El güey con el que te amaneciste en Trópico se llama Thomas Bullock

Y es un maldito genio para el rave psicodélico.

|
03 mayo 2018, 9:12pm

Thomas por Garth Wynn Jones.

En una cultura musical cada vez más democratizada, con espacios y plataformas que dan difusión a proyectos que de otra forma sería complicado que llamen la atención, es normal que muchos de los pioneros en su escena se pierdan entre la multitud, más aún cuando no quieren ser encontrados.

Thomas Bullock encaja en este molde. Un personaje similar al que James Murphy narra (de forma un poco autobiográfica) en la canción “Losing My Edge” de LCD Soundsystem, detallando a una persona que estuvo presente en todos los momentos clave para varios géneros, desde el krautrock y el punk hasta el dancehall y el house. Bullock no tiene el cartel o la popularidad de otros pioneros de las tornamesas, sin embargo, estuvo presente y jugó un papel clave en crear y popularizar muchas escenas que han marcado un parteaguas para varias generaciones, logrando que más allá de un género, sea una cultura con identidad propia. Un artista análogo en un mundo digital, sin presencia en redes sociales y prácticamente inexistente difusión en servicios de streaming, cuyos proyectos se han mantenido relativamente bajo el radar, reservándose a un culto de seguidores puristas al igual que él. Sin embargo, su influencia es palpable y valiosa, liderando proyectos que tenían como eje rector a la inclusión; esa idea de que para bailar, no hay etiquetas.

Los inicios de Thomas Bullock en la escena electrónica van de la mano con el crecimiento en popularidad del acid house en su natal Inglaterra a mediados de los ochenta. Si bien el origen de este género fue en Chicago, debido al acoso policial para detener fiestas en las que se tocaba esta música, no pudo asentarse una escena como tal, mientras que en Ibiza primero y Manchester y Londres después, ocurrió lo contrario.

Una fiesta de Wicked a punto de ser detenida por la policía en 1993 (Foto de Dennis Lefew)

Así como en los sesenta, bandas inglesas como los Rolling Stones comenzaron a influenciarse por artistas de blues afroamericanos que tenían una difusión muy limitada en su propio país debido al tema racial, a finales de los ochenta, diversos promotores y DJs ingleses como Paul Oakenfold y antros como Haçienda en Manchester o Shoom en Londres, empezaron a importar este tipo de influencias tanto de Chicago como de Ibiza, donde el movimiento ya había agarrado notoriedad. Cuando se endurecieron las políticas anticlubes en Inglaterra y empezaron a cerrar lugares donde ponían Acid House, trasladaron las fiestas a galerones y almacenes, donde había mayor libertad, el consumo de drogas era más abierto y no había limitaciones con el horario, dando nacimiento así a la cultura rave, caracterizado por el uso de una carita feliz como emblema.

Con apenas 16 años, Bullock fue integrante de uno de los colectivos más notorios en la escena, el Tonka Crew, quienes organizaban fiestas con intervención de artistas visuales. Operando desde la ilegalidad, dando a conocer el lugar de las fiestas apenas unas horas antes de que empezaran las mismas mediante el boca a boca, las fiestas del Tonka Crew contribuyeron a que el rave más que una escena, se convirtiera en un movimiento cultural con una identidad muy clara, al punto que llamó la atención de diversos músicos que se dejaron influenciar por lo que escuchaban y experimentaban en estos bacanales. El ejemplo más claro fue el de Bernard Sumner y Peter Hook de New Order, quienes plasmaron su interés y gusto por el acid house y la cultura rave en general en el quinto álbum de la banda, “Technique” , de 1989, el cual fue su primer trabajo en llegar al primer lugar en las listas de popularidad en Inglaterra. A ese disco, le siguieron otros lanzamientos como “Screamadelica” de Primal Scream, que caían dentro de la línea del acid house y que tuvieron un impacto considerable en el mainstream de el Reino Unido, enfocando así demasiada atención en una cultura que estaba basada en la clandestinidad y cuyo objetivo no era masificarse.

Flyer de Rave organizado por el Tonka Crew.
Rave del Tonka Crew en Brighton 1989 (Foto de Rebekah Kortokraks).

Sintiendo que el rave ya había perdido su magia y con la intención de explorar nuevos horizontes, Thomas Bullock viajó a Estados Unidos en 1991, primero a Nueva York pero finalmente asentándose en San Francisco donde inició, junto con otros DJs del circuito raver inglés como Markie, Garth y Jenö, el Wicked Crew.

Wicked Crew en la gira de reunión que hicieron en 2017 (Fuente: Facebook de Wicked).

Aunque la popularidad del rave en Estados Unidos inició de forma simultanea en varias ciudades en 1991, la de San Francisco (en buena parte gracias a Wicked) combinaba la tradición psicodélica y de inclusión de la ciudad con la intensidad característica del acid house inglés, dando como resultado un circuito de fiestas único, que no tenía comparación en el país.

Considerando que San Francisco fue el lugar de nacimiento de la cultura Hippie y un emblema de aceptación para la comunidad LGBT, estas fiestas tuvieron mucho éxito dentro de un público que buscaba espacios con una esencia de libertad y fraternidad alejada del “consumismo” de pagar mucho dinero por ver a una banda. En resumen, era gente que quería estar en un ambiente que fomentara la igualdad, el sentido de comunidad, el uso del LSD, y sobretodo, libertad.

Thomas pinchando en San Francisco en 1991 (Foto de Gina Paoli).

Con la primicia de que “cualquier tipo de música va”, montaban un sistema de sonido, prendían una fogata, y ponían a bailar a la gente con sets de 6-8 horas en los que mezclaban a héroes de los sesenta, Disco psicodélico de los setenta y los referentes del house de la época, estableciendo así el movimiento rave de la costa oeste de Estados Unidos.

El éxito de estas fiestas llevó al Wicked Crew a hacer una gira a través que cubrió prácticamente todo Estados Unidos, viajando en un viejo autobús escolar modelo 1947. Aunque el colectivo se mantuvo vivo hasta 2004, Bullock se salió al poco tiempo después de aquella gira, mudándose a Nueva York en donde mezclaría el concepto de una selección musical variada con el sello de la psicodelia en fiestas organizadas de forma casi espontánea, pero agregándole la esencia neoyorkina multicultural de los latinos, asiáticos, afroamericanos y caribeños al mix. Así, en colaboración de su amigo Eric Duncan, nacieron las fiestas de Rub N’ Tug, proyecto con el que además de perpetuar la tradición de baile indiscriminado, han hecho remixes a bandas como !!!, LCD Soundystem y hasta Roxy Music.

Autobús en el que Wicked hizo su gira por Estados Unidos (Foto de Garth Wynn Jones).
El Wicked Crew: Garth, Thomas, Markie y Jeno (Foto de Garth Wynn Jones).

Por otro lado, Bullock ha producido diferentes tipos de música electrónica que van desde el Minimal (bajo el alias Mammal), un DJ set de tintes ácidos con DJ Harvey y Eric Duncan llamado Disco Devils y hasta el rock psicodélico con Map Of Africa, de la mano también de DJ Harvey. Aunque de donde obtuvo mayor renombre fue por la fundación de A.R.E. Weapons, una banda que inició bajo la influencia del free jazz y que terminó siendo pionera de la escena electroclash la cual tuvo mucha presencia en la gran manzana durante la década del 2000.

¿Qué se rescata de Thomas Bullock? Que dentro de un ambiente musical en el que la máxima es adaptarte a lo que es popular para sobresalir, no es común toparte con alguien que no esté dispuesto a comprometer su visión ni idea, independientemente que eso implique ir en contra de ganar más dinero o ser popular. Es alguien que entiende que la diferencia entre un género musical y un movimiento que nace de la música pero que trasciende varias disciplinas artísticas está basado en la integridad ante todo. En no ceder el objetivo que se tenía jamás con tal de adaptarse a lo común, siempre bajo la creencia de que, por más cliché que parezca, la música sabe de gente, de emoción, de alma...no de razas, géneros o nivel socioeconómico.

Wicked Crew en la gira de reunión que hicieron en 2017 (Fuente: Facebook de Wicked)

Muchos de sus contemporáneos se han hecho ricos haciendo versiones comerciales que buscan recrear la esencia de un rave (varios festivales musicales son prueba de ello). Otros se han mantenido vigentes dentro de las tendencias, produciendo música que vaya con el canon de lo actual. Pero Thomas Bullock pertenece a un tipo de artista que poco a poco se está extinguiendo...los que operan por genuino amor al arte, observando al oyente como un amigo a quien le gusta la música y no un cliente o un consumidor.

Thomas Bullock se presentará el próximo sábado 5 de mayo como parte del festejo por el Segundo Aniversario de Roseta.

***

Si quieres un pase doble sigue los siguientes pasos:

1. Sigue a Noisey y a Thump en tus redes sociales.

2. Comparte esta publicación en tus redes sociales.

3. Envía un screenshot de tu post a thump@vicemexico.com junto a tu nombre y apellido.

NOTA: Los ganadores serán elegidos al azar.