Quantcast

Déjate llevar por tus impulsos LGBTQ+ en el video debut de Francisco Victoria

Dos chicos se divierten en una playa, enmarañados entre las olas: No es "Domino Dancing", es "Marinos".

Ignacio Molina

Foto: Esteban Vargas Roa

Lo primero que comparte el chileno Francisco Victoria es que la letra de su canción "Marinos" es inseparable de la historia del video. Lo segundo es empeñarse en resumirla: “Uno de los protagonistas no es de ahí y ambos están teniendo una relación con límite de tiempo”. Se refiere a dos chicos que se conocen en un restaurante de Cartagena, un balneario ubicado en el litoral central de Chile, y que después terminan enredados. Y separados.

Noisey: Este video —por la pareja, por la playa, porque de algún modo lo reanuda— parecer ser la versión millennial de " Domino Dancing".
Francisco Victoria: Jajaja, puede ser...

"Domino Dancing" fue lanzada como single en 1988 para promocionar el disco Introspective de los Pet Shop Boys. Y la revista Rolling Stone, en su edición de diciembre de 1989, postulaba que el video de la canción era el más homoerótico que se había hecho hasta el momento. No se trataba de un cumplido. Textual del artículo "Beyond the Big Hair": "Domino Dancing ejemplificó la explotación dominante del sexo gay en los años ochenta, evidente en los anuncios de Calvin Klein y en películas como Top Gun. Por desgracia, era un video muy deshonesto: estimulaba al mundo hetero con imágenes que nunca podría reconocer; y luego aumentaba la represión, al mantener la expresión abiertamente gay encerrada en el clóset".

En "Domino Dancing" los amaneramientos son susceptibles de una doble interpretación: los gestos de la pareja puertorriqueña están llenos de duplicidad. Por un lado asoma un significado divertido para el homo, y por otro, uno más impersonal, “que nunca podría reconocer”, para el hetero. Es un video que quiso ser serio, en cuanto a representar a la comunidad gay, pero que fracasó porque no se atrevió a abrir completamente la puerta. Aunque es indudable que la dejó entreabierta.

En el video de "Marinos", en cambio, el contenido no tiene dos lecturas. Es explícitamente gay. “Siento que no está en mí lo de guardarme las cosas”, retoma Francisco. “El del video soy yo: es la historia de la canción, la canción es mía y habla desde lo más profundo de mí. Pero al mismo tiempo puede ser cualquier persona, cualquiera puede ser el que se queda o el que se va. Yo veo esta historia suceder desde lejos, como una manera de recapitular y cerrar. Quiero hablar de estas experiencias porque son mis experiencias y más de algún joven de algún pueblo a lo largo de Chile y Sudamérica tiene historias como esta. Intento hablar desde ahí y hacia personas que existen de verdad y en lugares de verdad. No quiero creer que vivimos fuera de todo contexto por ser artistas. Todo lo contrario: tenemos que hacer el esfuerzo por hacernos parte de ese contexto, abrazarlo y retratarlo desde lo más cerca que podamos”.

Mira a continuación el íntimo y sensual video debut de Francisco Victoria y después sigue leyendo la inspiradora entrevista que nos regaló.

¿Qué evolución en cuanto a temáticas LGBTQ+ percibes entre los casi 30 años que han pasado desde que apareció "Domino Dancing"?
Siento que desde Madonna pagando por el voguing hasta Troye Sivan hablando de lo bien que está ser gay, hay un largo camino. Pero al mismo tiempo siento un desapego inmenso con toda esta historia musical gringa a la que tenemos suscripción de por vida. Pienso que es necesario encontrar una voz propia, una voz latina. Hay un montón de artistas latinos que han dedicado toda su vida y obra a mostrar que existimos y aún así los medios y la sociedad intentan imponernos ciertos cánones de cómo tenemos que ser para pertenecer. La mayoría de las películas de temática LGBTQ+ se tratan de blancos descubriendo su sexualidad en algún suburbio gringo. La prensa nos dice que tenemos que casarnos, que la familia es el núcleo de la sociedad, que solo existen hombres y mujeres. Y a mi honestamente no me interesa.

¿Qué te interesa?
Prefiero hablar de las voces perdidas en los pueblos lejos del desarrollo social, en el extremo norte y sur de este país, que consideran el suicidio como la única opción cuando creen que no hay nadie escuchando, que sus historias se tienen que enterrar en lo más profundo de su pieza, en sus cajas de zapatos. Yo digo que no, que no es necesario, que estas historias están ahí y hay que mostrarlas tal cual son, que las experiencias, las injusticias y la violencia están ahí.

El director del video es el chileno Omar Zúñiga. “Omar escribió y dirigió un cortometraje que se llama San Cristóbal con el que se ganó el Teddy Award en el Festival Internacional de Cine de Berlín del 2015”, cuenta Francisco. “Siento una profunda admiración por él y su aporte a la industria del cine chileno. Tiene una sensibilidad con las temáticas LGBTQ+ que es imposible de ignorar en el resto de sus obras. Si buscas entre sus trabajos, te vas a encontrar con muchas historias de despedidas, descubrimiento y decepciones”.

¿Puedes contarles a los lectores cómo es Cartagena y por qué elegiste grabar el video de "Marinos" allá?
Una vez que fui a una playa del norte me encontré con un librito de relatos de personas que vivían en el puerto y de las veces que se enamoraron de turistas y gente que andaba de paso. De cómo sus historias de amor tenían fecha de caducidad y cómo cada año se repetía lo mismo. Cartagena tiene bastante de esa energía y experiencia en las personas que viven ahí. Con Omar y Alba Gaviraghi (productora del video) nos encontramos con este lugar hermoso, rodeado de una atmósfera muy fuera de tiempo, con una especie de encanto antiguo pero muy constante e imponente, que no nos hizo preguntarnos dos veces si queríamos que nuestra historia ocurriera en sus calles, en esa especie de cápsula del tiempo.

¿Por qué al final del video uno de los protagonistas corre hacia el terminal de buses de Cartagena?
A veces uno hace cosas tontas. Uno corre al terminal para despedirse y, si tienes suerte, te encuentras con un amor más allá de los límites de la distancia. Otras veces te encuentras con un terminal vacío.

¿Y tú te encontraste con…?
Con un terminal vacío.

Sigue a Noisey en Facebook.