Quantcast
Foto por Rozette Rago.

El regreso a Monterrey de Neon Indian

Algodón Egipcio

Alan Palomo nació en Monterrey y pasó su niñez ahí, pero a los 5 años su familia se mudó a Estados Unidos. Después de haberse presentado en 2010, ahora regresa por fin a su tierra natal para presentarse ante sus paisanos.

Foto por Rozette Rago.

Si nuestros cálculos son correctos, Alan Palomo no ha vuelto a dar un concierto en su natal Monterrey como Neon Indian desde que llenó de sonidos sintéticos el antiguo Autocinema Las Torres en el 2010, en el recordado e irrepetible hermoso desastre llamado MtyMx. Desde entonces, a Palomo le ha ido excepcionalmente, lanzando su tercer disco VEGA INTL. Night School (Arts & Crafts México) en el 2015, el cual estrenó por todo lo alto en un concierto gratuito masivo en el Zócalo de la Ciudad de México hace dos años, como parte de la Semana de las Juventudes.

VEGA INTL. Night School resultó ser el trabajo mejor logrado de Neon Indian hasta la fecha. Un collage de excesos y sonidos expansivos, guiños retrofuturistas y mucha psicodelia, el disco es un barrido de géneros bailables a través de las últimas décadas: del funk, al disco, al techno, e incluso con referencias inesperadas a la cumbia. Sus sencillos están ahora casados con videos musicales de los que no se pueden separar, resaltando los de "Slumlord" y "Annie", dirigidos por el mismo Palomo, los cuales ruedan como si fueran cortos audiovisuales y rebosan de un sentido del humor muy particular.

Para hacerle justicia al álbum en formato en vivo, Palomo armó un ensamble de músicos que incluye a su hermano Jorge Palomo, y los músicos Max Townsley, Jason Faries y Drew Erickson. Aquí, las canciones cobran vida, en un show enérgico y contundente que te invitan a bailar y no parar. Después de ese concierto en el Zócalo, no han parado de recorrer todos los rincones posibles del mundo, y continúan haciéndolo en una gira que los llevará el próximo 26 de agosto al Parque Fundidora en Monterrey, para la edición 2017 del Hellow Fest, además de un concierto el día siguiente en el C3 Stage de Guadalajara, y fechas en Sudamérica en noviembre, como parte de festivales como el Fauna Primavera en Santiago, el Personal Fest en Buenos Aires, y el Popload en São Paulo.
Un jueves en la tarde conversamos vía telefónica con Palomo, quien, cargando con una cruda de mitad de semana, nos comentó sobre la experiencia de girar con su último disco, sus recientes trabajos en cine, tocar junto a su hermano, y la expectativa de tocar cumbia próximamente frente al público regiomontano.

NOISEY: Han pasado más de dos años desde que arrancaste a girar con el nuevo disco, VEGA INTL. Night School , con un concierto impresionante en el Zócalo, y desde entonces has estado tocando en vivo prácticamente sin parar. ¿Cómo ha sido la experiencia hasta ahora?
Alan Palomo: Ha sido fantástica, de verdad. Es una rareza el poder tener esta encarnación de la banda en vivo en particular. Todos son súper expertos, y creo que hemos llegado a un punto en el que conocemos el material tan bien que podemos improvisar un poco más. Creo que ahora el set es mucho más fluido.

En vivo, Neon Indian nunca ha sonado mejor. ¿Crees que llegaste a la mejor alineación posible?
Oh, absolutamente. Obviamente, he planeado cada alineación de la banda en vivo para que fuera apropiada con cualquiera que fuera el disco que lo requería. Pero con este, [los miembros] comenzaron siendo parte de la grabación, y se siente como algo orgánico y más democrático.

Algo que resalta de tus conciertos es que tienes unos muy buenos pasos de baile. Te separas bastante de los instrumentos y te dedicas a cantar y bailar. ¿Siempre tuviste esos pasos dentro de ti? ¿O los puliste para los conciertos?
Creo que siempre los tuve dentro de mí, pero nunca había habido material que ameritara esos pasos de baile. Los tempos de los discos anteriores eran un poco muy lentos para que hubiera ese tipo de interpretación alrededor de ellos. Esta vez mi meta fue escribir música con el propósito de tocarla en vivo, algo que no necesariamente priorizaba en el pasado.

Foto por Rozette Rago.

Justamente has mencionado que concebiste VEGA INTL. Night School como si fuera un disco de Grandes Éxitos de una banda ficticia. Entonces, en el disco se puede escuchar su etapa techno, la funk, etc. ¿De dónde partió ese concepto?
Pienso en bandas que me encantan, como New Order o Yellow Magic Orchestra —si retrocedes y escuchas todos estos arcos distintos en sus carreras, son todos marcadamente diferentes. Y creo, en cierta medida, que fue solo una manera para justificar mi falta de continuidad. De muchas formas fue motivado por eso conceptualmente, pero también por el hecho de que estaba haciendo canciones muy diferentes unas de otras. Así que lo imaginé como una ventaja, y pensé, "Intentemos crear algo que potencialmente se pueda sentir como si fuera un disco de Grandes Éxitos". Habiendo dicho eso, dentro de esa falta de congruencia, quería que se sintiera como un collage.

"Potencialmente podría escribir un álbum entero de cumbia."

Hay canciones del último disco que tienen una influencia sutil de la cumbia, como "Annie" y "61 Cygni Ave". A las puertas de tu próxima presentación en Monterrey para el Hellow Festival, ¿te emociona tocar estos temas frente al público regiomontano?
Para mí, tocar en Monterrey siempre ha tenido un significado especial, porque sé que es el sitio donde mi papá se fogueó, por así decirlo, como músico en vivo, y creo que hay algo sagrado en eso. Y es apenas el comienzo. Creo que con VEGA INTL. hubo alusiones a la cumbia, pero quiero en realidad escribir que si un corrido o algo así. Tiene un motivo en su composición con el que me quiero involucrar. "61 Cygni" y "Annie" fueron para tantear el terreno un poco, pero potencialmente podría escribir un álbum entero de cumbia.

En esta gira has estado compartiendo muchísimo con tu hermano Jorge, quien es miembro de tu banda en vivo. Además de la conexión familiar, ¿has desarrollado un vínculo profesional y personal especial después de todas estas fechas juntos?
Claro. Cuando tocas con un miembro de tu familia es algo extraño. Ambos tenemos nuestros propios gustos musicales en particular, pero realmente desarrollamos una habilidad singular para juntarnos en conceptos musicales singulares. Es como un sueño hecho realidad. Habíamos querido trabajar juntos desde hace mucho tiempo, pero nunca habíamos dado con el proyecto indicado para hacerlo. Originalmente lo incluí para que tocara el bajo, pero luego me di cuenta de que se había vuelto experto en tantos instrumentos diferentes que [su participación] creció más.

Foto por Luke Lanter.

De pequeños, ¿tenían la fantasía de hacer música juntos y tocar en una banda?
Una vez en secundaria tuve un ensayo con un proyecto fallido llamado The Bit Rate, y él reemplazó al bajista esa vez. Ese fue literalmente el alcance de nuestra colaboración musical hasta casi 10 años después. Fue muy inesperado cuando comenzamos a trabajar juntos, pero mientras ocurría, pensé, "¿Por qué no estuvo involucrado desde el primer disco?". Definitivamente se ha convertido en una ventaja para el proyecto.

Estudiaste cine en la universidad, y has explorado ese lado dentro de tu propio proyecto musical, haciendo los videos de "Slumlord" y "Annie", por ejemplo. ¿Se alimentan entre sí de alguna manera tus facetas como músico y como realizador?
La música es algo que puedes hacer por tu cuenta. Es inmediata; tiene un retorno rápido de tu inversión de tiempo, en cuanto a cuándo puedes ver el resultado o la respuesta o retroalimentación. Mientras que hacer cine toma mucho tiempo. Puedes hacer un corto o una película, y podrían pasar años antes de poder verlo ante una audiencia. Sí se informan entre sí; siempre estoy trabajando en música, pero cuando necesito una pausa, definitivamente recurro al cine, y viceversa.

¿Estás trabajando en algún proyecto de cine actualmente?
Sí, estoy haciendo la banda sonora de otra película; no puedo revelar mucho todavía. Y estoy trabajando en un par de proyectos por mi cuenta. Este año ha sido de trabajar en secreto. Filmé un corto a finales del año pasado, y pasé la mayor parte de la primera mitad de este año editándolo y armándolo, y ya parece estarse materializando un poco más.

Foto por Rozette Rago.

Hablando de bandas sonoras, recientemente hiciste el soundtrack de la película Everything Beautiful is Far Away, de Pete Ohs y Andrea Sisson. ¿Hay algún aspecto de hacer música para películas que desbloquee ideas en tu cabeza de forma distinta a cuando haces canciones para Neon Indian?
Sí, definitivamente. Creo que eso es muy cierto. No siempre se da la oportunidad de servir a un proyecto y descifrar lo que es mejor para él. Siempre es un problema tener una narrativa en Neon Indian y entender qué es y no es apropiado para ella, pero cuando estás trabajando en música para una película, tienes que dejar de lado mucho ego; estás allí para servir al proyecto, para hacer lo que el director quiere. Con Everything Beautiful is Far Away, pude trabajar con composiciones bastante inusuales que normalmente no ocurrirían en Neon Indian. Mucho de ello fue como música clásica.

También apareces en el elenco de Song to Song , de Terrence Malick. Pero no me queda claro: ¿Tienes algún papel en específico, o sales tocando en vivo con la banda?
Es más como un cameo. Es difícil decir si hay algún protagonista central en esa película, en general [ríe]. Es bastante libre, tal vez más libre que muchas de las cosas que me gusta. Pero sí, solo estoy ahí dándole papas a la francesa a Rooney Mara; no es un papel significativo.

Algodón Egipcio está en Twitter.

Neon Indian se estará presentando en Monterrey el sábado 26 de agosto a las 3:30 PM en el escenario Bud Light del Hellow Fest. Conoce más detalles del Hellow Fest aquí.