¿Conocen a Ibi Ego, la nueva banda que va a salvar el futuro de la música y la humanidad?

Si no, es tiempo de conocerla. Por eso los entrevistamos y escuchamos lo que hacen.

|
23 septiembre 2013, 8:48pm

Hace unos días Vice me escribió para asignarme una entrevista con Ibi Ego, pues acaban de lanzar su primer LP, MCMXCVIII, editado de manera conjunta por Discos Tormento y la cassette label Prima Crush. Nos fuimos a un arcade en la zona centro de Tijuana con la intención de tomar unas fotos sobreexpuestas (alusión al arte 8 bitero de la portada del LP) y realizar la entrevista. Llegamos y nos dimos cuenta que ya lo habían remodelado; las maquinitas ya no eran las mismas, ahora costaban cinco pesos las fichas y lo peor, ya no éramos tan buenos para jugar como antes.

El próximo 16 de noviembre se cumplirán 10 años desde la primera vez que Ibi Ego se juntó a ensayar en la casa de David Bravo, ubicada en La Cima, una colonia de Tijuana que se caracteriza por sus numerosas antenas de radio y televisión. A la fecha se podrían considerar que llevan 3 reencarnaciones, la primera un cuarteto: "Éramos más guitarreros; David era el baterista, Rubén Ascencio y yo tocábamos guitarras y teclados, y después conocimos a You Schaffner, quien tocaba el bajo; sonábamos a lo que escuchábamos en esa época, mucho Placebo y el revival del post-punk", me comenta Gabriel Duprat.

Durante estos primeros años, Ibi Ego pertenecía a una ola de actos prometedores de Tijuana (Mae Machino, Ambiente y Volbox, entre otros) de la cual ellos son, prácticamente, los únicos sobrevivientes. Sobre esto, Duprat me comenta: "Aunque pertenecíamos a una generación que ya usaba el internet para consumir música, nunca fuimos tan colaborativos, no había tantofeedback, no lo usábamos como networking". Quizá es esa parte donde esta ciudad se vuelve a topar con el centralismo que la mantiene como una isla dentro del mapa nacional.

La segunda etapa de Ibi Ego fue un tanto transitoria; el lo-fi y la experimentación en la producción casera de música electrónica los alejaron de la batería y los acercaron a los cajas de ritmo, mientras los elementos orgánicos fueron acústicos –una jarana acompañaba sus presentaciones–. "Yo estaba engranado con Xiu Xiu, Wolf Parade y Patrick Wolf; había ese interés de combinar el high y low tech, y eso duró un buen rato.", concluye Duprat.

La tercera y actual etapa está marcada por el regreso de la batería en vivo, tanto acústica como drum pads, y se puede palpar en canciones como “Hookie”, de las composiciones más recientes del disco. "Siento que ya aterrizamos en algo, ya no creo que haya tanto cambio cuando decidamos componer algo nuevo. En parte es por que hemos crecido; ya no hay tanto bullshit, somos mucho más maduros y directos en ese aspecto", concluye sabiamente Duprat.

Por allá del 2008, "1998" sonaba en Reactor y, al año siguiente, la canción apareció en WOW, un compilado de Discos Tormento, acompañada de una versión demo de “Muérete”. Fue hasta finales de 2011 que el master final del disco estaba listo, y se lanzó de manera promocional “Hookie”.

"Al principio íbamos hacer un EP, juntamos 6 canciones, sin postproducción ni nada, pero en una muy mala decisión dijimos: ’mejor hay que hacer un disco’", nos cuenta, un tanto arrepentido, Duprat, mientras Bravo, por su parte, explica con mayor detalle en qué se les fue todo este tiempo: "Empezamos a grabar en diferentes lugares en 2010, y todo 2011 se lo dedicamos a la masterización”. Sin embargo, y a pesar de que en 2012 podemos afirmar que el disco ya estaba más que listo, las estrellas aún no se alienaban para que éste fuese lanzado: "En realidad no había una plataforma para lanzarlo. Discos Tormento estaba ocupado con otros releases y por común acuerdo se fue atrasando, una y otra vez"

La colección de circunstancias poco favorables arriba mencionada, concluye en la creación del cassette label Prima Crush, el cual fue fundado por Bravo y Drupat en 2011 y a la fecha cuenta con cuatro lanzamientos; el primero Late Nite Howl, le siguen Dancing Strangers, Dani Shivers, María y José y ahora su propio grupo con MCMXCVIII. La existencia y recorrido de este proyecto fue fundamental para que el primer LP de Ibi Ego saliera en un formato físico.

"Es un release en conjunto, los tiempos se dieron y por fin coincidimos. Actualmente Discos Tormento distribuye en el DF y nosotros acá en la frontera".

Así, después de un década de historia, el pasado 18 de septiembre vio luz el debut de Ibi Ego. MCMXCVIII, un disco cohesivo en sus estados de ánimo y texturas, aunque sí podemos notar una marcada diferencia entre sus partes, mismas que logran conjugarse en la canción que da título al álbum. "Ese año fue muy importante para mí y “1998” fue la última canción que le escribí a una pérdida muy particular, es un cerrojo, muy personal, quizá por eso siempre que me preguntan sobre esa ella tengo que dar respuestas diferentes", admite Schaffner, mientras bebía un jugo de naranja, fresa y nopal. "El material cuenta con dos lados, uno más producido y otro más lo fi, pero a su vez se unen por un estilo de composición y un modo”, concluye.

Algunas canciones son en inglés y otras en español, y aunque aún a muchos les cause urticaria que las bandas mexicanas canten en inglés, y a otros les molesta que canten en español, a Ibi Ego le es natural ya que apelan a una honesta licencia fronteriza para validarlo.

"A mí, con Dani Shivers, siempre me están cagando el palo, porque canto en inglés y soy mexicana, pero la verdad es que es algo honesto, no lo estoy haciendo por atacar una ubicación geográfica en específico o un público meta…

Yo creo que si te nace hacer una canción en español, la haces, si es en inglés, igual, estamos en la frontera, esto es lo normal: una tercera nación". A esta reflexión de Schaffner, Bravo agrega lo siguiente: "La región lo hace natural, a veces se cuestiona a los que hablamos español, pero en todo caso está más justificado que nosotros hagamos canciones en inglés que M83 o Daft Punk". Duprat también apunta: "Creo que es muy natural, pensamos en inglés y español todo el tiempo, a veces bromeamos en un idioma y nos pasamos al otro, casi sin darnos cuenta".

Ya adentrados en lo geográfico-cultural, decidimos hablar sobre la siempre incipiente escena de Tijuana y sus circunstancias…

" El público es muy exigente, a lo mejor por ese constante contacto con los shows en San Diego, la gente está acostumbrada a ver un show de Stereolab a un precio accesible y con una excelente producción de audio (que ni cuando viene Chayanne la tiene), pero es muy difícil montar un show aquí con ese tipo de calidad o encontrar un venue con los mínimos requerimientos técnicos", Duprat explica.

"Más que la escena, la ciudad en sí se me hace súper difícil, todos los días me despierto atrapada en dos mundos, la ciudad me causa severos problemas existenciales, a lo mejor si hubiera nacido más al centro, ya sea aquí o en Estados Unidos, no tendría tantos problemas tomando decisiones; aquí vivimos atrapados en un limbo entre dos países, siempre buscando un sentido de pertenencia en alguno de los dos lados, pero con un rechazo en ambos lados.

Todo esto me ha llevado a tener ataques de pánico, y cuando se trata de cruzar la línea, alcanzó tales niveles de ansiedad que tengo que tomar algo antes de cruzar", así describe Schaffner una sensación que todos los que hemos crecido en la frontera podemos entender con facilidad. Por otro lado, y como regresando el tema a la escena musical, Drupat comenta: "A mí se me hace que antes había intervalos entre generaciones mucho más amplios, o sea nos llevábamos como 10 años, ahora salen más bandas, más pronto. En cuanto al lado creativo, creo ahora la escena es mucho más colaborativa que cuando nosotros empezamos, la cultura del internet ha cambiado eso, propiciado crear mejores redes".

Los largos periodos de inactividad de la banda, dieron paso a que You Schaffner se enfocara en Dani Shivers, David y Gabriel participarán en Shantelle y Late Nite Howl y en fundar Prima Crush. Sin embargo, fue esa misma inactividad y longevidad lo que ha creado una mística alrededor de la banda, acercándola a un estado de culto.

“Sí lo he notado. Cuando estuve viviendo en el DF, la gente hablaba de la banda como si fuera un mito, lo que pasa es que los releases que teníamos en la radio del Distrito a nosotros, estando hasta acá, nunca nos tocó escucharlos, y nunca pudimos entender el impacto de cómo nuestra música afectó a la gente en otras partes. Creo que hemos llegado a una etapa donde sí podemos decir abiertamente que somos una banda de culto”.

Se esté de acuerdo o no con la afirmación anterior, lo que sí se puede afirmar sin lugar a dudas es que Ibi Ego nos entregó un hermoso disco. Además la banda ya anunció un par de presentaciones para este año, una en Los Angeles, como parte del Eagle Rock Music Festival y otra en All My Friends Music Festival, en Tijuana.

Al final, antes de despedirnos, mientras You dominaba el Dance Dance Revolution, David y yo disputábamos un juego virtual entre el América y los Xolos, y en una suerte de alegoría al centralismo que vivimos, derroté a su equipo fronterizo 4-1, digo, alguien tiene que luchar por mantener el status quo.