, algo más experimental donde tUnE-yArDs, Ella Fitzgerald, Mac Demarco y St Vincent juegan el papel de inspiradores y donde se adueña de emociones de otras personas para explorar la composición de una manera más ruda, densa y penetrante: "La mitad de las canciones del disco no tienen nada que ver conmigo, pero a la vez tienen todo que ver conmigo. Son cosas que no me pasaron a mí pero me tocan demasiado".

Aprovechando su próxima venida a Colombia, Elsa nos comparte "¿Qué horas son?", una canción que nace del cambio de horario entre Bucaramanga y Boston, acompañada de un beat suave al principio y juguetón al final. Le pueden dar play y descargar.

Es un regalo para nosotros de la dulcísima Elsa y Elmar.

Elsa y Elmar se presentará en Bogotá (La Ventana) el 2 de octubre y el 4 en Bucaramanga (Auditorio Neomundo).

***

Sigue a Elsa por aquí y a Sebas por acá.