Primavera Sound 2017. Foto por Dani Canto.

Tratamos de revelar los misterios detrás de la curaduría del Primavera Sound

Carmen Barahona, fundadora del festival chileno En Órbita, charló con Abel González, curador y booker del festival de Barcelona, sobre los retos que conlleva crear esa chulada de festival año con año.

|
03 noviembre 2017, 1:00am

Primavera Sound 2017. Foto por Dani Canto.

¿Cómo es que nace un festival? ¿De dónde nace la inspiración? ¿Cuáles son los retos a los que un promotor se enfrenta? ¿Qué es lo que hace que sea exitoso?
En las próximas semanas, presentaremos una serie de charlas que Carmen Barahona, fundadora del increíble festival chileno En Órbita, tuvo con otros promotores de festivales internacionales (Primavera Sound, ATP, Levitation) sobre las dificultades y esfuerzos que conlleva crear algunos de los festivales musicales más aclamados del mundo. Aquí la primera edición de esta columna fugaz.

Estamos a dos meses de que ocurra la segunda edición de Festival En Órbita, y uno de los ejercicios que realicé este año fue indagar en las razones de por qué decidí embarcarme en esta misión imposible, sobre todo en estos tiempos donde levantar proyectos de esta línea editorial es como meterse a nadar en un mar lleno de tiburones: las probabilidades de sobrevivir son bajas, pero hay veces en que las locuras son necesarias, porque generan cosas positivas en las personas, en la cultura, en los corazones.

Por eso quise hablar de lo que a mí me motivó y me inspiró para traer un pedazo de la creatividad curatorial a un país tan tímido como Chile, donde siempre es mejor la prudencia; donde los estándares musicales nos llegan en base a lo que genera alto consumo y queda poco espacio para sonidos un poco más complejos.

Volviendo a los orígenes de la idea de En Órbita, creo que hay muchos referentes a los cuales mencionar, pero pensé en los festivales que fueron para mí los más importantes, y le hice unas preguntas a sus directores.

El festival inglés ATP —o All Tomorrow's Parties— fue una pieza clave en mi concepción mental de un festival ideal, era una idea perfecta. Lamentablemente nunca pude ir, pero en otra joya llamada Primavera Sound pude encontrar un pedazo de ATP, y finalmente Primavera se transformó en la pieza fundamental de la idea de En Órbita.

Hace 5 años sagradamente entre mayo y junio tengo mi retiro espiritual en Barcelona.

Es difícil conectar con un estado místico o espiritual porque no es una instancia ni silenciosa ni tampoco tan profunda, pero para mí ese exceso de información sonora que podría haber llegado incluso a ser confuso, fue el gatillante para auto observarme y decidir hacer algo con todas las ideas que tenía flotando en mi cabeza.

Ahí conocí a Barry Hogan (promotor de ATP), conocí a artistas, conocí a agentes, entre otros creativos de la música que no van solamente porque alguien los necesita ahí para hablar en un panel o participar de una rueda, a mi parecer.

Primavera Sound es un lugar elegido por muchos seres iluminados que trabajan en la industria, así que ahí me fui a instalar, a conocer y aprender. Podría decirse que de alguna manera ATP generó la idea de En Órbita, y Primavera Sound fue su detonante.

Por lo mismo, quise indagar un poco en el proceso de booking del Primavera, así que le envié unas preguntas a Abel González, que se encarga de la curatoría y el booking del festival, y esto es lo que pude averiguar.

Abel González. Foto cortesía de Abel González.

Carmen Barahona: Llevan 17 años, y pasaron de convocar a 8,000 personas en su primera edición a cerca de 200,000 en los últimos años. ¿Crees que llenaron un vacío en los festivales europeos donde faltaba generar una buena mezcla entre fineza curatorial y transversalidad?
Abel González: Parece que el tiempo nos ha ido enseñando que sí. Entre un festival clásico y masivo y otros festivales más curados, menos inclusivos o de género cabía uno como el nuestro, que engloba ambas cosas. Y creemos que la única manera de lograr explicar qué es Primavera Sound es a través de nuestros lineups y poniendo mucho cariño en todos y cada uno de los tramos del cartel.

Conseguirlo no es fácil, pero la fuente ha sido siempre muy natural porque la llevábamos dentro. Somos gente que ha escuchado música como actividad primordial desde siempre. Y nuestros gustos son muy inclusivos. El cartel de cada año suele parecerse bastante a las estanterías donde guardamos nuestros discos, en los que también hay de todo.

No cualquier cosa vale, pero hay cosas que valen en cualquier parte.


Cuando están tomando decisiones en el booking y se les presentan opciones de headliners o nombres de alta convocatoria, ¿dónde esta el límite para decir esto no nos entra en el cartel y esto sí?
En una borrosa línea que esconde la noción de lo que es y lo que no es "Primaverish": a veces creo que sólo lo compartimos nosotros, hasta que nos damos cuenta que no, que hay decenas de miles de personas que se nos parecen en gustos en todo el mundo.

El gusto personal de los bookers del PS es sólo un primer impulso. Pero tenemos claro que nuestro público es más amplio que eso, por eclécticos que seamos.

¿Crees que los agentes tienen ya claro qué es lo que les pueden ofrecer y qué no?
Algunos lo creen hasta que se sorprenden. Tanto por un lado como por otro. A veces nos han ofrecido headliners en exclusiva que no encajaban, y a veces nos han ofrecido cosas locas a regañadientes a las que nos hemos tirado de boca. También hay muchos casos en que nosotros mismos hemos arrancado que algo sucediera gracias a nuestro repetido interés... podemos llegar a a ser pesados.

¿Cómo calificarías esa distinción tan peculiar? Porque dentro de los festivales grandes, me atrevería a decir que casi no existen los que hagan tantas apuestas interesantes a la hora de construir su lineup, incluso con géneros tan diferentes.
A mí me sorprende igual que a ti. Supongo que hay festivales que nacen por otro impulso que no es el meramente musical. Me parece perfecto, pero no somos lo mismo.

¿Por qué crees que Primavera se puede dar el lujo de saltarse nombres que se pasean por muchos de los otros festivales repartidos por el mundo de similar convocatoria a la suya y ser los pioneros en levantar bandas de culto que estaban en pausa, o tocando en venues mucho más pequeños?
Nos saltamos nombres grandes porque tenemos otros. Y creo que una de las virtudes del festival es que ha creado un marco casi consensuado con el music lover internacional en el que el tamaño importa menos que otros tipos de relevancia artística. Industria aparte, si pones por orden de "grandeza" a Shellac, Tame Impala, Annette Peacock, Van Morrison o Aphex Twin. probablemente no lo harás en términos de calidad, porque son todos excelentes.

El festival En Órbita se llevará a cabo el 16 de diciembre en el Planetario de Santiago, Chile. Puedes comprar tus entradas aquí, y revivir su primera edición aquí.