Hablemos de rock: un género históricamente misógino y sexista

En la época donde los defensores del rock y criticones del reggaetón usan esto para denigrar el género, siempre es bueno recordar la historia.

por Diego Urdaneta; ilustración de Luis Carreño
|
sep. 14 2018, 2:00pm

El rock. Ese género que fue la causa de que tantos de nosotrxs, estimadas y estimados jóvenes millennials, naciéramos. Que si las playeras del Dark Side Of The Moon, que si el White Album de los Beatles, los condones usados de Robert Plant, la libretita de Keith Richards donde anotaba sus dosis diarias de drogas legales e ilegales. El rock fue (y digo "fue" porque dejó de serlo), el género que quebró todo. La música que nació para desafiar el establishment político, social y cultural. La contracultura, vaya. Y aunque se le haya olvidado a Aleks Syntek, fue un género tremendamente criticado. Los adeptos a la música clásica lo aborrecían y los jazzistas se burlaban de los rockeros porque no sabían tocar.

Este fenómeno es parte de la vida misma: cuando ideas nuevas vienen a mover la arena, siempre habrá fariseos que se resistan al cambio. Los seres humanos somos animales que vivimos aterrados permanentemente por el cambio. Nos hace dudar de nosotros mismos. Y a nadie le gusta dudar. Pero a lo que vamos: el rock cambió al mundo, y en el 2018 ya no importa. Rap, reggaetón, pop y electrónica lo desplazaron. Y quizás es lo que necesita para volver a ser una fuerza magnética.

Ahora, un sector de la sociedad, cegada por la luz que emite la música urbana, tiene una cruzada contra sus letras. Básicamente todo lo que Aleks Syntek trata de defender en sus redes sociales. Que el rap es de malandros y habla de pistolas y culos. Que el reggaetón es misógino y habla de carros de lujo y quién tiene más dinero. Y que debería ser moderada su oferta en ciertos espacios. Y en algunas cosas estoy de acuerdo. Pero está cabrón pedirle a un chico de 12 años que creció en uno de los barrios más pobres y desastrosos de algún lugar remoto de EEUU que hable de poesía rusa y no de lo que vive al día. Es lo que hay. También estoy de acuerdo que el reggaetón tiene letras donde se cosifica a la mujer. Pero día tras día todos los exponentes intentan irse hacia otros lugares creativos.

En este contexto de mala publicidad al pop actual, aduciendo alegatos perfectamente válidos para el resto de los géneros musicales, ¿por qué el rock, que tiene letras y temáticas misóginas y sexistas, no recibe el mismo trato que la música urbana? Solo tenemos que escuchar a Robert Johnson, tal vez el culpable de que este género terminara siendo como fue. Por ejemplo, en "Terraplane Blues", Johnson habla de quitarle la humanidad a una mujer y la hace una especie de máquina para fines sexuales. Y no solo es esta canción. Invito a escuchar y leer toda la obra de este pionero del estándar doce barras. Y acá no puede entrar la excusa de "eran otros tiempos". En ninguna época está bien el machismo. Las cosas como son.

El blues y rock, al igual que gran parte de la música para bailar del siglo pasado, son géneros históricamente asociados al sexo. Los licks de guitarra, las escalas usadas, las melodías pentatónicas y más, logran el mood. Una de las canciones más famosas de la historia del rock, "Brown Sugar", es una cúspide del sexismo en los Rolling Stones.

Brown sugar
How come you taste so good?
Just like a black girl should

En "Stupid Girl", quizás la rola más sexista de los Rolling Stones, vemos algo que si lo cantara un artista de 2018, probablemente tendría que eliminar la canción de su repertorio.

She bitches 'bout things that she's never seen
Look at that stupid girl
It doesn't matter if she dyes her hair
Or the color of the shoes she wears
She's the worst thing in this world
Well, look at that stupid girl

Los Gun's N' Roses. Estos chicos blancos merecen un texto mucho más extenso. Un podcast. Algo. ¿Recuerdan "One In A Million"? Histórica canción racista y homofóbica. Una canción llena de prejuicios blancos, heterosexuales, nativistas. Denunciando negros, inmigrantes, homosexuales. Y sí, pusieron una tímida disculpa en el booklet del disco donde estaba esa rola, pero es imposible excusar esto.

Jon Pereles, del New York Times criticó duramente la canción en 1991. Axel Rose dije en 1992 que "era su manera de expresar la rabia a lo vulnerable que se sentía en algunas situaciones". Sarah Neff, de la Universidad de Western Michigan hizo un ensayo comparando el sexismo en los géneros musicales bastante interesante.

Los Beatles son una de las bandas más transgresoras en la historia del rock. Y, como muchas, cuentan con letras sexistas y misóginas. "Run For Your Life" de Lennon habla literalmente sobre cómo Lennon preferiría que la chica en cuestión estuviese muerta que verla con otro hombre.

I’d rather see you dead, little girl, than to be with another man.

En "Getting Better", McCartney escribe sobre golpear mujeres. Aunque más tarde en la canción pide perdón por eso, lo que pone en evidencia lo fuera de lugar del comentario.

I used to be cruel to my woman, I beat her and kept her apart from the things that she loved.

Si nos vamos a la época de leyendas del rock n' roll como Little Richard, Jerry Lee Lewis, Chuck Berry y Elvis Presley; todos tuvieron relaciones con adolescentes siendo ya adultos y, como era de esperarse, lo plasmaron en sus canciones. El rock siempre ha tenido carta abierta para salirse con la suya cuando se trata de este tipo de problemas. Hay historias de violencia doméstica o agresión sexual con las figuras más grandes del rock y, claro, esto sucede en más géneros. Pero el rock pareciera tener un trato más dócil por parte de la gente cuando se descubren o señalan estos actos.

Este es un gran texto que señala a Chuck Berry como una leyenda del rock (porque obvio lo es) y una persona bastante misógina.

Si nos tomamos el tiempo podríamos estar acá leyendo y señalando la gran mayoría de las canciones del rock y, concluiríamos que muchas son misóginas o sexistas. Era una época en donde denunciar algo estaba muchísimo más difícil que a día de hoy. Otros tiempos. Las redes sociales han tenido un claro papel en ayudar a denunciar cualquier clase de actos de este estilo y, al parecer, cada vez más figuras misóginas o sexismo en cualquier estrato social queda desnudo frente a la viralidad dentro del internet. ¿Por qué antes no sucedió algo como el caso de Harvey Weinstein? Imaginen tratar de tumbar a un pez gordo como este hace 40 años. Imposible. Hoy, movimientos nacidos como hashtags como #MeToo logran lo que antes era impensable.

El rock que conocíamos está escondido. Ese rock era un género muy problemático y con demasiadas fisuras como para triunfar hoy. No solo esta generación pide otro tipo de música, no ha habido una banda estelar o insignia (o un movimiento) que pueda entender qué necesita la guitarra eléctrica para volver a ser el monstruo que fue hace décadas. Sigue habiendo mucha misoginia y sexismo en el mundo musical de hoy. Y señalar este tipo de cosas va más para dejarlo como documento histórico que por "sentirnos ofendidos". Hace décadas la música popular tenía esas características. Ahora al menos las denunciamos. Y qué mejor manera de seguir componiendo nuestro presente musical, que aprendiendo del pasado.

Puedes seguir a Diego en Instagram.