Smurphy: mutable, volátil, ¡géminis!

¿Quieres oler a lo que sabe el futuro? Los sonidos de la vanguardia mexicana están aquí, en las manos de este proyecto androide y femenino.

|
sep. 19 2014, 3:53pm

Jessica Smurphy comenzó su relación con la música desde muuuy temprano. Su papá se encargaba de surtirla de discos desde que ella tenía dos o tres años. Además, uno de sus primeros juguetes fue un pequeño Casio. Antes de saber leer o escribir, ya sabía poner y quitar el disco de una tornamesa o grabar y borrar cassettes. Y su primera Barbie fue, obviamente, la Barbie rocker.

Con el paso de los años se descubrió buscando siempre el modo de hacer algo relacionado con la música: tocar, aprender, devorar… De los mixtapes que preparaba para musicalizar el trayecto en carretera cuando salían de vacaciones en familia, pronto llevó esa obsesión por acaparar el audio a las fiestas. Cada que podía, ponía lo que se le antojaba. Pero fue hasta 2010 cuando puso discos en plan dj como tal, en una fiesta Negative Youth. Fue una casualidad. Ella nunca pretendió ser dj. Había añadido el “DJ” –que hoy ha dejado atrás— porque le parecía que se leía mejor al lado de Smurphy –nombre que nació como una broma, como más adelante se enterarán—. Había subido una canción a su soundcloud y de pronto salió la primera invitación a tocar. En unas horas tuvo que aprender a usar el Traktor. Y con él estuvo tocando un tiempo. Hasta hace muy poco compró un controlador, que a veces usa, aunque ahora está pasando a los CDJs.

–Yo no soy de tener mucho y gastar miles de pesos en gear —explica Smurphy—, busco exactamente lo que se ajusta a mis necesidades para tocar música. El punto es ir evolucionando y seguir tocando.

Pero antes de todo eso, Jessica ya creaba su propia música; tuvo un par de proyectos, Post-Pastel y Supermad, bandas con las que había tocado en vivo. Y hoy, su intención sigue siendo crear sus propios sonidos. Los dj sets son, en su caso, puro divertimento.

En las fiestas Negative Youth conoció gente que se volvió muy importante para ella, como Eduardo Caudillo, del propio NY, proyecto que también funciona como un pequeño sello digital y donde Smurphy tuvo su primera colaboración, al lado de Cas/Teehn Bwitches. Más tarde, JC, de Ritualz, dio vida al sello Maligna, con el que Smurphy publicaría su primer EP.

En sus primeras bandas y en los inicios de Smurphy, alguien más le producía las canciones, primero Dr. Dude, luego Lao. Pero hubo un punto en el que se dio cuenta de que hay cosas que nunca podría explicar con palabras a un productor.

–Cuando ideo una canción, tengo todos los pequeños detalles de ella dibujados en mi mente –cuenta Smurphy—, y entendí que si quería que mi música sonara exactamente a lo que me imaginaba, tendría que aprender a producir yo. Y lo hice.

En fiestas y en internet han sucedido los vínculos y las colaboraciones que hoy sitúan a Smurphy en el panorama de la electrónica mexicana y que le han hecho un lugar en el cartel de la próxima edición de Mutek.mx (el jueves 23 como parte del programa Play). En una de aquellas fiestas conoció a los integrantes de N.A.A.F.I., colectivo que primero organizaba fiestas con dj’s y productores de la electrónica más interesante de varios puntos del orbe y hoy se ha transformado en un sello que representa una parte de lo que sucede en la electrónica mexicana ante el mundo. Con ellos publicará por estos días #GEMINISS, su nuevo material discográfico, que Smurphy describe como espontáneo, mutable, cambiante, impredecible, volátil…, justo como el signo al que alude en el título.

#GEMINISS no es uno, son dos –sostiene Smurphy—. Este disco es resultado de una catarsis profunda; fue el punto donde decidí hacer mi música yo sola y exponer lo que ocurre en mi cabeza retorcida. Este disco no tiene ninguna pretensión pop, dance o bass. Es un disco para escuchar y dejarte llevar, no para entender.

De bromas y colaboraciones

Como decíamos líneas arriba, el nickname de Smurphy nació como una broma en el contexto de un compilado falso dewitchhouse que planearon Jessica, Dr. Dude (de Supermad) y Harrison Owen, un amigo de Nueva York. La idea era inventar muchos artistas imaginarios. Cada quien hizo un track, el de Jessica fue “Nightwaves”. La voz en él tenía el pitch muy alto. Entonces nació el “Smurphy”, sumando smurf (escrito con “ph”, como la banda Phuture) y una “y”, de Jessy, como le dicen sus amigos. Pero a Jessica se le hizo que le hacía falta onda, y le agregó el “dj”. Nunca terminaron la compilación, pero DJ Smurphy comenzó a tener vida propia.

Además de dj y dar vida a Smurphy, ¿a qué más te dedicas? ¿De qué vives?

¡Jajaja! ¡Tengo como tres trabajos! Estudié diseño gráfico en la UNAM y he trabajado en publicidad. Ahora estoy en una casa productora de comerciales en un rol medio raro, difícil de explicar. Freelanceo y hago Smurphy.

¿Cómo es tu relación con las distintas escenas de la ciudad? ¿Qué buscas en la noche del DF?

Cuando empecé como DJ Smurphy, buscaba divertirme, explorar nuevas situaciones, conocer gente, probar. Me he metido a todo tipo de fiestas, antros y congales. Me gusta la fiesta. Ahora estoy más en una etapa de introspección, para mí en este momento no se trata de salir y descubrir cosas, sino de evolucionar y perfeccionar mi técnica para salir y ofrecer algo a la gente que esta ávida de cosas interesantes. Igual siempre es lindo abrirte a la experiencia ¡y encontrar a un nuevo productor de 17 años que toca cabrón!

Cuéntame un poco sobre tus colaboraciones con Teehn Bwitches, Lao, Old Young, Javier Estrada, Paul Marmota, D/P/I… ¿Por qué deciden colaborar juntos? ¿Qué buscaban mutuamente unos de otros?

Yo creo que es más una cosa de amistad. Los conoces, son tus homies, o no tanto, pero están abiertos a conocerte y colaborar, a ver qué pasa. Todas mis colaboraciones han surgido así, superespontáneo. Los cotorreas, los vas a visitar; el chiste es hacer una colaboración con admiración y respeto por la música que hace el otro, no por generar hype. Yo me junto con gente que admiro y que siento que trabajar con ellos va ser una buena experiencia y que me va llevar por un camino que a mí sola no se me ocurriría. Es como tener una banda temporal.

¿Qué vamos a escuchar en tu set para Mutek?

#GEMINISS y cosas nuevas, un par de tracks de mi colaboración con Jónó Mí Ló, de Detroit; FERNS, que hice con los finísimos beats de d/p/i; y estoy trabajando en una colaboración con una chica de Estonia, Vul Vulpes… Tal vez lleve algo de eso. Mutek es notable, llevaré mis mejores garras.

@peach_melba