Quantcast

¿Qué fue de Lido Pimienta?

Después de seis años en silencio, Lido nos presenta su canción "Agua" y además platicamos con ella sobre sus múltiples y sabrosos proyectos futuros.

Sebastián Narváez Núñez

Sebastián Narváez Núñez


Todas las fotos cortesía de Lido Pimienta

Desde que se fue a vivir a Canadá, Lido Pimienta ha estado en el radar de medios extranjeros como The Fader y Club Fonograma, y se ha convertido en una de las chicas colombianas que más la están rompiendo en el exterior. Y no es para menos: su música es un viaje introspectivo, a veces ancestral, a veces puro goce, pero siempre experimental, con letras que te sacan de tu lugar cómodo y te penetran. Lido es de esas artistas que logran crear ese momento coqueto en el que no quieres parar de escucharla, de jugar a entender sus letras que son puro juego metafórico y simbólico, y cuya música de fondo está cargada de arreglos y atmósferas preciosas y ensoñadoras.

Lido es una mujer dura, con carácter fuerte y dulce a la vez. Con heridas en el espíritu que le han servido para creer en sí misma, en su música, crítica, frentera. Es picante, como buena Pimienta.

Desde su disco debut Color, publicado en 2010, Pimienta nos empezó a antojar de mucho más. Sin embargo, durante seis años no vimos algo nuevo debido a temas personales que le impidieron seguir de lleno en su proyecto como solista. Aunque nunca estuvo quieta —siempre andaba presente en remixes, colaborando con artistas y demás— apenas antier, 11 de abril, Lido nos sorprendió con el lanzamiento en video de su canción "Agua", que formará parte de su segundo disco, La Papessa.

“Agua” es un viaje lisérgico con un aire mitológico y una melodía experimental que parece llevarte por un túnel de emociones, invitándote al jugueteo con los arreglos finísimos de un dream pop encantador y enviciador a la vez. Una vez acabada la canción, la pregunta más o menos fue "Y bueno, ¿qué fue de Lido, en qué anda esta mujer?" Así que decidimos intercambiar correos para hablar de esta nueva etapa de su vida, el tiempo que nos tuvo en velo esperando por algo nuevo, y lo que se viene próximamente.

NOISEY: El video es súper psicodélico y la letra es bien metafórica, o al menos se siente un aura como de poema casi. ¿En qué momento de tu vida y por qué escribiste está canción? ¿Qué te querías sacar del pecho?
Lido Pimienta:
"Agua" la escribí en la época de Color. La idea era hacer una colaboración con Ximena Sariñana, pero al fin no hicimos nada con eso. Después de la era Color, cuando me mudé a Toronto y empecé a experimentar con más equipos, la saqué del baul y le hice nuevos arreglos. La parte de más poética de la letra se volvió canción, una canción al "Agua", a los derechos del agua como elemento crucial de vida. Yo soy Wayuu, y con mis propios ojos he visto el decline de mi gente, y mi familia, sus derechos robados por los intereses del gobierno —tú sabes, la "colombianada", la narrativa de nuestro país, en donde los Indígenas no somos personas. Entonces de ahí nace "Agua".

El video fue grabado en varias locaciones en Toronto, y participa mi hijo. La idea es que yo personifico el agua, la madre, y mi hijo la inocencia y esperanza que aún existe en las nuevas generaciones que han crecido con el Internet, para cambiar el curso de nuestro destino en manos de la corrupción y el racismo en nuestros países.

La última vez que vimos un trabajo tuyo fue tu EP Color, en el 2010. ¿Cómo definirías esta nueva etapa? ¿Hay un nuevo sonido?
Color EP y luego LP en el 2010, fue mi primer trabajo solista. Después de eso hice canciones con María y José (Los Espíritus), Dani Umpi, El Remolón, Chancha Vía Circuito, Mexicans with Guns, Atropolis, Capullo, Boogat, Orquesta, Mas Aya, Javiera Mena, Conector, Andrea Echeverri Arias y varia gente en Canadá, Estados Unidos e Inglaterra.

Desde Color me he establecido como artista visual y curadora de arte en la ciudad de Toronto. Me he ido de gira con A Tribe Called Red, y ahora en su próximo disco estoy en dos canciones. En una de ellas escribí la música, los arreglos de los instrumentos y la letra. También soy co-productora junto a Sergio Elmir de dosmundosradio, que pertenece a un festival llamado Bridges. Ahí he traido a Zuzuka Poderosa, Tanya Tagaq, Isa GT, y muchos otros artistas geniales. En fin, no es que me fui y me desaparecí del planeta, simplemente me vine a vivir a otra ciudad, y tuve que criar a mi hijo, y eso toma tiempo. En el 2013 que estaba lista para sacar cosas nuevas, mi hermano menor se murió, y eso fue muy duro, fue lo más duro y aún estamos lidiando con eso, con ese dolor, pero ahí vamos. Bendecida por mi familia, mis amigas y mi arte. Siempre ahí en mi película con mi arte, con mis proyectos.

Es dificil estar lejos de Colombia, y todo es en inglés, entonces es dificil demostrar que yo no me he ido a ninguna parte, pero ya con este disco espero cambiar eso. Aquí estoy “de nuevo”, con La Papessa.

El nuevo sonido es algo más experimental, estoy tomando más riesgos y estoy empujando mi voz a lugares que antes no sabía posibles. Esta buenísima la vaina.

¿Qué tipo de cosas planeas contar en este nuevo disco?
La Papessa tiene varias historias: empieza con "Agua", y después se va a "La capacidad", un himno feminista escrito después de estar en una relación abusiva. De ahí se va a "QQTVB (Quiero que te vaya bien)", un poema al papá de mi hijo; después se va a "Al unísono", una historia sobre la narrativa similar de los pueblos indígenas del sur y el norte de América. Luego se va a otros caminos; una, por ejemplo, se llama "Un minuto", y cuenta con la voz de Andrea Echeverri. En fin, hay que oírlo.

Tu esposo estuvo detrás de toda la producción de tu anterior trabajo y digamos que la separación fue un momento muy duro. Ahora que tienes toda la intención de volver a sacar tus cosas, ¿quién está al frente de toda esta parte?
Sí, fue duro, pero necesario, él en lo suyo y yo en lo mio. Él sigue haciendo su música, ha sacado como 10 álbumes, ¡algo loco! Se llama Golden Death Music. En La Papessa, nadie más que yo está en frente de mis canciones. Yo soy mi manager, booker, soy mi propia agente, yo escribo todas mis canciones, yo hago los arreglos, yo decido qué va y qué no va. Esto siempre es una pregunta, pues se asume que la mujer no puede ser creadora total de su música. En La Papessa tengo tres cómplices en vivo que me ayudan a tocar la música, pues a mí me gusta cantar en vivo, no me gusta estar pegada a una mesa con todos los pedales y las vainas, me gusta moverme.

Los manes detras de los beats son Kvesche Bijons Ebacher y Blake Blakely en la parte instrumental. La percusión fue escrita por mí, tocada por Brandon Valdivia, y los clarinetes escritos por mí y tocados por Robert Drisdelle. Cuatro Canadienses que entienden que yo soy la chacha de la película.

Ahora que lo pienso, otro factor por el cual no quise sacar nada nuevo mío antes fue por no tener una banda de personas que no me tienen de menos, o que me usan, o que no entienden ni respetan mi voz. Estos manes con quienes trabajo ahora comprenden su lugar y me dan el mío; es puro respeto, la única manera de hacer las cosas bien.

¿Cómo fue esa experiencia de tarot con el cantautor venezolano Ulises Hadjis que le dio nombre a tu próximo disco La Papessa? ¿Sigues teniendo conexiones espirituales de este tipo?
Yo no soy una persona religiosa, ni espiritual por definición mainstream. O sea, a mí nunca me vas a ver estirándome en un piso haciendo yoga, mucho menos si un pedazo de gringo se las da de Yogi, como que no. El tarot también, la apropiación cultural mainstream de gente que más bien son hijos e hijas de los colonizadores, esa vaina no. Lo quiero poner muy en claro, jaja. ¡Ya me llegan muchos hippies a mis shows!

Yo soy un ser espiritual porque tengo sangre africana y sangre Wayuu en mis venas. Eso solo me hace especial, y no tengo como que ponerme una bandera ni un sombrero weltiao para transmitir eso. Mis ancestros me llenaron de arte y eso es mi espiritualidad, y el arte es mi religión. Todo lo que hago cuando canto se va a ese lugar, sin tener que leer cartas o prender incienso, ni hacer poses de yoga. Yo me siento y canto con mi hijito sentado entre mis piernas; eso para mí es un ritual. Darle teta a mi futura cría, eso es mi ritual, ese es mi espíritu.

¿Cuándo vamos a escuchar completito La Papessa y qué cosas se vienen próximamente ?
El álbum lo quiero sacar en septiembre. Pero van a poder escuchar más canciones en forma de video antes de eso.

Se vienen un álbum de Lados B, de los cortes que no quedaron en La Papessa. Se viene un álbum de remixes, cuenta con gente muy genial como Pernett, Lara Pedrosa, Kaleema, DJ Javier Estrada y varia gente muy genial. Se viene un mixtape para un label en Inglaterra muy bacán (en el mixtape hago un cover de "Work" de mi comadre RiRi y otro de mi comadre M.I.A). Se viene un compilado global de nueva música en Colombia, y mi proyecto Agua, un álbum para recaudar fondos para el territorio Wayuu.

Estoy haciendo las instalaciones de arte para un festival aquí en Toronto llamado Field Trip que está bien bueno, y tengo una nueva serie de eventos llamado “Womxn Pedalling”, con el apoyo de Roland Canada, quienes son super fans de Lido Pimienta. Ahí estoy haciendo una serie de conciertos de música para sólo mujeres y personas que se identifican como mujeres, que como yo, usan samplers, loopers, pedales y esos juguetes para hacer y tocar su música en vivo. Lo de siempre, sólo que ajá, en Colombia no se dan cuenta, jajaja, de pronto me hago un álbum en inglés y me pongo el pelo verde o qué sé yo, ahí sí puedo volver. ¡Jajaja!

***
Lido Pimienta está más activa que nunca. Síguela por aquí y por acá.