Ilustración por Nicole Teitel/Foto por Jon Hanna

El cuento psicodélico de la música olvidada de Terence McKenna sobre el DMT

En colaboración con los exploradores de sintetizadores Zuvuya, el 'Timothy Leary de los 90' hizo dos álbumes casi tan alucinógenos como la sustancia psicodélica que inspiró su trabajo.

por Troy Farah; traducido por Itza Chacón
|
02 agosto 2018, 9:57pm

Ilustración por Nicole Teitel/Foto por Jon Hanna

Terence McKenna, el último etnobotánico y autor, era un verdadero polímata. Además de su investigación sobre metafísica y chamanismo alucinógeno––que le dio el dudoso honor de ser el "Timothy Leary de los años 90"––fue profesor, contrabandista de hachís, e incluso, coleccionista de mariposas. Estas son las historias más comunes que lo siguen, las coloridas anécdotas que se adhieren fácilmente a un hombre demasiado involucrado en la filosofía y la psicodelia. Pero menos personas saben que McKenna también estuvo involucrado en la escena rave temprana, tanto en Estados Unidos como en el extranjero, a menudo expresando su filosofía psicodélica única antes de tropezar con multitudes mientras la música trance retumbaba y se proyectaban fractales en cascada en una pantalla.

El mejor ejemplo de esto es probablemente Alien Dreamtime, una grabación en vivo durante un evento multimedia de 1993 realizado por Spacetime Continuum en el Transmission Theatre en San Francisco. También está "Re: Evolution", un single de acid y techno de 1992 en The Shamen, presentando las predicciones de McKenna de que "la historia se está acabando", lo que llamó como el "Renacimiento Arcaico". Esto fue mucho antes de que todos los productores de psytrance como Shpongle y Wizack Twizack comenzaran a probar los discursos de McKenna. Incluso Sheryl Crow una vez mencionó el credo del tecno-chamán en el que "El cosmos se sienta en la punta de un alfiler".

Pero de todos estos esfuerzos de grabación, antes de convertirse en un cliché, una banda prácticamente desconocida llamada Zuvuya parece haber capturado mejor a Terence McKenna. Aparte de algunos singles, el trío de ambient del Reino Unido solo produjo dos álbumes de larga duración, Dream Matrix Telemetry y Shamania , ambos grabados con McKenna alrededor de 1993.

Zuvuya––el nombre fue tomado de un término maya para "The Big Memory Circuit"––fue Paul Chousmer, Phil Pickering y Mick West. Todos ellos fueron veteranos de la escena underground de la música psicodélica durante los años 80 y principios de los 90, cuando el ex-funerario y promotor Christian Paris organizaría una "psychedelic fun house" en un club llamado Alicia en el país de las maravillas o llevaría a la gente al medio de la nada para Magical Mystery Trips, como raves en las Cuevas de Chislehurst. Incluso hubo fiestas al aire libre en Stonehenge antes de que la primera ministra Margaret Thatcher enviara policías para impedir el festival anual en 1985, se conoció como la Batalla de Beanfield.

"La Generación E tenía un gran interés en el chamanismo y el budismo que surgió del ethos pagano en torno a Stonehenge", dice Chousmer en una entrevista con Noisey. "Creo que muchos en la Generación E estaban buscando significado en el uso de drogas más allá del mero hedonismo, así que cuando escucharon a Terence con su atractivo acento californiano describir coherentemente sus experiencias y teorías, tocó su lado más sensible, y muchos comenzaron a verlo como un gurú".

Chousmer conoció a Pickering en 1983 en una banda llamada Ring of Roses, que firmó con RCA por £ 100,000. Pero el cantante principal, James Vane, arruinó todo sin antes lanzar nada.

"Además de la traición, y de haber sido estafado sin dinero, creo que tuve la suerte de alejarme de esa mierda sin talento", dice Chousmer. "¿Quién ha oído hablar de Ring of Roses? No hicieron un solo álbum. ¡Nada! Es un caso real de estilo sobre contenido".

Chousmer solo quería hacer música, dice, así que se conectó con Pickering en Cornwall para formar un grupo de rock progresivo psicodélico llamado Webcore, junto al poeta local Mick West. Antes de disolverse en 1987, Webcore tocó en clubes y fiestas alrededor de Londres, a menudo con el otro proyecto de Chousmer, Another Green World, una grupo de ambient que más tarde, alrededor de 1991, se convirtió en Zuvuya.

The cover of 'Dream Matrix Telemetry'

Zuvuya se aferró a esa "corriente filosófica profundamente pagana", tal como se describieron a sí mismos. Richard Allen, del sello Delirium Records, fue alentador para muchas de las bandas en la escena de ese momento, dice Chousmer. Fue él, según Chousmer, quien sugirió la colaboración entre Zuvuya y McKenna y lo preparó. McKenna estaba viviendo con su amigo, el investigador Rupert Sheldrake, en Hampstead Heath, y la banda fue invitada ahí para una "entrevista", que finalmente se distribuyó en dos discos.

El segundo álbum de Zuvuya, Shamania, está más inspirado por la danza, plagado de didgeridoos que hacen cosquillas en la garganta, mientras que Dream Matrix Telemetry, es fiel a sus principios, refleja una experiencia con N, N- dimetiltriptamina o DMT.

DMT es un psicodélico potente y de origen natural, y uno de los principales ingredientes activos en la bebida enteogénica ayahuasca. Cuando se fuma, los efectos del DMT son de corta duración, aproximadamente 15 minutos, pero incluso un viaje breve puede producir profundas experiencias místicas en algunas personas. El Dr. Rick Strassman lo llamó la "Molécula del Espíritu", y muchos consumidores, incluido McKenna, profesaron encuentros con seres de otro mundo, a los que denominó "elfos de las máquinas".

"Lo que está sucediendo en el otro lado es que estas criaturas gnomo duende hablan en un lenguaje que ves", dice McKenna entre los rituales tribales de "The Whisper in Trees" en Shamania.

Pero Dream Matrix hace un mejor trabajo emulando una experiencia real de DMT, el álbum, que es un track de 53 minutos, es tres veces más largo que un viaje normal. Comienza lento, con aleteo onírico, la voz de McKenna entrando y saliendo, explicando lo que implica una experiencia DMT al hacer un eco que se desvanece a la deriva. El torbellino se vuelve más fuerte, lleno de niños risueños entre cascadas apresuradas antes de llegar a un zumbido que resuena con cantos confusos y trinos extraños.

El álbum me transporta a ese interminable y palpitante pasillo de calaveras aztecas y fondos de pantalla de ojos que todo lo ven. Los últimos minutos del álbum son una especie de degradación interdimensional, el mundo vuelve a enfocarse con un zumbido interior.

"Es como un carnaval hipercósmico que realmente acampa en tu mente. El niño en la botella, la niña con cara de chivo", dice McKenna. "De alguna manera rompí la membrana entre mí y el espacio común".

Los elfos de la máquina, que McKenna describe como "balones enjoyados y autodirigidos", tienen una apariencia sónica como balbuceos de sonidos alienígenas. Simplemente escuchando puedes sentir como si se hubieran manifestado frente a ti.

"Creo que los sonidos de los 'elfos de la máquina' vinieron encadenando varios efectos en un Yamaha SPX90", dice Chousmer. "Esto fue antes de la revolución del estudio con producción en computadoras–––mucho antes de que existieran los plugins––– No recuerdo la configuración de grabación, pero estaba usando un Korg M1, también un Roland Jupiter 6, más un Roland SH09 ".

Sin embargo, poner McKenna en cinta fue un poco más fácil.

"Conecté un micrófono a una grabadora DAT portátil, lo puse frente a Terence, ¡y luego él solo habló y habló! Él no necesitaba mucho estímulo. Simplemente me gusta escribir sobre sus temas favoritos", recuerda Chousmer. "Estaba realmente impresionado de conocer a Terence, pero estaba muy relajado... Recuerdo que su hijo adolescente [Finn] también estaba ahí".

El difunto Fraser Clarke, fundador y editor de Encyclopaedia Psychedelica, fue indispensable para llevar a Terence McKenna a Reino Unido y Zuvuya tocó en algunas de sus lecturas en pequeñas librerías.

"Eran audiencias extrañas. En su mayoría parecían adorarlo, todos sentados en el suelo, ya sabes ", dice Chousmer. "Y él solo estaba definía el ritmo, de la forma en que lo hace, atrás tocábamos cosas muy relejadas. Ya sabes, solo un par de sintetizadores".

Pero Zuvuya no duró mucho más después de eso. La banda no tuvo muchos shows o giras y ahora tienen una escasa presencia en la web, dominada por otros dos grupos, uno de Nueva Zelanda y el otro de Colorado, que comparten el mismo nombre. Traté de contactar a Pickering y West, pero no pude encontrarlos.

"Simplemente se esfumó", dice Chousmer. "Mi hijo mayor nació y comencé a dar clases en una universidad local, realmente, me enfoqué solo en eso".

Finalmente, Pickering "se escapó" a Colombia, como lo dice Chousmer, y nunca volvieron a hablar. Se rumoreaba que West se había metido en las drogas más duras, lo que Chousmer no quería cerca de su nueva familia, aunque dice: "No lo quería a mi alrededor así que... "

Quizás esto sea apropiado para una banda tan ligada a las experiencias psicodélicas. De ensueño, breve, como una chispa contra cierta sustancia cerosa y anaranjada en una bombilla de cristal que te teletransporta a un lugar extrañamente familiar que nunca antes habías visitado.

Sigue a Thump en Instagram // Facebook.