Boogát y Niña Dioz te cuentan qué onda con sus tattoos en su colabo

Mira el video de "Tanto tattoo", el track que hicieron juntos y lee la charla que tuvimos con el MC mexicano-canadiense.

|
nov. 21 2017, 10:27pm

Foto: Carlos Guerra

Boogát es un MC mexicano-canadiense que tiene hartas ganas de destacar a ambos lados de la frontera y tiene un arsenal de carisma, rimas universales y ritmos de fusión para lograrlo. Su oferta musical reboza identidad mexa y latina y no se monta en tendencias de moda sólo porque tiene que hacerlo, sino se da la oportunidad de explorar temas cotidianos a través de canciones inteligentes, con coros pegajosos y mucha buena vibra. Su estilo es directo, pero no es rudo, sabe ser honesto y mantenerlo real, sin necesidad de caer en pretensiones ni ser fácil.

Tenemos el placer de estrenar a continuación el video de su colaboración con Niña Dioz, "Tanto tattoo", que corresponde al noveno tema de su placa 2017, San Cristobal Baile Inn, disco que hizo viviendo una larga temporada en CDMX y cuyo fin es reencontrarse con sus raíces. Mira el genial video a continuación y checa la charla que tuvimos con él.

Noisey: Estás en tantos lados que nunca sabemos con precisión dónde o en qué estas. Acabas de lanzar San Cristobal Baile Inn hace unas semanas, ¿en qué andas ahora, justo después del lanzamiento?
Boogát: Ahorita ando haciendo muchos shows, ando muy divertido. Fuimos a Texas, fuimos a Luisiana, ahorita acá a México. Tenemos más fechas en Ontario y en Quebec, y luego vamos a calmarnos un poco porque no paré desde principio del año. Estuvimos de gira, de gira, de gira, todo el tiempo, terminando el disco y sacándolo. Y ya, ya podré relajarme como un mes. Luego otra vez a seguirle.

¿A qué se siente San Cristobal Baile Inn?
Se siente como un disco de alegría. Mucha alegría. Es un poco como toda la música con la que yo crecí. Un poco como agarrar todos los estilos de música latinoamericana que nos gustan, moderna, digamos, y tradicional también. De agarrarlos y revisitarlos, hacer como unas rolas más modernas pero que se refieran a todos esos estilos. Hicimos una texana, hicimos unos reggaetones, hicimos unos dancehall, hicimos un rap medio Cypress Hill. Nos divertimos mucho haciéndolo.

¿Qué cambió con Boogat a partir de Neo-Reconquista?
Pues lo que fue muy loco es que cuando salió Neo-Reconquista como dos semanas antes de que saliera, yo sabía que me iba a venir acá a vivir. No sé porqué mis discos toma mucho tiempo para que pase algo con ellos, y lo que cambió es que cuando llegué acá por alguna razón obscura que aún no entiendo, empecé a tocar mucho en Estados Unidos. No sé si fue el trabajo que hice antes o el hecho de que ya estaba en México, pero empecé a tocar mucho allá y se abrió también con la reconquista de la Canadá en inglés. Y bueno, cuando estuve acá hicimos este disco y como siempre me sentí latino, siempre me sentí mexicano, pero nunca había estado acá completamente en inmersión digamos, y también eso de hacer música latina fuera de América Latina es muy raro. Por eso estar acá y poder hacerlo, permitió que pasaran otras cosas.

Te llegó la inspiración.
Sí, totalmente, me llegó la inspiración. Si estás en el D.F. y no estás inspirado estás un poco mal [risas], porque todo acá es súper inspirador: la comida, el cine, el teatro, la gente, las fiestas, los lugares, todo.

Ya habías estado acá pero no viviendo full-time hasta el proceso de este disco.
Sí, casi cada año venía, lo que más que me quedé fue casi un mes. Pero turismo y vivir son dos cosas distintas. Las mecánicas son muy diferentes y las experiencias también.

Volviendo al proceso de crear el disco y divertirte mucho haciéndolo, ¿Te clavas mucho en una cuestión de cumplir ciertos lineamientos del rap o realmente te enfocas sólo en disfrutar y que disfruten tu música?
En algún punto me di cuenta de que si haces música, o bueno, no solo música sino cualquier forma de arte y no te diviertes en el proceso, nadie se va a divertir. En primera, y en segunda, yo me metí en el hip hop cuando tenía 15 años, por ahí del 95 o 96, y lo que estaba cabrón de esa época es que por ejemplo, Dr. Dre sacó The Chronic con un sonido completamente nuevo, luego Wu-Tang con otro sonido, Das EFX... todo el mundo. Era constantemente rechazar el límite de lo que se podía hacer al nivel del sonido e intentar cosas nuevas. Y no sé porqué pero el hip hop en todos los países, aunque no conozco mucho el mexicano, pero al final del día todas las escenas como que agarraron una época y dijeron "esto es el hip hop". Y siendo gente que viene de una tradición de romper los límites y de ir más allá, se volvió en mi mente uno de los lugares más tradicionalistas que existen. Y me gusta ver nuevas bandas, cosas muy locas que están saliendo, porque mucho tiempo estaba muy conservador todo, y como 10-15 años fue así muy conservador el hip hop. Ahorita ya está llegando a otro lugar.

Ya no te sientes tan encasillado… Digamos que no te gusta que te enmarquen dentro de un único género.
Realmente no me importa cómo me clasifique la gente. Yo hago lo que hago. Pero a mi manera de verlo es que yo hago música, y sí, la forma en que hago mis textos se llama rap, sí. Pero fuera de eso no es un disco de rap tampoco. No está en esa dirección, es un disco de música…

El rap es la técnica.
Ajá, lo veo más como la técnica que como el estilo.

Platícanos de "Tanto Tattoo" ¿Cómo surgió? ¿Cómo fue el proceso de hacerla?
Un amigo mío de Montreal que es mitad dominicano y mitad haitiano tiene una frase que dice "¿Por qué tanto tattoo negro a dónde vas tú?" [risas]. Y es una frase muy buena, es como un cliché y resume mucho la idea del tatuaje que es que a toda la gente le gustan los tatuajes, pero al mismo tiempo tiene muchos prejuicios hacia la gente que está tatuada. Un día estábamos jugando con "tanto tattoo, tanto tattoo, tanto tattoo negro a dónde vas tú" que está tan marcado rítmicamente, y ahí entramos en eso. Estaba con el Borchi de gira y salió el coro. Había algo ahí, después de que era una broma en la gira y de decir pendejadas, dije "wow, ahí hay una canción". En eso hice un beat, escribí mis dos textos y se la pasé al Andrés (Oddone). Lo raro de esto es que los dos coros tienen los tiempos divididos en 3, el resto de la canción en 4. Y en el 3, hay un momento en el pre-reggaetón, que mezcló al reggaetón con el bhangra, no hay muchas rolas de eso, pero fue un verano o un año que se hizo mucha música así en Panamá y en Puerto Rico. Cuando se la presenté a Andrés que produjo el tema, me dijo "está muy bueno, vamos a irnos hacia el bhangra y esa lógica del reggaetón de esos años". Es muy nerd eso. El resto del texto el beat es como muy EPMD pero moderno, muy simple, con teclados con texturas como medio trap pero en un contexto boom bap muy raro. Ese fue nuestro trip componiendo todo el disco. Agarrar elementos modernos y ponerlos en contextos ajenos.

Luego cuando terminamos la rola y faltaba un verso dijimos ‘¿A quién podemos tener?’, y Niña Dioz fue como muy natural. Está retatuada, rapea súper bien, y siempre me gustó lo que hace. Y no nos conocíamos, tenía como un año que estábamos saliendo en los mismos discos los dos con un featuring y con mucha gente conocida en común, y le escribí y me dijo ‘sí, lo hacemos’. Un día cuando andaba de gira en Los Ángeles pasé a su casa y la grabé ahí. Fue una conexión muy chida. Hicimos el tema y nos gustó a los dos. Aunque luego eso puede significar nada ¿sabes? Y ya, luego hicimos el video, la hicimos volar hasta Montreal, grabamos y nada, está bueno el tema, estamos felices.

¿Qué le aporta Niña Dioz al sonido de Boogat?
Creo que es lindo tener un cuate que hace un disco de doce canciones y tener mucha testosterona ahí, pero en algún punto necesitas un elemento femenino y ella es un elemento femenino muy chido porque es refemenina y al mismo tiempo tiene algo duro, rudo. Es un equilibrio muy especial porque es sexy, es suave, pero pega igual. Yo más que nada me gusta cuando las cosas se hacen naturales y la gente lo hace con ganas, y con ella fue así, súper fácil. Hasta los dos primeros versos la rola está buena, y luego tienes ese verso y es un versazo el que se echó. La manera como fluye es muy buena. Y no es de esa gente que tienes que grabar veinte veces el verso, le tomó 5 minutos y ya, ya está. Aporta un lado muy femenino, y también aunque siempre es divertido hacer canciones en pinponeo por internet, ella por ejemplo no había escuchado mi verso, no sabía qué era, y complementa perfecto mi verso en que yo le doy como mucho un aire de broma, y ella viene a darle a la primera persona y no a manera de broma, sino seria. Es interesante esa dualidad.

¿Bajo qué concepto se creó el video? ¿Qué quisiste hacer con él?
Yo hice muchos videos en el pasado con historias, cosas complejas, y es súper aburrido hacer videos así porque hay muchos elementos que no controlas, y que después en el montaje puede salir y a veces no. Con los últimos videos sólo me metí con gente que me gustaba mucho cómo filman y la imagen que tienen, y luego de empezar con un concepto fuerte, una idea simple, desarrollarla a nivel visual sin que necesariamente haya una historia. Y así fue el video de "Tanto Tattoo", tatuajes y ya [risas]. En Montreal hay muy buen tattoo, toda la gente a la que invitamos se rifó, y nos divertimos mucho grabando el video todo el día. Fue a un día, fue muy divertido. Fue enfocarse más en la estilística que en la historia, buscamos un poco los videos de los 90 de Nueva York, en blanco y negro. También por ejemplo en cuanto al tatuaje a muchos les gusta el color pero a mí siempre me ha gustado más el blanco y negro. Nos fuimos sobre esa idea y se armó facilísimo.

Dice Niña Dioz que las chicas más guapas están tatuadas, ¿qué opinas?
Puede que haya chicas muy guapas que no estén tatuadas, pero las chicas tatuadas si son guapas, le dan un toque muy chingón a todo. Es como información que no puedes calcular sin saber qué es. Es misterioso, llamativo, y da otra dimensión al cuerpo. Y pues sí, las chicas más guapas están tatuadas.

Sigue a Noisey en Facebook.