El Raymondstock en cuatro actos (y unas Polaroids)

Una ópera y unas fotos instantáneas del festival más rarito del mundo.

|
06 octubre 2014, 9:17pm


AAAA

Primer acto: Grooms, una casa que solía ser escuela, todas las bandas que estaban haciendo algo emocionante en ese año y una gran idea.

Así sucedió la edición 2013 del Raymondstock. Los Grooms son amiguitos de A Place to Bury Strangers y son casi tan ruidosos como ellos, fueron el plato fuerte de la noche. El cartel estuvo formado por bandas que hicieron que la música independiente mexicana fuera emocionante durante el 2013, como No Somos Marineros, Apocalipsis, Nazareno el Violento y más. El cartel resultó en una gran curaduría hecha por Ramoncito (el responsable de este festival).


Alonso Mangosta de Baby Nelson & The Philistines

Segundo acto: Un año (y muchas marcas) después

La edición 2014, la segunda en su haber, mostró una faceta distinta del joven festival, ahora mucho más ambiciosa. Con gente nueva arriba del barco, el Raymondstock logró convencer a varias marcas de sumarse al proyecto y poder así hacerlo mucho más impactante y llegar a más gente. Esto ayudó también a tener un cartel mucho más internacional y ofrecer una experiencia de descubrimiento interesante.


Dani Shivers

Tercer acto: Los resultados

Sin duda, el Raymondstock dio un gran paso hacia adelante con su edición 2014. El cambio fue fuerte de un año a otro. De nacer en un garage lleno de caras conocidas y entusiastas del movimiento independiente en la primera edición, pasó a desarrollarse como un evento social (como la mayoría de los conciertos de esta ciudad) donde las bandas a veces pasan a un segundo término y lo único que importa es decir: “Yo también fui”. Quizá esto fue fomentado por su slogan medio incómodo, medio chistoso: “Un festival para chavos raros”.

Por otro lado, el cartel estuvo bastante bien; yo hubiera quitado a Playa Vaginitas, quienes parecían haber confundido su presentación con un ensayo público, pero fuera de eso, hubo para (casi) todos. ¿Lo que más me llamó la atención? The Presion, formado por integrantes de Los Blenders, O Tortuga y I Can Chase Dragons, que suenan muy diferente a lo que tocan con sus otras bandas. Avocados, música ambiental con guiños de shoegaze y glitch, ideal para pasar la tarde. Buried Under Stars, la escuela de Dinosaur Jr. en su máximo esplendor. Yo Maté a tu Perro, shoegaze sin pretensiones ni rarezas. Red Bro, representando a la escuela Finesse Records. Ar-P, el mindfuck del día. Bonsai Babies, el mejor one-man-band del día. Y Eva & John, garage desmadroso desde el Perú.

Los Baby Nelson & The Philistines encontraron la alineación que les permite explotar ese sonido visceral que los caracteriza, pero con presencia femenina en el escenario. Los Blenders volvieron a armar un slam de proporciones épicas. Lauro Robles bajo el nombre de DJ Hotmale (un alterego más de este productor) dio una gran demostración de su entendimiento de la pista de baile, mientras que Lorelle Meets the Obsolete demostró por qué se la viven de gira por todo el mundo, y por qué se han ganado estar en escenarios tan importantes como el Psych Fest en Austin. Son sin duda, una de las mejores bandas (y desgraciadamente, menos valoradas también) que tiene México actualmente.

¿Y Los Monjo? Una fiebre combinada con gripe me mandó al carajo después de estar todo el día en el Foro Indie Rocks y me fue físicamente imposible quedarme hasta que tocó el grupo punk tapatío.


DJ Hotmale

Cuarto acto: 2015

El próximo año será decisivo en la historia del joven festival. Ya demostraron que son capaces de hacer un evento interesante y con un cartel propositivo, por lo que el reto de hacer algo más grande y emocionante en 2015 es fuerte. Seguramente tendremos más sorpresas de Raymondstock. Una propuesta que empezó como una gran idea hecha con entusiasmo, y se convirtió en un proyecto prometedor y emocionante. Kudos.


Manuel de Eva y John

Lo malo: El sonido

El audio en el escenario “Coco”, donde tocaban todas las bandas ruidosas, fue un fiasco total. El gran porcentaje de ellas sufrió de niveles muy bajos de guitarras y monitores, y el comentario general era: “Se escuchó muy mal”. Esperemos que esto no se repita en la edición 2015.

Más Polaroids aquí abajo


Father Murphy


La más fan del Raymondstock


Lalo (Booking Raymondstock)


Ramoncito (Mente maestra del festival. El "Raymond" del Raymondstock)


Red Bro


Yo maté a tu perro