Foto_ Cortesía de la banda. 

Dengue Dengue Dengue: “no creo que volvamos a hacer un álbum enteramente dedicado a la cumbia"

Hablamos con el dúo peruano radicado en Berlín, sobre su más reciente trabajo 'Son de los diablos'.

|
feb. 27 2018, 7:33pm

Foto_ Cortesía de la banda. 

Felipe Salmón y Rafael Pereira, más conocidos como Dengue Dengue Dengue, se han convertido en referentes indiscutibles del tropical bass. Un género que alimenta los fines de semana clubes de todas partes del mundo y cuyo ascenso es sinónimo del interés que las músicas latinas despiertan hoy. Pero el tiempo ha pasado y la mutación del sonido del dúo peruano es más que evidente. El nuevo trabajo de DDD Son de los diablos, los encuentra reelaborando sonidos de la tradición de música afroperuana, el título mismo hace alusión a una danza tradicional. El proyecto incluyó un viaje hacia el corazón de la cultura afro en el Perú, la ciudad de Chincha, donde grabaron in situ a percusionistas de la legendaria familia Ballumbrosio. El resultado lo podemos escuchar en este nuevo EP: vigorosos sonidos percutivos, poliritmos que juntan kalimbas y samples de voces afro, música hecha para el cuerpo y que invocan una tradición iniciada por el visionario peruano Kollantes a fines de los 90, donde el patrón rítmico de los cajones y las quijadas daban la base para exploraciones libres inspiradas en la música tribal dub del inglés Muslimgauze.

Pero DDD agrega a todo esto otro universo más, uno que está conectado con esa nueva revolución electrónica que África viene exportando en los últimos años, y que Enchufada, sello en que milita DDD, ha sabido tener en el radar. A través de dicho sello portugués se han dado a conocer artistas de Ghana y Sudáfrica. Pero es apenas una muestra de todo lo que viene ocurriendo: del Gqom de Durbain a las exploraciones percusivas electrónicas de artistas como Nihiloxica, aparecidos en la increíble Nyege Nyege Tapes, sello del festival del mismo nombre que se realiza en Uganda y que se ha convertido en referencia de la vanguardia africana actual. Los cuatro tracks que componen Son de los diablos parecen sintetizar esa diversidad, una caleidoscopia y cosmopolita mirada afro, en la que convergen y encuentran tradiciones diversas. En búsqueda de un sonido de raíz, un ritmo que encienda la pista de baile pero también el alma. Ese es el nuevo DDD y todo indica que una nueva puerta empieza a abrirse ahora.

Con Son de los diablos, se percibe una nueva etapa. El interés por lo afro parece que ha estallado en una gran cantidad de productores en Lima, además. Hay mucha expectativa por esta nueva fusión (que en realidad no es tan nueva). ¿Cómo empieza esta conexión con lo africano y lo afroperuano en ustedes, en qué momento lo vuelcan a su música y cómo surge además la idea de las fiestas Afronoise? ¿Conocían el trabajo del peruano Kollantes?

La idea detrás del proyecto es la exploración, y cada corriente musical tiene su propio mundo, sus propias reglas, así que para nosotros lo más lógico es desarrollar las cosas por etapas y en este momento los patrones afro son algo que estamos investigando de lleno. No es un interés que recién haya nacido, hay temas como "R2" que ya tienen cuatro o cinco años de publicados, y como tú mismo mencionas está Kollantes y luego Tribilin Sound y Elegante que ya lo vienen haciendo desde hace años también.

Es muy interesante ver cómo se forma un sonido colectivo, y las fiestas temáticas como Afronoise o los compilados como “Ritmo Diablo” de Terror Negro sirven mucho para trasmitirle al público que algo propio, algo especial se está gestando en su ciudad, ayudan a establecer y afianzar conceptos colectivos como la exploración de los patrones rítmicos afroperuanos.

El track que más me gusta del EP es el que se llama "Cobre", lo siento como un afro imaginado. A quienes trabajan con material de música nativa, se le demanda siempre cierto respeto por la tradición, como que en la fusión se discute mucho acerca de la legitimidad. El otro lado de la
moneda es que a veces aparece un simple guiño a un sonido nativo y ya se quiere ser embajador peruano. Es un tema complejo, pero, ¿les ha pasado que en su proceso creativo haya momentos en los que hayan tenido cierta restricción, o que hayan dicho bueno esto no puede hacerse pero lo haremos?

De hecho es un tema controversial, pero creemos que aquí viene la intención y cómo usas el material. Nosotros no queremos aprovecharnos de nadie, ni copiar, ni apropiarnos de algo que no es nuestro. Siempre tratamos de crear algo nuevo y darle la vuelta a lo tradicional. Investigando sobre un ritmo llegas a otro y detrás de ese otro más y así al final puedes enlazar música de muchos lugares del mundo a raíces similares.

Recuerdo que cuando salió Dengue Dengue Dengue siempre mencionaban que el uso de las máscaras y toda la estética encima, era también para diferenciarse de lo que hacían en solitario, más cercano al IDM y la electrónica experimental. Tengo la impresión que esa separación está desapareciendo, ¿o piensan que hay un lado b en sus búsquedas musicales que les gustaría sacar adelante también? Veo que Zufu también está explorando lo afro, y bueno Makumba va por ese lado también.

Felipe: Para mí como Zufu a veces es difícil trazar una línea divisoria con DDD ya que en ambos hago producción musical. Por eso, curamos juntos qué temas entrarían más en la onda de DDD y con qué otros temas se pueden enlazar en un álbum o un EP y que de alguna manera tenga sentido. Zufu es mucho más diverso y abierto en cuanto a géneros o estilos musicales, también mucho más raro y obscuro.

Rafael: la gama de cosas que puedo tocar con Makumba es mucho más amplia que DDD, en estos últimos años también me ha servido para encontrar nuevos elementos que después terminan siendo parte de DDD. Por ejemplo con la música electrónica del medio oriente, primero la exploré con Makumba, y luego fuimos integrando ciertos elementos de eso a DDD.

Están radicados en Berlín, ¿qué ha sido lo que más han aprendido de vivir en una ciudad que concentra tanta actividad de música electrónica?

Berlín tiene una reputación como la cuidad del techno, y lo es, pero también es mucho más que eso. Una de las cosas más interesantes de una ciudad como esta es la variedad de propuestas musicales de todo el mundo que podemos escuchar, hay un mini circuito de casi cualquier tipo de música, así que es un lugar ideal para tener un panorama más amplio de lo que está pasando. Y bueno, en cuanto a clubes y festivales para tocar, la oferta y demanda es lógicamente mucho más amplia, y algo súper importante es la calidad del sistema de sonido en las tocadas, que hace toda la diferencia.

¿Qué artista que hayan visto recientemente en vivo los ha sorprendido?

Nihiloxica, Jlin, Equiknoxx, y Nuri.

¿Y los últimos discos que han comprado?

Tafi All Stars - Outside Rhythm
Alejandro Mosso - Isolation Diaries
KinK Gong - Tanzania
Penya - Subliminal
Dabrye - Three/three

Han anunciado que van a sacar una serie de EPs durante el año, ¿a qué se debe que los lanzamientos sean en un formato como el EP y no un disco largo? ¿Es tan distinto el material nuevo por venir?

Cada formato tiene su atractivo, un single, un EP, o un álbum son muy diferentes. Cuando armamos Siete Raíces, nuestro último álbum, fue complicado hacer el proceso de hacer un balance entre todas las cosas que estábamos explorando con DDD, en ese disco hay muchos géneros mezclados, por eso le pusimos ese nombre.

Los EPs nos sirven para concentrarnos en cosas más específicas, es más fácil transmitir una idea. Por ejemplo el último EP está más enfocado en lo afroperuano, el siguiente a este es más downtempo y más inspirado en el ande y la selva.

¿Volverá haber un disco con elementos de cumbia en Dengue Dengue Dengue o es un sonido que quisieran dejar atrás? Es algo con lo que están muy identificados.

No creo que vuelva ha haber un álbum enteramente dedicado a eso, siempre habrán elementos y hasta quizá temas enteros que vayan por ese camino, pero hay tanto por investigar que más bien lo que falta es tiempo para dedicarle a las cosas nuevas.

¿Qué tal estuvo la experiencia de tocar en el festival CTM? Y por cierto ¿Qué tal tocar en Panorama Bar del Berghain? ¿Hay algún lugar que esté en la lista de pendientes a donde les gustaría ir a tocar?

Estuvo buenísimo el CTM, tocar en Panorama estuvo genial, nos gustó mucho pues nos dio la oportunidad de armar un set más oscuro y deep. Y bueno vimos muchísimos actos increíbles en esa fecha y en otras más del CTM. En cuanto a lugares donde nos gustaría tocar: El Unsound en Polonia, El Mutek en Montreal, el Nyege Nyege Festival en Uganda, en realidad hay tantas cosas pasando que hay mucho por hacer todavía.

Hay un crecimiento del circuito de fiestas electrónicas en Lima, muchos DJs y promotores, ustedes son pieza clave en ese desarrollo también, ¿cómo ven ese crecimiento en Lima?

En realidad nos hemos desconectado un poco de eso ya que estamos la mayoría del tiempo en Berlín, un par de veces al año vamos a Lima y hacemos un Afronoise y colaboraciones con nuestros amigos de Bqestia. Durante años estuvimos empujando y poniendo nuestro granito de arena con el Colectivo Auxiliar, pero esas épocas ya pasaron, y ahora necesitamos tiempo para otro tipo de proyectos, lo bueno es que ahora hay muchos más crews de gente armando cosas en Lima.

Creo que lo más interesante que está pasando ahora en Lima es que el público y los promotores se están dando cuenta de la importancia de tener un buen sistema de sonido en las fiestas, en estos últimos dos años han parecido cuatro crews con sistemas de sonido artesanales. Esto es un gran avance. Ahora el siguiente paso es que los clubes se preparen bien y tengan locales con aislamiento acústico apropiado.

Para terminar, han estado tocando también en varias ciudades latinoamericanas, sin duda la recepción del público debe ser distinta a la europea, pues la cultura de la música tropical es más arraigada. ¿Cómo ha sido esa experiencia y qué recuerdan en particular?

La recepción en Latinoamérica es súper bacán, definitivamente tocar música tropical en estos países es muy divertido, lo que a veces es complicado es tocar música de otros lados, pero lo que hacemos es mezclar eso con cosas más familiares y luego todo fluye. Particularmente México es un excelente lugar para tocar, el público es muy receptivo y abierto, quizá sea el mejor lugar en Latinoamérica para desarrollar un proyecto musical.

***
Síguele la pista a Dengue Dengue Dengue por acá.