La guía Noisey para entrarle a Pearl Jam

Mientras que muchos fans del rock dejaron su amor por Pearl Jam en los años noventa, la banda ha seguido haciendo música bajo sus propios términos.

por David Anthony; traducido por Daniela Silva
|
02 mayo 2018, 5:19pm

Foto tomada del sitio oficial de Pearl Jam.

Pearl Jam no ha vuelto a ser cool desde principios de los 90, e incluso entonces no se hablaba muy bien que digamos de ellos. Así como Brendan Kelly de The Lawrence Arms lo resumió para Noisey en 2015, Pearl Jam siempre fue "el lamentable número dos del grunge". La rivalidad entre Pearl Jam y Nirvana empezó en 1992, cuando Nevermind consiguió el primer lugar de las listas Billboard, mientras que Ten sólo llegó al segundo lugar. Si a eso le agregamos a Kurt Cobain diciendo "siempre he odiado su banda" cuando le preguntaron qué pensaba sobre Pearl Jam, su destino ya estaba marcado, aunque se tratara en gran parte de una disputa impulsada por los medios. Esta rivalidad siempre ha obstaculizado el legado de Pearl Jam, pero eso no era lo único, las bandas en las que se inspiraban tampoco ayudaron mucho.

El gruñido característico del vocalista Eddie Vedder fue el boleto de entrada de Pearl Jam a principios de los 90, convirtiéndose en la característica, que menos de una década después, todas las bandas post-grunge se robarían. Los cantantes de rock de segunda mano desgastaron tanto el enfoque vocal excesivamente marcado de Vedder, que se volvió muy difícil diferenciar a Pearl Jam de las bandas que siguieron su paso. Pero, ¿y si, a pesar de todo, Pearl Jam realmente fuera bueno? Parece imposible dada la información presentada, pero una vez que dejas que esos prejuicios se desvanezcan, la discografía de Pearl Jam se vuelve increíblemente gratificante.

Desde su apogeo comercial, la banda se ha convertido en el Grateful Dead de la secta grunge, una descripción que, para ser claros, tampoco está tan cool. Comenzando con Vitalogy de 1994, Pearl Jam comenzó a hacer álbumes menos agradables para el consumidor, negándose rotundamente a hacer videos musicales o a dar entrevistas. Pero fue su demanda prolongada contra Ticketmaster lo que los sacó del centro de atención por completo, haciendo que fuera casi imposible ver a una de las bandas más grandes de Estados Unidos durante su período más exitoso. Es difícil imaginar una banda que haya vendido más de 32 millones de álbumes en Estados Unidos, y unos 60 millones en todo el mundo, pero desde mediados de los 90, eso es lo que ha hecho Pearl Jam.

Por su propia voluntad, Pearl Jam se metió en su propio mundo, dejándose ser vistos como la banda de rock antigua al no atraer a ningún oyente nuevo. Sin embargo, eso es exactamente por lo valen la pena ser escuchados: han existido en este espacio por mucho tiempo, se han forzado en crear algo que ahora es suyo. Por pura fuerza de voluntad, Pearl Jam ha perdurado, demostrando que, a la larga, hay algunas ventajas en ser el segundo lugar.

Pearl Jam como la clásica banda de rock de grunge

El disco Ten de 1991 puso a Pearl Jam en el mapa, tanto que incluir aquí todos sus grandes éxitos es un poco tonto. Ya los conoces, y seguro ya decidiste si te gustan o no. Pero incluso si has odiado el Ten toda tu vida, debes saber que la banda se siente igual al respecto. Desde el principio, odiaron la producción del álbum, y aunque la remezcla 2009 conocida como Ten Redux mejoró el sonido, no compensó por completo el material. La escritura del Ten fue en gran parte conducida por el guitarrista Stone Gossard y el bajista Jeff Ament, la pareja que hizo que Pearl Jam fuera una banda inspirada en el glamour de la banda Mother Love Bone. Mientras que esa influencia siempre ha nublado al Ten, las versiones de "Once" y "Release" del Ten Redux demostraron que se estaban sacudiendo poco a poco los restos de sus ambiciones del hard rock de los 80, y con una producción menos cursi, las canciones fueron un éxito.

Las primeras señales de que Pearl Jam estaba estableciendo su propia voz llegó por medio de "State of Love and Trust", una canción que la banda le dio a Cameron Crowe para la banda sonora de su película Singles. Eso equilibró el coro angustiado al que Gossard y el guitarrista Mike McCready se entregaron tan libremente. Se expandieron en este sonido con Vs., un álbum lleno de composiciones magras y actuaciones primarias que se sintieron como una respuesta filosa a cualquiera que dudara de la autenticidad de la banda. "Leash" fue uno de esos escaparates, ya que la banda tomó esas piezas de guitarra y les dio un buen uso, convirtiéndolas en un contrapunto melódico a los gritos constantes de Vedder de "Get out of my fucking face". Pero a pesar de todas esas canciones de rock el Vs. también vio a Pearl Jam pasar a una etapa que llegaría a definirlos. "Daughter" mostró la capacidad que tenía la banda para deshacerse de sus tendencias grandilocuentes y eso le permitió a Vedder mostrar su versatilidad como vocalista.

Vitalogy fue el último álbum de Pearl Jam en ser parte del espíritu de la época, y probablemente el último en tener éxitos reales. El disco le dio más espacio a Vedder para mostrar sus habilidades vocales, y la banda se enfocó hacia un sonido que borraba la línea entre sus ágiles canciones de rock y las baladas tiernas y lloronas, con "Last Exit" y "Corduroy" estableciendo a una banda que se expandiría en los próximos años. Fue un intento deliberado de moverse fuera del marco del grunge, en algo menos definido por la escena que habían ayudado a establecer.

En los años que siguieron, la banda se propuso dejar de ofrecer canciones fáciles de digerir. Es notable en No Code, e incluso en el regreso a la forma de Yield, pero incluso en sus discos más difíciles, ningún álbum carecía del deleite de público. Canciones como "Given to Fly", "Insignificance" e incluso "The Fixer" del Backspacer de 2009, se sienten como gemas perdidas, canciones que nunca fueron absorbidas por la radio de la misma forma que el material anterior a 1995 de la banda. A pesar de que Pearl Jam pasó una década deambulando, todavía eran capaces de escribir canciones que siempre debían estar en los estadios.

Playlist: “Once” / “Release” / “Leash” / “Daughter” / “I Got Id” / “Last Exit” / “Corduroy” / “Hail, Hail” / “Smile” / “Given to Fly” / “In Hiding” / “Insignificance” / “The Fixer”

Pearl Jam como Banda de Folk

Una de las principales quejas que la gente tiene con Pearl Jam es que son excesivamente serios, y aunque las letras de Vedder siempre han tenido un sentimentalismo alimentado por la angustia, es algo que aprendió del rey de la composición: Bruce Springsteen. Si bien Pearl Jam siempre tuvo una influencia de rock clásico, fue su adoración por el jefe –así como a Neil Young– lo que hizo posible la mayoría de las canciones más suaves y folclóricas de la banda. Y más importante aún, agregó otra dimensión a la banda, una que les serviría para bien a medida que pasaran los años.

Estas canciones aparecieron por primera vez en Vs., con "Elderly Woman Behind a Counter in a Small Town", y vieron a la banda soltar sus auspicios de hard rock y buscar algo que pudieran tocarle tanto a los adolescentes como a sus padres. "Better Man" no fue diferente, y aunque estaba un poco más orientada hacia el rock, aún así avivó la disposición de la banda para expresar su sensibilidad. Es algo en lo que Vedder se metería cada vez más con los años, siempre encontrando maneras de lanzar canciones como "Off He Goes" o "Thumbing My Way" en un álbum sin que se sintieran fuera de lugar.

Playlist: “Elderly Woman Behind a Counter in a Small Town” / “Better Man” / “Off He Goes” / “Around the Bend” / “Soon Forget” / “Thumbing My Way” / “Just Breathe”

Spotify | Apple Music

Pearl Jam como banda de punk

En los 90, Vedder pasó mucho tiempo hablando de lo mucho que amaba a Fugazi, aunque su admiración fuera perjudicial para la banda en la que se encontraba. Su rotunda negativa a seguir las reglas de la industria musical a mediados de los 90 hirió a la banda dramáticamente, en parte porque eran menos visibles, pero también porque puso a Vedder en el control, usurpando el poder de Gossard y Ament y sembrando la discordia internamente. Y aunque Pearl Jam nunca se convirtió en una banda de punk, Vedder ciertamente mostró su interés en el género.

"Spin the Black Circle" fue un excelente ejemplo, en el que Gossard y McCready tomaron un puñado de acordes y lloraron sobre ellos. No era solo una de las canciones más rápidas de la discografía de Pearl Jam, era una de las pocas que parecía haber sido un lado B de un primer disco de Dead Boys. Pero antes de eso, Vedder ya estaba coqueteando con su propia interpretación del punk. "Rearviewmirror" contó una historia al estilo Springsteen de dejar todo atrás en busca de algo más, y aunque la canción no empezaba tan agresivamente, los últimos dos minutos eran los más furiosos.

Si Pearl Jam siempre era el lugar en el que Vedder desempacaba su ropa sucia, la canción de "Lukin", sobre un acosador, fue lo más simple y directo que pudo hacer. En los últimos 15 años, Pearl Jam ha lanzado canciones que podrían haber encajado fácilmente en un disco de Menzingers, como "Comatose" o "Got Some", que eran canciones simples de tres acordes sin un solo gramo de grasa.

Playlist: “Spin the Black Circle” / “Rearviewmirror” / “Habit” / “Lukin” / “Grievance” / “Green Disease” / “Comatose” / “Got Some” / “Mind Your Manners”

Spotify | Apple Music

Pearl Jam como banda de art-rock

Empezando por Vitalogy, Pearl Jam comenzó a escribir discos para ellos mismos, o tal vez solo querían probar el carácter de las personas que asistían a sus conciertos. Cualquiera que sea el caso, la banda empezó a meter canciones que, a veces, parecían bromas locales. Ese fue el caso de "Bugs", en donde Vedder toca un acordeón y divaga incesantemente sobre los bichos. En el otro extremo, estaba el álbum "Hey Foxymophandlemama, That's Me", que era lo más cercano a un collage de sonido de casi ocho minutos, relleno de batería y grabaciones de pacientes en un hospital psiquiátrico. Estas eran el tipo de canciones que los fans escuchaban tal vez una vez al año, pero que cumplían una función importante para los recién llegados, y contextualizaron la línea que ha seguido la banda en sus siguientes álbumes.

El album No Code de 1996 vio a la banda meterse por completo en sus tendencias obtusas, tomando los momentos divisivos de Vitalogy e intentando convertirlos en una pieza de un álbum. Si bien nada en No Code se sentía tan arriesgado como "Bugs", mostraba de qué era capaz la banda cuando se comprometían a hacer algo íntimo e incómodo. "Sometimes" fue una síntesis perfecta de eso, ya que la actuación de Vedder fue una de las mejores en toda su carrera. La canción era deliberadamente tensa, insinuando una explosión que en realidad nunca llegó.

Esas composiciones más silenciosas fueron exploradas con más profundidad en el par de álbumes de la banda a principios de la década de 2000, Binaural and Riot Act. Cada álbum presentaba composiciones claramente medidas y grabaciones más ambiciosas, eliminando para siempre los himnos repetitivos de la banda. Si bien ambos se ubican como fallas, en retrospectiva, parecían más como pruebas de un sonido que aún no estaba codificado. Canciones como "Light Years", "Sleight of Hand" y "Help Help" cada una insinuó el tipo de música que entraría en boga en los próximos años, casi sonando como una plantilla para la música que The National estaría haciendo a finales de la década. Y aunque Binaural o Riot Act no funcionan en su totalidad, tienen algunos momentos convincentes y logran un sonido adecuado para la banda pero del que se alejaron muy rápido, como siempre lo ha hecho Pearl Jam.

Playlist: “Bugs” / “Hey Foxymophandlemama, That's Me" / “Sometimes” / “Do the Evolution” / “Light Years” / “Of the Girl” / “Sleight of Hand” / “Grievance” / “Can’t Keep” / “Help Help”

Spotify | Apple Music

David Anthony is on Twitter.