Imagen vía

Los niños no saben cómo funcionan los CDs, ¿eso es malo?

"Tal vez solo sea la generación Z en mí, pero ¿cómo se quemaba un CD?”, preguntó una joven de 17 años en Twitter. “O sea, ¿cómo es que tenías un CD en blanco y luego le ponías canciones?"

|
30 octubre 2018, 6:55pm

Imagen vía

Artículo publicado originalmente por Noisey UK.

Ustedes sí saben qué son los CD, ¿no? ¿Esas cosas redondas y brillositas con un agujero en medio, más delgadas que un frisbi, con lo que, probablemente, se consideraba un aspecto futurista como de OVNI cuando aparecieron en 1982? Son algo que es posible reconocer instantáneamente, al menos para una cierta generación que aprendió a escuchar música en ellos. Lo cual, si naciste en los años 80 o 90, definitivamente hiciste: recorriste las tiendas de música (o los mercados sobre ruedas) buscando ofertas al 2 x 1, hojeaste el librito que venía en su interior, y te molestabas cuando un amigo rayaba tu CD por descuido.

Quizás, tal como tu primera pastilla, tu primera vez o tu primer amigo, recuerdas el CD que compraste antes que cualquier otro, o tal vez te concediste una licencia creativa. Las personas que son muy cool podrían decirte que gastaron el dinero que tenían ahorrado en alguna leyenda aprobada por la revista Rolling Stone, pero lo más probable es que lo hayan gastado en música pop del tipo que el maldito empleado de la tienda de discos de High Fidelity habría visto con absoluta reprobación. Me queda claro que mi primer CD fue uno de las Spice Girls, aunque solo lo recuerde porque es el único que aún poseo, y me encanta: o sea, son leyendas. Y volvieron famoso al hotel St Pancras.

Pero ahora es el futuro. Cuánto no ha cambiado. Los teléfonos hacen cualquier cosa, los zapatos caros parecen botas para caminar en la luna, los robots pueden tener citas y ah, los CDs son historia. Lo han sido durante años en realidad. Incluso, esto mismo lo dijimos en este sitio web en 2014, en un artículo innovador llamado "¿Hay algo, en todo el mundo, para lo cual podamos usar los CD?"? Unos meses después, Apple descontinuó el iPod Classic y eso representó un parteaguas: la era de los sencillos en CD (y de quemarlos) oficialmente llegó a su fin.

Superé el final de esa era hace años. De hecho, me digo: ¿para qué quiero un CD? Son hermosos recuerdos del ayer, y un montón de chatarra del mañana (y Dios sabe que necesitamos salvar la tierra). Pero luego, la semana pasada, dos tuits de unas adolescentes se volvieron virales. En ellos profesaron no entender cómo funcionan los CDs o cuál era el punto de que hubiera sencillos en CDs. Y siento una especie de crisis existencial de la misma manera que las generaciones anteriores a la mía debieron haberla sentido cuando la gente parecía estar confundida con respecto a los vinilos. Te sientes definitivamente viejo.

Mira la figura A)

Ahora mira la figura B)

Aquí hay dos jóvenes que se preguntan cómo eran las cosas antes de que aparecieran todos los servicios de streaming. Cómo se copiaban las canciones en los CDs, y cómo se vendían los sencillos. Y aunque por lo general soy reacio a usar el contenido de las redes sociales, ya que su razón de ser es destruir nuestros cerebros, su confusión sobre cómo solía ser la música es indicativa de cuánto han cambiado las cosas en la última década.

Para empezar, la gente ya no quema CDs: Ya ni siquiera hay computadoras donde puedas insertar CDs. No, la gente ahora hace playlists (por favor sé mi seguidor número 623) o dejan que otras personas las hagan por ellos. Esto es A) noticia vieja; y B) algo bueno. Creo. El toque personal se pierde un poco al crear una playlist para otra persona, pero está bien: puedes elegir de entre toda una variedad que tiene la biblioteca de tu plataforma preferida, lo que significa que en lugar de buscar canciones con nombres incorrectos en Limewire, el proceso es infalible. ¡Ya no arruinarás tu computadora porque querías tener música de Panic! At The Disco. También está el beneficio adicional de compartir tus elecciones musicales con más personas a través de una playlist pública, y la sensación de haber tenido un logro con cada persona que te empieza a seguir, si te gustan ese tipo de cosas.

Sin embargo, no estoy aquí como defensor de los servicios de streaming. Podría decirse que jugaron un papel importante en la desaparición de los sencillos en el sentido más clásico: el de la existencia de un lado A y un lado B, que primero venían en discos de vinilo de 45 revoluciones, y luego en CD. Pero, de hecho, esa desaparición inició debido a las descargas. Y ahora, los diferentes músicos o bandas musicales parecen estar volviendo a lanzar tracks del lado B (Beach House sacó uno esta semana, Arctic Monkeys tiene uno en camino). Entonces, alerta nerd: los lados B todavía están aquí, hasta cierto punto.

Lo que ha cambiado es la forma en que se comercializan los sencillos. Si un artista tiene una canción exitosa en la radio, ya no tendrás que comprar todo el CD para escuchar esa canción. Una vez más, algo bueno para los basureros del mundo. ¡Alégrense! Tal vez eso tiene un efecto en la industria musical. Con la creciente acumulación de canciones nuevas que son lanzadas diariamente, claro que es difícil alcanzar algo similar a la longevidad. La misma canción que podría haber estado sonando durante meses en la radio hace diez años, podría ser eliminada de una playlist en una semana.

Por otra parte, la industria de la música ha estado prosperando como nunca últimamente. Los informes dicen que la industrial musical está aumentando sus ingresos en miles de millones, de una manera en que no lo había hecho en años. Así que supongo que, entre la enorme tela de araña de cosas que implican estar en la música hoy en día, no es algo malo que los adolescentes no sepan realmente cómo funcionan los CD. O cómo solían venderse los sencillos. Es solo un síntoma de vivir verdaderamente en una nueva era. El futuro está aquí. O como @greatvaluetrash tan elocuentemente lo dijo en todos los titulares de sus menciones: “sí, todos ustedes ya son viejos. Aunque les moleste“.

Conéctate con Noisey en Instagram.