Foto cortesía de la banda.

Monte mantiene viva la psicodelia en el trópico

El trío costarricense publicó recientemente su cuarto EP, el cual demuestra que se encuentran en el mejor momento de su carrera, así que charlamos con ellos sobre su evolución, y nuevos proyectos como el sello Sonido Nuevo.

|
21 abril 2018, 9:50pm

Foto cortesía de la banda.

Una de nuestras bandas favoritas de Costa Rica es Monte, quienes llevan activos desde 2011, y que a pesar de sufrir varios cambios de alineación a lo largo de los años, e incluso la mudanza de uno de sus integrantes a Barcelona, no sólo han logrado sobrevivir sino que continúan en activo, publicando música constantemente –siendo su más reciente lanzamiento Hoy, todas las luces, EP que publicaron el último día de febrero de este año, y que muestra al trío quizá en su mejor momento como banda, con un sonido más psicodélico, pero a la vez más pulcro y conciso.

Previo a su presentación en el Festival Epicentro, en donde Adrián Poveda (voz y guitarra), Franco Valenciano (batería y voz) y Pablo Rojas Carballo (bajo y voz) estarán presentando por primera vez Hoy, todas las luces, platicamos con Adrián sobre este EP, así como el nuevo sello que crearon, cómo ha cambiado la banda a lo largo de todo este tiempo, y su bar favorito en San José.

NOISEY: ¿Cuál es la historia detrás de Hoy, todas las luces? ¿Tenían un concepto en mente al crearlo?
Adrián Poveda: Difícilmente hacemos cosas partiendo de un concepto, ni siquiera las canciones. Lo que nos sale más natural es hacer una especie de "flujo de conciencia", y luego con el tiempo ir entendiendo las ideas más concretamente. Creo que hay ciertas ideas abstractas que son casi imposibles de explicar o conceptualizar con pocas palabras y necesitan de ese proceso para tomar forma.

Igual es importante la gente que lo escuche tenga espacio para interpretar las cosas como quiera.

Platícame sobre el cambio de sonido, pues veo que este EP es mucho más psicodélico que Panta Rey (2016), y con una mejor calidad de producción que sus EPs anteriores. Y aunque El Otro Mundo(2015) también era psicodélico, era otro tipo de psicodelia, ¿no?
Pues sí, la diferencia viene de varios factores. Las canciones del Panta Rey son el último grupo de canciones que aún estaban compuestas para formato de dúo (Franco y yo). Pablo se incorporó como bajista y ayudó en la producción, pero no participó de lleno en todo el proceso.

Hoy, todas las luces, en cambio, es un producto de los tres, y el primer disco en lo que se podría considerar nuestra segunda etapa como banda.

Otra cosa es que cuando entramos a grabar Panta Rey no íbamos con ideas concretas en cuanto a producción, y nos tomó más tiempo y más experimentación llegar a lo que queríamos. A partir de eso hemos aprendido lo que vale un buen trabajo de pre-producción. Para el nuevo disco íbamos armados con maquetas, referencias, ensayos grabados, mucho mejor equipo y mejores ideas para aprovechar el tiempo de estudio.

El último factor que considero de peso es que lo grabamos en Conquista Records, junto a nuestro amigo Jorge Noguera, que de paso es nuestro sonidista en vivo desde hace años y es como un cuarto integrante. Él estuvo presente en todo el proceso y conocía las canciones y tiene una forma particular de trabajar que nos resultó muy natural. Él esta acostumbrado a producir cosas más pop, y creo que eso nos ha caído bien.

Leí también que con miras a este EP tomaron clases de canto, batería y otras cosas. ¿Podrías platicarme más sobre el por qué detrás de esta decisión, a pesar de que llevan tanto tiempo ya como banda?
Lo de las clases solo ha sido parte del proceso personal de cada uno. Franco siempre ha estado en clases y es un baterista muy avanzado, y siempre ha sido un buen ejemplo en ese sentido.

En cierto momento Pablo consiguió profesor de canto para su proyecto (Hijos), y me lo recomendó. En general creo que con los años hemos ido aprendiendo a respetar el oficio de músicos y estamos siempre intentando ver cómo podemos mejorar. Al final le estamos dedicando tantos años, sudor y tiempo a algo que no tiene sentido hacer las cosas a medias. Por respeto a nosotros mismos y el de la gente que nos escucha.

Foto cortesía de la banda.

¿Podrías contarme la historia detrás de cada una de las canciones de este EP, y platicarme qué tienen planeado para este fin de semana en Epicentro, festival en donde lo presentan?
Se me ocurren par de datos de cada canción:

"El ojo derecho": Esta letra es basada en una historia corta mía y en un sueño recurrente que tuve en una época de mi vida. Yo siempre la he asumido como una duda de si puedo o no tener una vida espiritual siendo ateo/agnóstico (y qué significa tener una vida espiritual).

"John Lennon": Es lo más cerca que he estado de referirme al concepto de “paz”, escondiéndome atrás de la figura de Lennon. También es sobre enfrentar los tiempos difíciles sin miedo, simplemente como otro de los momentos transitorios de la vida.

"Miles de bestias": Esta es sobre mi crecimiento individual, sobre llegar al punto en que puedo tener un hogar y una familia y apreciarlo como el milagro que es.

"Yuri entra al bardo": Cuando estuvimos de gira en España el único libro que teníamos para leer era el Libro Tibetano de los Muertos y la canción viene de ahí. La idea de un Yuri Gagarin que nunca volvió, que trascendió su cuerpo temporal. También de mi propio miedo a la muerte y de preguntarme si existe la forma de estar preparado para algo así.

"Tanger": Basado inicialmente en los libros de Paul Bowles, especialmente “The Sheltering Sky” y su colección de historias cortas “Their heads are green and their hands are blue”. Tanger es la capital de Marruecos, donde se desarrollan esos libros. Al mismo tiempo mis ideas acerca del fundamentalismo religioso y los mercaderes de fe que tan comunes son por aquí en Latinoamérica.

"Igual que hay escritores que sólo escriben historias cortas y no novelas, en los EPs hemos encontrado un formato conciso que permite transmitir un sentimiento o mensaje completamente formado. "

¿Por qué han escogido publicar únicamente EPs a lo largo de su carrera de siete años?Personalmente es mi formato favorito. Igual que hay escritores que sólo escriben historias cortas y no novelas, en los EPs hemos encontrado un formato conciso que permite transmitir un sentimiento o mensaje completamente formado.

Además desde el punto de vista de inversión de tiempo y dinero resulta más fácil estar sacando uno o dos EPs al año que esperando cinco años para terminar 12 canciones.
Para mí la idea de formato de larga duración estaba conectado a las posibilidades físicas de los vinilos o los CDs, y estamos en una época diferente donde los hábitos de escucha son diferentes.

¿Cómo consideras que ha cambiado la banda en todo este tiempo, tanto en su sonido como en su dinámica y en sus shows en directo? Del indie rock de Monte, su EP debut, a todos los cambios sonoros por los que ha pasado la banda, siempre manteniendo, sin embargo, una misma línea.
Yo en realidad siento que apenas estamos comenzando, cada vez entendiendo mejor cómo componer y como traducir ideas a interpretación y producción en estudio. El cambio es el mismo cambio que ha tenido cada uno como persona y seguimos cada vez produciendo más, ya sea por separado o como banda.

En ese sentido es normal que mantengamos la misma línea, pero también haya una diferencia clara. Para mí es como ver una fotografía de cuando tenía 15: soy la misma persona, pero en diferentes momentos.

¿Cómo manejan el hecho de que no todos vivan en el país? ¿Qué implicaciones tiene eso con la banda? ¿Es la banda sólo un proyecto como de hobby al que están comprometidos? ¿Qué tan difícil hace eso las cosas para presentarse en vivo y tener más planes y crecimiento?
Creo que hasta ahora no ha sido un inconveniente real, hemos sido siempre creyentes en adaptarnos a las cosas como vayan sucediendo y tratar de convertir esas situaciones en ventajas.

Por ejemplo, el tener pocas presentaciones al año nos ha ayudado a no saturar al mercado costarricense, que ya de por sí es pequeño. La gente que es cercana a nosotros y nos apoya llega a esos shows con más entusiasmo de lo normal porque no es algo que pasa todos los días. Y nosotros, al irnos asegurando un numero decente de asistencia sabemos que podemos invertir cada vez más plata y más recursos para dar un concierto con mejor calidad de la usual. Eso no lo podríamos hacer si tocáramos todos los fines de semana.

Esa misma plata con la que nos apoyan en esas presentaciones nos alcanza para seguir grabando cada vez bajo mejores condiciones, sacando uno o dos EPs al año y continuar el proceso. De hecho, justo en este momento tenemos prácticamente el 80% de un EP nuevo. Otra ventaja de que Franco esté en Europa es que indudablemente nos va a abrir la posibilidad de organizar más giras por allá.

Epicentro y Roberto Montero son también un buen ejemplo de que podemos tocar cuando queramos, siempre y cuando el promotor sea serio y esté a un nivel en que crea que valga la pena invertir en esos gastos extra.

Por ejemplo, si estuviéramos contemplando una gira en México, al final es lo mismo para Franco viajar desde aquí o desde Barcelona.

Platícame sobre su nuevo sello, Sonido Nuevo. ¿Cuál fue la idea detrás de crear un sello propio? ¿Cómo planean escoger los proyectos que publiquen?
Sale de la misma idea de superarnos y de abrirnos opciones para ir trabajando mejor. La idea de fondo es que sea una plataforma donde podamos compartir ideas y música en la que creemos y poder tener cosas simples, como una tienda en línea funcional y moderna (una estructura a la que no se ha llegado bien en Costa Rica).

Por ahora estamos trabajando con nuestras propias bandas para aprender el modelo de trabajo, [pero] aún falta mucho por hacer. Ya luego consideraríamos incorporar otras bandas, inclusive de otros países.

Platícame también sobre los conciertos de beneficencia que planean organizar una vez al mes.
Bueno, para este año ya llevamos tres actividades y la idea es seguir haciendo algo cada mes o mes y medio. Por el momento no han sido colaboraciones gigantes, pero la idea es conseguir un poco de ayuda o dinero para organizaciones muy pequeñas que tal vez no tengan muchas posibilidades de reunir dinero ellos mismos, o de tener notoriedad porque tal vez no manejan bien redes sociales.

Como yo lo veo, la plata que se hace tocando en Costa Rica por lo general no da para vivir. Yo igual tengo mi profesión y mi trabajo aparte con el que me sostengo para hacer lo que me gusta hacer. Entonces al final prefiero usar los músculos que tengo para darle ese dinero a alguien a quien esas sumas de dinero sí le marquen una diferencia.

Una cosa más: ¿me puedes contar un poco sobre Acapulco, su bar favorito en San José?
Es solo el bar que frecuentamos hace muchos años (en mi caso más de 15 años). Solía estar cerca de varias salas de conciertos y lo normal era pasar ahí a comer antes de ir a tocar. Poco a poco nos hemos ido convirtiendo en familia con los empleados y hemos utilizado el lugar como punto de reunion prácticamente semanal, donde uno sabe que se va a topar a algún músico de otra banda o alguien conocido. También siempre ha sido lugar donde llegan escritores, gente de teatro, bailarines, políticos, etc.

Es una de las últimas cantinas clásicas de San José. (Aunque últimamente se ha puesto de moda y está cambiando un poco)

Nuestra canción "Patrulla Reina para siempre" la escribí porque ahí nos reuníamos cuando comenzamos a ensayar juntos. Una "Patrulla" es un plato típico de los bares en Costa Rica, y Reina era la cocinera en esa época, hace tal vez ocho años. El título se lo pusimos el día que Reina renunció para abrir su propio restaurante.

Monte se presentará mañana en Epicentro a las 4:15 de la tarde, en el escenario Alerta.