Quantcast
Vía Wikimedia Commons.

"El punk siempre será la voz de la rebelión": Ken Casey de Dropkick Murphys

Juan Sebastián Barriga Ossa

Juan Sebastián Barriga Ossa

Hablamos con el bajista de esta banda de punk de Boston antes de su gira por Sudamérica.

Vía Wikimedia Commons.

Donde quiera que haya un pub irlandés lleno de hooligans tatuados, que beben cerveza mientras cantan al unísono, seguramente estará sonando una canción de Dropkick Murphys. Con su distorsionado punk mezclado con la música tradicional de Irlanda, este grupo creado en 1996 marcó la música underground de Boston. Dropkick Murphys son los tipos más rudos de esa ciudad: son férreos defensores del orgullo obrero y los derechos de los trabajadores, son la voz de los explotados y todas las personas que deben pelear día a día por sobrevivir en un sistema abusivo e injusto.

Este año la banda lanzó 11 Short Stories of Pain & Glory, su noveno disco y este 27 de octubre comenzaron una gira por Sudamérica que arrancó en Brasil. El 31 de octubre pasarán por Argentina, el 2 de noviembre por Chile y el 4 finalizarán el tour en Colombia.

Al igual que sus demás producciones, este nuevo disco está inspirado en el día a día de la clase obrera, en esas historias felices llenas de orgullo por la tradición, noches de música y tragos en familia y las pequeñas felicidades cotidianas como ver ganar a tu equipo. Pero también habla de esos momentos difíciles llenos de tristeza y desesperación, de peleas, trompadas, adicción y muerte. La cotidianidad del ciudadano sobreviviente donde precisamente la pena y la gloria de la vida, se unen en un vaso de cerveza y en una canción.

Ken Casey es el único miembro fundador de Dropkick Murphys que sigue en la banda. Este tipo, que por el teléfono habla de forma seria y amable, toca el bajo, canta y escribe la mayoría de las letras del grupo. También fundó la Fundación Claddagh que trabajo con niños, veteranos y apoya programas de rehabilitación de personas adictas a las drogas y el alcohol en Boston.

Antes del inicio de su gira, hablamos con Casey de política, el orgullo de ser obrero y mestizo y el trabajo que la fundación hace para combatir la epidemia de muertes por consumo de heroína que actualmente se vive en Estados Unidos.

Noisey: En estos momentos de tensión política que vive el mundo, la ultra derecha está ganando mucho poder en todo lado, lo cual para muchos es algo realmente preocupante. ¿Cuál crees que debe ser el papel de la música en esta época?
Ken Casey: La música, especialmente el punk rock, siempre ha sido una forma hablar y ser escuchados. Creo que la música ha difundido de forma exitosa un mensaje que ha sido opuesto a las imposiciones. En mis años de formarmación, con el punk escuchaba el otro lado de las historias que salían en los periódicos. Así que creo que el punk siempre será la voz de la rebelión y la voz de la razón, sobretodo en un país como Estados Unidos. Por ejemplo, yo tengo hijos y cada vez que sale el presidente en la televisión debo cambiar el canal porque no quiero que ellos escuchen lo que dice. Eso es algo muy loco porque cuando yo era pequeño el presidente era un ejemplo, vi tipos como John F Kennedy que te inspiraban y te hacían pensar que ser presidente era lo que mejor que podías aspirar a ser, y ahora tengo que cambiar el canal.

Dropkick Murphys siempre ha sido una banda que ha defendido los derechos de la clase obrera. Háblame de la importancia de cantar inspirados en la clase obrera.
Como banda siempre hemos escrito canciones inspiradas en lo que hemos vivido y experimentado. Crecer dentro de la clase obrera fue lo que nos forjó como personas, así que cantamos sobre las luchas nuestras o de nuestros familiares. Una ciudad como Boston tiene una extensa historia de migrantes que llegan y son capaces de tener éxito gracias unas fuertes políticas sindicales y la unidad que ha permitido un apoyo mutuo. Pero eso está cambiando y ahora es atemorizante ver que en Estados Unidos las corporaciones han transformado al trabajador en el villano y han puesto a la clase trabajadora en contra de sí misma.

Por ejemplo, en una misma empresa un trabajador gana 20 dólares la hora, lo cual igual no alcanza para mantener una familia en este país, y el otro gana 15. Entonces pasa que el que gana 15 se pone bravo y celoso del que gana 20, en vez de enojarse con la empresa que lo explota. Antes, este trabajador se hubiera unido a que gana 20 y hubiera exigido una paga justa.

Ustedes siempre han estado muy apegados a la idea de honrar la raíz ¿Cuál es la importancia de siempre tener presente y sentir orgullo por nuestras raíces?
Muchas veces nos preguntan cómo se relaciona la música con las temáticas políticas de la clase obrera. La relación es que eso es lo que fuimos antes de ser músicos, de ahí provienen nuestras familias. Creo que eso viene de un sentimiento fuerte de Boston, muy unido al barrio del que vienes y la gente con la que creciste. Es como que no importa a dónde vaya o lo que haga, mi identidad siempre estará ligada al lugar en el que nací y a mis verdaderos amigos quienes siguen siendo las personas más cercanas a mí.

En Estados Unidos, las corporaciones han transformado al trabajador en el villano y han puesto a la clase trabajadora en contra de sí misma.

Una cosa que los dos tenemos en común es que somos mestizos. Tú eres estadounidense y a la vez irlandés, yo tengo sangre indígena y europea en mis venas ¿Para ti qué es lo mejor de ser mestizo?
Definitivamente me considero un ciudadano estadounidense y mientras crecía en cada casa a la que iba los padres o los abuelos eran irlandeses. Si piensas bien en esto, es genial porque eres de distintos lugares. Siento que está unión de Boston e Irlanda prácticamente ha creado esta clase única de personas que no encontrarías ni en Boston ni Irlanda, sino que es una mezcla más especial. Es una unión de culturas y tradiciones que ha creado gente maravillosa, por ejemplo el presidente John F Kennedy. Es algo de lo cual sentirnos orgullosos.

Háblame de la relación que tiene Dropkick Murphys con el boxeo.
Desde pequeño me ha encantado el boxeo, lo he estudiado y actualmente promuevo peleas. Para mí es una gran pasión. Obviamente, al ser quien ha hecho la mayoría de las letras, siempre he escrito sobre lo que me interesa y mis influencias, y siento que el boxeo es algo importante para mi vida y para la cultura irlandesa. Creo que me atrae este deporte porque te enseña a valerte por ti mismo. Algunas veces debes aguantar una paliza, pararte de nuevo y regresar más fuerte.

Háblame un poco de la Fundación Claddagh
La empezamos hace unos diez años y recaudamos dinero para ayudar a la gente que tiene que luchar en Boston, particularmente a quienes sufren de adicciones. Muchas de las canciones del nuevo álbum hablan de que en este momento hay una epidemia de gente muriendo por sobredosis de heroína, causada sobretodo por una versión sintética de la heroína llamada fentanil. Este problema empezó hace unos 15 años cuando las compañías de fármacos inundaron el mercado con una versión de los opioides en píldoras y eso generó toda una generación adicta a esta medicación. Después de eso, básicamente la gente empezó a consumir heroína barata y esto provocó que se hiciera esta versión sintética de la droga, la cual es cien veces más fuerte. Por eso hay tanta gente muriendo por sobredosis en una forma tan drástica, al punto que es la principal causa de muerte entre la población entre 18 y 50 años y lo peor es que los políticos no hacen nada al respecto.

¿Cómo es ser un papá punkero?
Creo que Dropkick Murphys, a pesar de que siempre hemos sido rebeldes y punkeros, hemos tratado de mantener la familia limpia. Por ejemplo, intentamos no decir muchas groserías. Yo siempre me burlo de Jim Lindberg de Pennywise porque cuando sacaron "Fuck Authority" y sus hijos eran pequeños, esa canción sonaba en todo lado y él les decía a sus niños: "no digan groserías" cuando él estaba insultado en la radio. Para mi ha sido una transición fácil porque las cosas de las que cantamos son enseñanzas para mis hijos. Cosas tipo: cómo valerse por sí mismos, intentar ayudar a los demás, saber defenderse. Son enseñanzas que he aprendido con la vida y me alegra poder pasarle un mensaje a mis hijos sin importar yo que tan punk sea.

***

Consulta las fechas de la gira de Dropkick Murphys por aquí.