El misterioso parecido entre Alex Turner y Bruce Wayne

PorRyan Bassiltraducido por Daniela Silva

Hay una razón por la cual Turner le puso a una de sus canciones "Batphone" y por la cual menciona a Wayne Manor.

Artículo publicado originalmente por Noisey Reino Unido. Leer en Inglés.

La película de 2005 de Christopher Nolan, Batman Begins, comienza con un joven Bruce Wayne atrapado en un pozo rodeado de murciélagos. En la interpretación de Christian Bale, el superhéroe tiene una pesadilla recurrente, y vemos a lo largo de la peli cómo regresa a su pasado, ya sea en sueños, en retrospectiva o en sus pensamientos. Lo que lo impulsa es culpa, y subvierte el sentimiento en triunfo conforme va enfrentando su mayor miedo y se convierte en Batman, reparando de ese modo un escenario que él piensa que es su culpa: la pérdida prematura de sus padres asesinados por un ladrón.

En una escena donde Batman está siendo entrenado por el odioso personaje de Liam Neeson, este le dice "Lo que realmente temes está dentro de ti. Le tienes miedo a tu propio poder. Le tienes miedo a tu ira, el impulso de hacer cosas buenas o terribles". Tomando en cuenta lo que se ha dicho sobre el último lanzamiento de los Arctic Monkeys, Tranquility Base Hotel & Casino, lo mismo podría decirse de Alex Turner. Inspirado en la película surrealista de Federico Fellini 8 1/2, un largometraje sobre los bloqueos del escritor y el hecho de que el pasado lo persiguiera, Turner explora sus propios miedos: quiere superarlos, quiere mirar dentro de sí mismo.

Tranquility Base Hotel & Casino es un disco pesado y denso; teje un tapiz de referencias a la cultura pop (una rocola tocando "Long Hot Summer" de The Style Council; idiotas hablando de Bukowski) a la mitad de un bar decadente donde sirven cócteles, el cual podría perfectamente estar en Las Vegas, pero que de hecho está en la luna. Al igual que la película de superhéroes de Nolan que presenta dos personajes: Bruce Wayne y Batman; en este disco están Turner y su alter-ego interestelar. Empalmes de una persona que, en ambos casos, se funden en una narrativa donde la línea entre lo real y lo superreal es cada vez más borrosa.

Imagen por Zackery Michael vía PR


Para compararlos un poco más cerca, tomemos en cuenta que Turner es fan de Batman. Cuando le preguntaron en una entrevista de 2013 con el Sydney Morning Herald si cuando se mudó a Los Ángeles tenía un hobbie, Turner declaró: "Me gusta caminar hasta la baticueva". Como cualquier alma sensible, era gran admirador de la serie de Adam West, y solía trotar hasta la colina donde la grababan. Más tarde, en la misma entrevista, habla de un amigo de la infancia y cómo crecieron imitando al superhéroe de las películas. "Definitivamente era más joven y más pequeño, así que yo era Robin la mayor parte del tiempo. Pero tal vez eso es lo que me impulsó a convertirme en Batman después... Sí, ahora soy Batman".

Antes del lanzamiento de Tranquility Base Hotel & Casino, es fácil imaginar a Turner oculto en su propia versión de La Mansión Wayne (pero en el caso de Turner en Hollywood Hills), todo solo, excepto por su fiel mayordomo Alfred (interpretado por Michael Caine en el reboot de Nolan). Sin ser tan diferente a las escenas de películas que salieron después, la misteriosa tonalidad de TBH&C está casi integrada con el espíritu de Turner acechando en los corredores de su residencia, reflexionando sobre el pasado, tratando de encontrarse a sí mismo, sintiéndose un poco perdido. Luego, según cuenta la historia, a Turner le regalaron un piano Steinway Vertegrand por su cumpleaños número 30.

De la misma forma en que Neeson le dice a Bale que "enfrente [sus] miedos" en Batman Begins, Turner se sentó ante ese piano y escribió las canciones para Tranquility. Un proceso que, probablemente, implicó conquistar el miedo, explorando y luego haciendo un uso creativo de su monólog interno. Aunque el disco está ambientado en el espacio profundo, detallado, tal como es, y con exuberantes juegos de palabras poéticos, hay una sensación de letras codificadas que enmascaran una declaración profundamente autobiográfica. "Y se podría decir que debido a esas trampas, está bien que sea [autobiográfico]", dijo en una entrevista con NME, confirmando que el concepto de Tranquility Base Hotel & Casino es lo más autorreferencial que han sacado desde el debut de Arctic Monkeys.

Sin embargo, a diferencia de Whatever People Say I am That’s What I’m Not, un álbum plagado de detalles de una noche de fiesta, Tranquility Base Hotel & Casino está inmerso en el cine. Hay referencias a películas en todo el álbum: Blade Runner, In The Mood For Love, la miniserie alemana de culto World On A Wire. El estudio de Turner, Lunar Surface, lleva el nombre de la teoría de que Stanley Kubrick fingió el alunizaje del Apolo, mientras que el único video que ha salido del Tranquility, "Four Out Of Five", se rodó en el mismo lugar que Barry Lyndon de Kubrick. Incluso la canción de apertura "One Point Perspective" toca el cine: su nombre es una técnica de filmación utilizada por Kubrick y Wes Anderson.

Pero volvamos a Batman, el superhéroe cuyo mundo aparece varias veces en Tranquility Base Hotel & Casino. En sus declaraciones a iHeart Radio, Turner dijo que el nombre original de la canción "Golden Trunks" era "Bendable Figures"; llamada así porque "alguien me consiguió un Batimóvil de juguete, y venía con figuras de acción de Batman y Robin". Por un lado, la canción "Batphone" hace referencia a la línea de mayor prioridad utilizada por celebridades y hombres de negocios y por otro lado, el término se deriva del universo de los cómics de DC. Además, la casa de Wayne/Batman hace una aparición en "She Looks Like Fun" como el lugar de la fiesta de un año nuevo memorable. Si las letras son autobiográficas, es tal vez porque hizo una fiesta en la casa de la película vestido como un personaje de la serie de Batman, como lo hizo en una fiesta en otro lugar en 2015.

Al ver que Turner tiene un notable cariño por la serie de Batman, es difícil no imaginarlo pensando en el personaje de Bruce Wayne. Aunque los dos viven vidas muy diferentes: uno como superhéroe ficticio en un universo de reboot tras reboot; el otro como rockstar que se caga y bebe cerveza y coge de la manera más humana; los dos superaron sus miedos a cosas que los atormentaban y que estaban dentro de ellos: en el caso de Turner, escribir este álbum.

Sin embargo, quizás es más importante otra similitud que comparten. En virtud de ser el único superhéroe sin un superpoder, y por lo tanto humano, Batman es un personaje con el que podemos identificarnos fácilmente. O al menos más fácil que con Spiderman o Mystique o Thor. Batman es Bruce Wayne, residente de Gotham City (prácticamente Nueva York). Por el contrario, no es fácil identificarse con Turner. En este mundo, Turner es una celebridad. Y al ponerse al descubierto en este disco, de una manera que enfatiza su talento natural, lo que ha demostrado es que es tan humano como el resto de nosotros: lleno de miedo, aspiraciones tontas que ensucian las vidas de los demás y condenado, al menos de alguna manera, a pasar una vida mirando hacia atrás.

Sigue a Ryan en Twitter.