Ídolos que venden y se venden

De David Bowie a Madness, pasando por Lou Reed y Daft Punk: todos los malditos vendidos de la música contemporánea.

|
15 noviembre 2013, 6:48pm

Ante el reciente resurgimiento de David Bowie, seguramente habrá más de uno interesado en tener su cara patrocinando la marca que sea. ¿Para qué? Quién sabe pero es Bowie y… bueno, ya $abemos lo que implica.

Lo han buscado para giras, sesiones, conciertos, etc. Lo bueno es que Bowie no accedió a nada, más que a una modesta campaña para Louis Vuitton (porque seguramente era de las pocas compañías que podían llegarle al precio y no quedarse en bancarrota en el intento), que se estrenó hace poco. Además, no creo que a su esposa Iman le venga mal un descuentito permanente de la marca.

El video no deja de ser un comercial y tener alma de tal; aun así, se agradece que el despilfarre mínimo haya dado como producto algo bien hecho.

Acá está el anuncio. Después de verlo pónganse a pensar todo lo que hubieran podido solucionar con ese varo y qué harían con lo que les sobraría.

Aunque no es la primera vez que Bowie acepta hacer publicidad. Acá dos ejemplos más:

Y tampoco es la primera vez que sus ídolos de la música se involucran en anuncios para la televisión. Aunque sean millonarios a absolutamente nadie le cae mal un milloncito –o dos- de más. Ya saben, un colchoncito en caso de que su carrera se vaya al carajo, o que sus hijos necesiten otro coche o que se metan en pedos por estar drogados y sentir que están llevando el legado rockero de sus papás a una nueva generación… o algo así.

Devo, en su usual sentido del humor, grabó un comercial para las motonetas de Honda en el ’83:

Lou Reed, sí Lou Reed –el que vestía y calzaba-, también apareció en la misma campaña:

¿Más? A John Lydon –Johnny Rotten para sus fans- le pagaron 8 millones de dólares (o 5 millones de libras) para que se olvidara de su ira y mala actitud por un día, y que anunciara mantequilla como terapia ocupacional.

En los 80 Honda no namás se puso las pilas con Devo y Lou Reed; también contactaron a Madness, para el modelo ‘City’. Aquí Madness en todo su esplendor y clásica pose.

Después en el 2009, revivieron las glorias de la televisión, haciendo su propia parodia para anunciar su disco The Liberty of Norton Folgate.

Los que no son nada extraños al espacio publicitario en la tele son Daft Punk. Pero probablemente en ninguno de sus comerciales habían salido tan… casuales como en este. Claramente nuestra generación no era la única confundida con el cambio de siglo, la crisis del Y2K también le llegó a este par que, no solo traen puestos jeans aguados, dejaron que Juliette Lewis “bailara” en una boina y con unos pantalones de mezclilla igual de horrorosos.

Pero si quieren ver más de Daft Punk y sus comerciales para la tele, acá una buena lista: http://noisey.vice.com/blog/a-history-of-daft-punk-appearing-in-commercials-for-things-1 En el 2003, Justin Timberlake fue quien cantó “I’m Lovin’ It” para McDonald’s en televisión internacional. En el contrato estaba estipulado que JT –para sus verdaderas fans- saldría en algunos spots televisivos. Y aunque sí lo hace por un microsegundo, su voz está en todo el anuncio. Después dijo que se había arrepentido de haber hecho ese deal pero… seguro se talló sus culpas con unos cuantos billetes.

Hermanos darks, ¿qué piensan de este anuncio con Peter Murphy para los casettes Maxell?

Y por último, antes de que Will.i.am se convirtiera en el productor de pop-EDM más culero del planeta, se le contrató para protagonizar un anuncio de Pepsi a lado de Dylan… Bob Dylan. El anuncio corre con “Forever Young” de Bob Dylan para después ser intervenida por un rap mientras se intercalan imágenes del pasado y el presente. Si bueno, ya saben, Pepsi y su equipo innovador en publicidad.

Ante estos acercamientos multimillonarios, nuestros ídolos han reaccionado de forma diferente: unos se agarran los huevos y protagonizan todo el comercial, otros nada piden que salir microsegundos en el corte final y otros usan grabaciones. Cosa que al final nos demuestra que en realidad todos sí tienen un precio, y ese no es el pedo. El problema es cuando quieren que su participación sea mínima, joder, si ya les van a pagar millones en la moneda que ellos especifican mínimo que hagan un esfuerzo por grabar un día entero. Eviten que al resto de la población mundial se nos haga un hoyo la panza de pensar que por hacerlos trabajar un par de horas (o minutos) pueden ganar lo que cualquiera de nosotros soñaría con ganar en 5 años… o algo así.