Cómo la música británica de guitarras logró actualizarse

Le tomó mucho tiempo superarse a sí misma, pero ahora la música de guitarras del Reino Unido se puso de pie otra vez.

por Ryan Bassil; traducido por Álvaro García
|
16 octubre 2018, 5:20pm

Artículo publicado originalmente por Noisey UK.

Ah, el viejo rock n' roll. Como una persona que escucha música todos los días, casi todo el tiempo, incluso cuando intento conciliar el sueño (¿ya probaron 432Hz? está genial), mis hábitos cambian constantemente. Puedo pasar de Brigitte Bardot a Yaeji, pasando por trap de los años 90, luego regresar al ambient depresivo, echar un poco de DJ Koze en medio, y aún así no sentirme cansado.

No es alarde. Actualmente esa es la manera en cómo la mayoría de nosotros escuchamos música, saltando entre géneros con facilidad. Sin embargo, eso no significa que las tendencias no vayan y vengan, como siempre ha pasado. Echen un vistazo al rap de Soundcloud, el género nuevo más popular del año pasado. O el ascenso y la caída del EDM. O la música de guitarra, que ha regresado con un renovado sentido de vigor y una nueva cara este año.

Estas cosas son cíclicas, por supuesto. Pero se siente como si la música de guitarra —me refiero a la iteración específicamente británica, con la configuración clásica de una banda— ha experimentado un nuevo impulso en estos últimos 12 meses, gracias a bandas jóvenes como Shame, Girl Ray y Sorry, el comportamiento de Idles y un disco completamente disparatado de Arctic Monkeys, que: a) suena como si la mente de Alex Turner estuviera en los confines del espacio; o b) fue mejor gracias a ello.

Las bandas, por supuesto, han estado lanzando discos año tras año. Sin embargo, muchos de estos se han sentido retrógrados, utilizando los mismos viejos clichés. Bandas como Peace, Swim Deep y Palma Violets y toda esa oleada de grupos de mediados de 2010 parecían existir para llenar un vacío en el mercado, no necesariamente para progresar en su género. Entonces, ¿qué ha cambiado? ¿Cómo se ha relacionado la música de guitarra británica con el resto del mundo?

Para mí, la idea de que una banda de rock se considerara cool se desvaneció en el momento en que Alex Turner dio su famoso discurso en los Brit Awards. Fue pretencioso y se centró en la idea de que el rock'n'roll era un género inmortal, mientras se estaba volviendo menos interesante que otros artistas nuevos e innovadores que habían comenzado a lanzar música: raperos como Young Thug y Tyler, the Creator; productores de pop como AG Cook y SOPHIE; y en realidad, muchos de los actos que ahora podemos llamar mega-estrellas en la actualidad: Kendrick Lamar, Solange, Dev Hynes y Frank Ocean.

"Fue una especie de punto de cierre", dice Matt Wilkinson, conductor de la estación de radio Beats 1 de Apple Music, también exempleado de la revista NME, cuando menciono el discurso de Turner de 2013 y cómo me pareció que era el final de una era. "Y creo que la razón de esto es que las nuevas bandas que llegaban a NME en aquel momento no entendían realmente las redes sociales de la misma manera que otros músicos. Recuerdo bandas en NME que decían "bueno, no vamos a estar en las redes sociales". Y eso es una locura: ¿Qué están haciendo? Y todas esas bandas fracasaron en uno o dos álbumes".

Si bien tener una audiencia en las redes sociales no garantiza que una banda sea buena, la negativa de ciertas bandas a tener presencia en estos sitios es parte de lo que las hizo sentir como reliquias. No hay nada bueno en ser un purista si todo lo que significa es que no vas a usar un teléfono móvil, especialmente si es uno de tus únicos puntos de venta. La forma en que las bandas como Sports Team y Idles usan sus cuentas de redes sociales se deshace del elitismo que antes había acompañado a las bandas de rock. Son entretenidos y divertidos: Idles hace reseñas de leche y Sports Team toma fotos de su multi-instrumentista Ben Mac. Es un mundo alejado de la presencia clandestina y aburrida de principios del 2010.

En lugar de hacer un rock'n'roll caprichoso para estudiantes de clase media, estos grupos más nuevos también suelen crear música que se siente del momento, abordando los temas cotidianos de una manera que se presenta como genuina y apasionada. "Si miras a las bandas a las que les estaba yendo bien hace cuatro o cinco años, como Palma Violets y Peaces, no estaban particularmente enojadas", dice Phil Taggart, conductor de Radio 1 de la BBC (y vaya que había mucho por lo que estar furioso en la última década). "Pero ahora tienes bandas que están comprometidas políticamente y que le hablan a su audiencia de una manera muy directa".

También son menos propensos a ser imbéciles. "La nueva oleada de bandas de guitarra han eliminado el aspecto 'lad'", dice la editora de la plataforma DICE, y excolaboradora de NME, Leonie Cooper. “Son más inclusivos, más abiertos, más amigables. Solo basta con mirar la alineación de Reading y Leeds este año, el hogar clásico de los dinosaurios del rock, para ver cómo han cambiado las cosas. Dejando a un lado a los artistas principales Kings of Leon, las bandas de guitarra están a la baja, pero son más significativas: Pale Waves, Dream Wife, Shame, Wolf Alice, Sunflower Bean...".

Tanto Phil como Leonie consideran que Idles es una de las nuevas bandas que se relacionan con los fans de una manera significativa, en lugar de intentar ser cool. Al describirlos en un correo electrónico, Leonie dice que “podrían ser estridentes, pero ciertamente no son "lads"; cantan sobre la inmigración, la masculinidad tóxica y The Great British Bake Off. Uno de ellos es literalmente un dentista del Sistema Nacional de Salud. Tienen más en común con bandas como Pulp o Fugazi que con Kasabian o Miles Kane".

Parte del cambio en la música de guitarra británica se debe posiblemente a Fat White Family, que introdujo la política en la música británica, o al menos una sensación de enojo: "No vendieron muchos discos, pero son una banda importante". dice Matt "No creo que tuviéramos a Shame o Idles sin ellos".

Las nuevas bandas también han tenido que mejorar. Si bien la última buena oleada de grupos británicos se abrió paso a través de los foros de música y MySpace (The Cribs, Arctic Monkeys, etc.), lo que llevó a un influjo de bandas imitadoras no tan buenas, el formato tradicional de las bandas nunca logró mucho a través de servicios más nuevos como Soundcloud, que simplemente no les servía demasiado.

"Si solo estás tocando tres acordes en una guitarra vieja y cutre, no vas a triunfar en Bandcamp, YouTube, SoundCloud e Instagram". Vas a necesitar probarte ante los demás en el circuito de presentaciones en vivo y perfeccionar tus habilidades", explica Leonie. “Es por esta razón que Idles solo lanzó su álbum debut el año pasado y se abrió paso en 2018: han estado presentes desde 2011, pero han tenido que trabajar duro desde entonces. Lo mismo con Wolf Alice (quien ganó el Mercury); hubo una gran cantidad de presentaciones de medio pelo antes de que las personas comenzaran a fijarse en ellos".

Esto no quiere decir que haya un resurgimiento total en la música de guitarras británica y que pronto se apoderará del mundo como lo hicieron los Beatles. Más bien, la escena ya no está estancada en el pasado: las nuevas bandas exitosas crean música que se siente actual y a la par del resto del mundo en términos de cómo se presenta y cuánto han tenido que trabajar para llegar allí. También hay una intención detrás de estos lanzamientos, como si las bandas finalmente hubieran descubierto cómo promocionarse en Spotify e Instagram.

Tomemos a The 1975, un excelente ejemplo de un grupo que ha abrazado la lógica del streaming, algo con lo que las bandas han luchado históricamente, ya que tradicionalmente están alineadas con el formato del álbum en lugar de sencillos sueltos. Como Lauren O'Neill escribió recientemente, los tres temas más recientes de The 1975 pasan del pop tropical al rock bombástico de una manera que se relaciona directamente con los hábitos de escucha de los fans de la música moderna, lo que apela a la cultura de las listas de reproducción. Bandas estadounidenses como MGMT, Parquet Courts y Unknown Mortal Orchestra también lanzaron álbumes de remixes este año, y el grupo británico Alt-J ha seguido su ejemplo: otro significante de cómo las bandas han aprendido cómo funciona el streaming; cómo jugar el juego.

Todavía no hemos visto esa explosión en la era de la música moderna. The 1975 están cerca, y todo lo demás se siente como si estuviéramos conduciendo hacia un nuevo momento en algún lugar en el futuro. El género en verdad se siente como un ser diferente; como si finalmente estuviera cumpliendo un propósito significativo. Mientras que la mayoría de las bandas del pasado pertenecían a un basurero, estos nuevos actos se sienten como si tuvieran un lugar en esa lista rotativa de géneros y sonidos en el streaming.

Al menos así es como me siento, de todos modos. Cuando estoy saltando de Swamp Dogg a Lana Del Rey a Travis Scott, a menudo me encuentro agregando algo de Dreamwife o Sports Team o Arctic Monkeys, porque es buena música llena de propósito. También es genuina. En comparación con la oleada de la última década de la música de guitarra británica, es algo refrescante.

Conéctate con Noisey en Instagram.