Imagen: Camilo Castro

La tarima ‘Girl Power’ y la participación de mujeres en Rock Al Parque son cosas diferentes

La medida tomada ya lleva dos años en marcha, pero no ha tenido un buen balance en el tiempo que se ha mantenido y no lo decimos nosotros, sino las cifras.

|
ago. 17 2018, 11:51pm

Imagen: Camilo Castro

Desde el 2016 IDARTES, la entidad distrital gestora de las prácticas artísticas, deportivas y culturales en Bogotá, creó en Rock Al Parque la tarima Girl Power para proyectos liderados por mujeres. Basta con mirar atrás, quizás unos 5 años, para darse cuenta que desde el 2013 la cantidad de chicas ha venido cayendo solo con la excepción del 2017, cuando participacion 32.

Antes que nada, vale la pena decir que para nadie es un secreto el machismo imperante en la industria musical. Por ejemplo, el análisis del año pasado de The Guardian encontró que de 370 shows realizados en octubre en Londres, 82 eran proyectos de géneros mixtos (el 80% de esos con solo una mujer en el line-up) y solo 33 eran enteramente femeninos (de los cuales poco más de la mitad eran proyectos solistas).

Ahora, el machismo en la industria no solo se ve en las cifras de participación, sino en otro tipo de prácticas. En octubre de 2016, un artículo de nuestros hermanos de Vice en España encontró que en ese país había menosprecio a las mujeres en la industria a través de la “secretarización del trabajo femenino”, según Carmen Zapatala, directora artística del ciclo Curtcircuit. Además dieron a conocer que “hay sectores donde se exige presencia femenina en un escenario pero sin importar la calidad de su música”, según la rapera Reddie, haciendo un guiño a que hay una cultura de inclusión que no las toma en cuenta sino por un acto de cultura políticamente correcta ineficiente.

Para no ir muy lejos, en Latinoamérica, puntualmente en Chile está Ruidosa, el festival de empoderamiento femenino que inició como respuesta a la poca representación (25,1% nada más) de chicas en los festivales latinoamericanos y que en tres versiones no solo les ha dado espacio a los proyectos musicales femeninos, sino que ha creado foros para debatir las problemáticas de género y un hippie market con editoriales, ilustradores, fundaciones y organizaciones relacionadas con el tema.

Ahora, Rock Al Parque no se aleja del problema de la baja participación femenina en el festival. En 2016, justo el año en el que se inauguró este espacio bautizado Girl Power, Cynthia Montaño decía en una entrevista que “es importante que tanto mujeres y hombres compartamos un mismo gran escenario”, quizás haciendo referencia a que así como pasó con los vagones de transmilenio la medida de crear un espacio de visibilización a proyectos liderados por mujeres, por inclusiva que parezca, en su trasfondo podría separar más de lo que junta. En momentos en los que la industria musical está abriendo la conversación, siendo cada vez más consciente de las igualdades de género y con un acto feminista y político como Pussy Riot en el cartel, quisimos mirar justamente la participación femenina en las ediciones más recientes de uno de los festivales referentes de la región: Rock Al Parque.

Empecemos. En el 2013 Rock Al Parque tuvo 65 bandas, pero solo 17 bandas con chicas y 24 mujeres en las tarimas durante los tres días. El domingo tuvo la mayor participación femenina con 14 bandas con chicas en el line-up, mientras que el sábado -el día popularmente conocido como metalero- tuvo la menor presencia: 2 nada más. Si lo miramos por géneros el rock tuvo la mayor cantidad de artistas mujeres y el punk junto al hip-hop la menor. En esta edición las chicas hacían presencia como voz líder con bandas como Sacred Goat o proyectos como Lianna, pero también en guitarras, bajos, teclados y coros aunque en menor medida.

Inforgrafía: Camilo Castro

Pasemos la página y miremos el Rock Al Parque del 2014 que contó con 84 bandas. 17 tenían mujeres en su line-up y 20 eran las chicas en tarima: 6 cantantes, 4 percusionistas, 6 en bajos y bandas, 2 coristas, 1 en secuencias y 1 en vientos. El domingo volvió a ser el día que contó con más participación femenina con 12 bandas con mujeres en su line-up y el lunes apareció como el que tuvo menor frecuencia con 3 nada más. Esta vez el metal tuvo más actos con participación femenina, por encima del rock.

Infografía: Camilo Castro

Sigamos con la lista y echémosle ojo a las 74 bandas que hicieron parte del cartel del 2015. Para esta ocasión 12 bandas tenían participación femenina y, casi como si fuera una chica por banda, 13 fueron las que pasaron por la tarima. El domingo siguió siendo el día con más bandas con mujeres en el line-up contando 9, pero este año lunes y sábado empataron a 2. Schutmaat Trio y Rynno mostraron como el rock llevaba más mujeres y Sacred Goat y Atari Teenage Riot mostraron la presencia de las chicas en la voz líder.

Infografía: Camilo Castro

En 2016 se anunció que la tarima Bio para el día domingo sería un espacio enfocado a proyectos liderados por mujeres. Paradójicamente no hubo un aumento considerable (ni se equipara al 2013), ya que como en el 2015, fueron 12 bandas que tuvieron participación femenina, de las cuales 5 fueron ese ‘girl power’ dejando una cifra de 15 chicas que tocaron en el festival. El rock siguió ganando como género con más chicas con bandas como Bambarabanda, Leiden y Payambó y la voz líder que se vió en bandas como Mr. Bleat y Pedrina y Rio no la desbanca ningún otro rol.

Infografía: Camilo Castro

Para el 2017, un año después del primer festival con tarima femenina, algo o alguien hizo que la participación de chicas se disparara en más del 200%. Aunque fueron 20 las bandas con chicas en su line-up como Nervosa y La Vodkanera, contando una por una fueron 32 las que pisaron las tarimas. Indiscutiblemente el rock siguió trayendo más mujeres con 13 bandas de este género y así mismo la voz continuó siendo el principal rol de las mujeres en las bandas con 10 vocalistas.

Infografía: Camilo Castro

Bueno, bueno, llegamos al 2018 y qué pasa. De las 55 bandas que harán parte del cartel, 11 tienen participación femenina y 14 chicas son las que pisarán las tarimas. Hay algo que resaltar en este cartel y es la participación de Liniker e os Caramelos como primera banda trans. La voz principal y el rock siguen dominando como rol y género en el cual las mujeres se desempeñan. Pero… es el año con la menor cantidad de bandas con participación femenina desde el 2013.

Infografía: Camilo Castro

***

Sigue a Noisey en Instagram.