Editoriales

CINTAS: Una empresa dedicada a los Cassettes, desde Monterrey, Nuevo Léon

Una historia chingona sobre cómo un grupo de amigos comenzaron a editar música en cassettes. (Y un recorrido puntual por el panorama de la música independiente en Monterrey).

Javier Ibarra


todas las fotos cortesía de CINTAS

Hace tiempo vimos al vinilo resurgir de las cenizas. Distintos grupos —sin importar qué música toquen han comenzado a sacar sus producciones en este formato, ya sea en 7’’ o LP. En mi experiencia y dentro de mi círculo de amigos con bandas, desde hace dos o tres años tampoco fueron los primeros en hacerlo—, comenzaron a grabar sus demos en los estéreos de sus casas, con cassettes de noventa minutos, los cuales conseguían en algún lugar de la colonia Peralvillo de la CDMX o en la tienda El César de la Electrónica, ubicada en República del Salvador en el centro histórico de la ciudad. Con esas grabaciones se iban de gira por algunas partes del país o incluso a Estados Unidos, donde la autoedición en tapes ya era normal y sus ventas hacían que pensaran en llevar más para la próxima gira.

En Monterrey, Nuevo León, en noviembre de 2014 nació CINTAS: sello independiente que edita cassettes de garage, punk rock, new wave, folk, shoegaze y experimental, con tirajes que van de veinte a cien ejemplares. Este proyecto lo integran Rigel (maestro universitario y estudiante en una maestría de proyectos sociales), Powers (batería de Pura Crema y dentista), Óscar (bajista de Pura Crema e ingeniero de audio) y Neto (fundador de CINTAS y quien estudió comercio internacional). Hasta la fecha han hecho dieciséis lanzamientos –ya planean los próximos tres– con grupos y solistas de Monterrey como Pura Crema, Progress Is Easy, Seltzer o Los Brujos; además de Paracaidistas de Santiago, Chile, quienes evocan al sonido de algunas canciones de Los Fresones Rebeldes, míticos barceloneses del indie pop. El cassette de CINTAS más vendido es Temporada EP de Dromedarios Mágicos, que con su folk chihuahuense, vendió todas las copias en sólo dos semanas, obligando a CINTAS a hacer un segundo tiraje de otras cincuenta.

CINTAS surgió del ocio –como sucede con los mejores planes–, mientras pisteaban en casa de uno de sus amigos. Pensaron qué pasaría si fuera posible sacar en un formato distinto los proyectos musicales de sus amigos y otras bandas que les gustaban.

“En su momento lo platicábamos como algo bien guajiro, pero aun así llegué a mi casa por la madrugada y me quedé leyendo sobre el mundo de los cassettes. Me dieron como las seis de la mañana y ya había comprado por Internet una duplicadora Sony ochentera en mono. Pasó un mes, me empecé a armar de más cosas, como un tape deck Sony del noventa que le compré a Fer de Tape Revival (tienda/taller), y estuve haciendo pruebas como hasta abril de 2015 que hicimos el master de Pura Crema”, recuerda Neto.

Fer, de alguna manera externa, pero con una buena amistad hacia Neto, Powers, Rigel y Óscar, le da mantenimiento al equipo de CINTAS y se volvió alguien importante para que ellos crecieran. Comenta Neto que como especie de agradecimiento le hicieron un mini documental que está en su Facebook.

“Lo chingón de Fer es que sabe mucho sobre el tema y revisó bien exhaustivo la primera tape deck. Luego compré dos duplicadoras descompuestas y logró hacer con ellas un Frankenstein. Nos duró poquito el gusto, aguantó como un mes y tronó. Tuvimos que comprar una más en stereo y es la que usamos a la fecha”.


Powers, Neto, Rigel y Óscar

Lo que busca hacer CINTAS es ayudar a las bandas a que saquen su material en físico, ya que es algo que se perdido en la era digital que vivimos. Ellos mismos maquilan en el cuarto de Neto. Los cassettes los compran fuera del país. Las impresiones y el proceso de serigrafía la realizan en casa de Rigel, donde tienen un espacio. Y en cuanto a los costos, dice Neto que es algo equilibrado: básicamente depende de la práctica, dedicación y por supuesto hacerlo con pasión.

Sus cassettes rondan los 70 pesos, a los cuales hace no mucho tiempo —antes costaban 50 pesos tuvieron que ajustar sus precios debido al incremento del dólar, para de alguna manera darle ese valor al arte de algún librito, stickers, etcétera.

Este trabajo en equipo vino a refrescar la escena independiente de rock en Monterrey, sin caer en el estereotipo de algún género, ideología o cualquier cosa que muchas de las veces crea un conflicto sin razón.

"Hubo un rato donde no parecían suceder muchas cosas en cuestión de música, tocadas y grupos. Me gusta pensar que estamos contribuyendo en alguna escala para que esto crezca y se mantenga. En la actualidad hay muchos colectivos independientes; como por ejemplo Grabaciones Puro Pedo (también editan cassettes) que son de Santa Catarina, Nuevo León y ya llevan bastante tiempo. Igual que distinta gente que organiza o hace cosas diferentes como Aaarrggghhh Booking, que en meses pasados se encargaron de traer a El Muertho de Tijuana, Sheer Mag u Ötzi, ambas de Estados Unidos”, dice Neto en relación a los años pasados en Monterrey, de los cuales lo único que se sabía y de lo único de lo que se hablaba, era de la situación de crímenes del narcotráfico en la que se estaba viniendo abajo el Estado, donde las cuotas a los bares se volvieron algo común, la vida nocturna se hizo imposible y los pocos conciertos hazlo tú mismo parecían ser una marcha fúnebre: vacíos y sin diversión.

Quienes conforman CINTAS son músicos que tocan desde hace mucho tiempo. A Powers y Óscar los conozco desde hace más de diez años, cuando cursábamos la preparatoria; ambos tocaban en casas o pequeños bares con sus bandas del pasado de punk rock, emo y post hardcore como Punto y Coma, Alicia Enfrenta Mañana, Lenfant Plus Solitare o Anderson. Hoy en día forman parte de Pura Crema tocando la batería y bajo junto a Alejandro, que se encarga de la guitarra y las vocales para darle ese toque garage a una banda del Poniente de Monterrey, como ellos lo afirman. Neto tocaba en Súper 8, activos de 1999 a 2005, y que formaron parte de esa oleada de punk melódico y emo noventero junto a bandas como División Minúscula, Abanico, Kluster, Isotopos, Contrakaos, Sisterna, Tyler, Holiday y más. Y, Rigel, ahora mismo está intentando armar algo después de la separación de su banda instrumental, Port Dú.


Pura Crema tocando en uno de sus shows realizados en Nodriza

Neto que por el momento no toca en ninguna banda, está totalmente enfocado en CINTAS y en ver nuevos proyectos para lo que queda del año—, afirma que en cuanto a los cambios que se han dado últimamente en Monterrey, vinieron para bien en muchos aspectos.

“Si comparamos un show de hace más de diez años con uno de 2016, antes uno ‘llenísimo’ tenía como sesenta personas, cuando hoy en día es normal ir a Nodriza y estar en shows de ciento cincuenta, doscientas personas para ver bandas locales, de otros Estados o internacionales. Si alguien me hubiera dicho que en años pasados esto pasaría, no lo hubiera creído nunca”.

En Monterrey finalmente vuelven a pasar cosas, podría decirse que desde el inesperado cierre de Garage —alguna vez ubicado en la calle Diego de Montemayor #739 del Barrio Antiguo, donde en una tocada entre semana se metieron a robar aparentemente narcos y sus dueños Ricardo y Leila se mudaron a la Ciudad de México. Hoy en día organizar eventos, armar bandas y asistir a conciertos es más fácil porque existen espacios como el bar-galería 7 Culturas; Gargantúa, que ha perdurado por más de quince años; Cueva de Osos, donde se realizan shows y es el hogar de Pepe Materia, ex baterista de una de las bandas más representativas de hardcore punk de Monterrey: Anticuados; Petiti Suiz Atelier, taller de Noemí Santos, en el que diseña y vende su ropa para chicas; Aparato, un espacio extremadamente grande donde se puede realizar desde una pequeña charla hasta una fiesta masiva; o el mismo Nodriza que vino a sustituir a Garage, levantando su mano y atrayendo poco a poco a quienes consideraban que el rock estaba muerto. También hay que mencionar que este sitio cuenta con su propio estudio de grabación. Estos lugares dan espacio a realización de shows, ferias de arte, presentaciones culturales, etc. Sin embargo, y ya que es muy común que los shows de Monterrey sean patrocinados por alguna marca de cerveza, esto podría considerarse un buen gancho y que sea la verdadera razón de que los conciertos se llenen. Pero en un porcentaje mayor, la realidad es que el público de La Sultana del Norte despertó de ese pánico, comenzó a salir por las noches de sus casas, a dejar las divisiones y etiquetas y, por supuesto, a disfrutar otra vez de las nuevas propuestas dentro del ámbito independiente.

“El viernes hicimos un concierto con una banda local y cuatro nacionales, entraron como unas trecientas personas. Ninguna de estas bandas tiene un contrato con una gran disquera o videos en MTV. Para empezar ya hay más difusión, todos estamos conectados y recibiendo alertas en los celulares, cuando antes sólo usabas el teléfono para hacer llamadas o jugar a la viborita”, comenta Neto con cierto tono de gracia.

Young Tender, Sentidos Apuestos, Malos Modales, Los Retretes, Bailoterapia, Robanovias, Noventas son algunas bandas que están dando de qué hablar. Con el paso del tiempo ese estigma de que Monterrey es frío en cuanto al público y la recepción de agrupaciones con poco bagaje, ha desaparecido. CINTAS, con la edición de sus cassettes que van desde los ya mencionados Pura Crema, Futuros Cadáveres, Pure Morning, Piyama Party y hasta los viejos punk rockers de Bubble Gummers—, también han organizado conciertos, llevando bandas de distintas partes que, dentro de sus giras toman en cuenta a Monterrey, considerándola como una buena plaza gracias a que los más jóvenes ponen más atención a las nuevas propuestas, y las generaciones más longevas como Neto, Rigel, Powers y Óscar no se han quedado estancados, sino que decidieron seguir dentro de la música haciendo cosas diferentes.

“En general me da gusto saber que las bandas ya no le hacen el feo para venir a tocar aquí [a Monterrey], sino más bien están preguntando que cuándo armamos algo. Apenas la semana pasada vino Riel desde Argentina y se fueron muy contentos, dijeron que fue su show con mayor cantidad de espectadores".

El plan de CINTAS es seguir apoyando a las bandas locales y de fuera; realizar nuevos lanzamientos este año, para superar los veinte cassettes; expandir su distribución en distintas ciudades y países, así como también llevar a cabo los toquines de las chicas oriundas de Estados Unidos, Collen Green y Cassie Ramone –ex miembra de Vivian Girls y The Babies–, en octubre. Para verano planean un festival con un line up diverso de bandas nacionales y del extranjero, junto a un colectivo de nombre Emerxente, quienes también, de una forma independientemente, intentan levantar el ambiente musical en el Estado de Nuevo León.