Quantcast

Bienvenidos al futuro: J Balvin es el artista más escuchado del 2017 en México

Diego Urdaneta

Diego Urdaneta

Bienvenidos a la era del reggaetón.

El arte, en todas sus disciplinas, es un reflejo exacto y preciso de la sociedad en la que florece. Nunca veremos una expresión artística que no tenga que ver con el inconsciente colectivo del contexto en el que nace. Así se escriban canciones de amor en tiempos de dictadura o guerra, esto tiene muchísimo que ver. La mayor parte de la bossanova fue creada en tiempos de dictadura brasileña. También están la música protesta de los años sesenta, o el boom del rock argentino con la dictadura como coyuntura. Hay muchos ejemplos más: el afrobeat en Nigeria en los años 70, el reggae en Jamaica en la misma época, el Britpop o la electrónica en Inglaterra en los noventa, etc. Lo que pasa en el aire, en las calles y en la casa del vecino, termina siendo fundamental a la hora de hacer arte.

En el 2017 la gente no suena a Nick Drake en las fiestas, y el reggaetón domina ampliamente el mundo. Aceptar esto te volverá una persona feliz y sumamente consciente, ya que no hay nada peor que estar en el equipo de las personas que, aún con los números a mano y la influencia notable del género, prefieren seguir escudándose en cualquier frase de Dave Grohl que encontraron en un meme de procedencia dudosa en Google. Y amigos, obviamente todos estamos claros que cantidad no es igual a calidad. Por favor, busquen otro argumento para debatir este tema: no quieren estar de ese lado de la historia.

"Despacito" y "Mi Gente" son grandes ejemplos de reggaetones con una gran producción y de calidad notable. "Despacito" en particular es una pieza de música tan innovadora como lo fueron los primeros Beatles en su época, que abarca a muchas generaciones y que destaca las cosas más positivas de la globalización. No importa que no lo vean así, hay un consenso entre críticos musicales del mundo al respecto. Me da gusto que estemos todos de acuerdo.

Las dos han sido éxitos masivos, pero el argumento basado en las hamburguesas de McDonalds no tiene sustento. Y sobre todo: podemos ser felices y coexistir en el mismo mundo, rockeros y reggeatoneros. Está bien que escuches a tus queridos Foo Fighters, está bien que no te guste el reggaetón, solo tómate dos mezcales para escuchar a Daddy Yankee en una buena fiesta y entenderás. El futuro es hoy, amigos. ¿O acaso no recuerdan cuando apareció el rock 'n roll y Frank Sinatra lo destruyó llamándolo "música horrible y degenerada"? Siempre que aparece un género nuevo y tumba al establishment, pasan estas cosas. Prejuicios clasistas. Es inevitable que algunos despistados se sigan con una inercia que pertenece a otro tiempo. "Los postes son más grandes y los perros los mean", diría Daddy Yankee.

Estamos en diciembre, casi navidad y tiempo en el que papá Noel llega a nuestras casas deslizándose sobre la chimenea. Eso significa también que es tiempo de listas. Listas de lo mejor, peor, y más divertido del año. Amo las listas. Nuestro amigo rey del streaming Spotify, anunció su lista de los artistas más escuchados en cada país del globo terráqueo, para poder acabar con estas disputas sin base. Ya no podrás decir que "mi banda favorita de skate/punk/emo/rock/reggae/dub/acústico es muy oída en China, lo que pasa es que acá en México no saben lo que es buena música, we".

En resumen, el 2017 fue el año del reggaetón. "Despacito" asesinó todos los récords posibles, el mundo conoció a Luis Fonsi y su peinado perfecto, Bad Bunny hizo que el Auto-Tune terminara de convertirse en la institución que es, y J Balvin logró que todo ser humano quisiera tener sus tennis. En México, J Balvin fue el artista más sonado y "Me Rehúso" de Danny Ocean fue la canción más escuchada. Lo cual era bastante obvio ya que, en serio, cada vez que camino por la calle, de alguna forma encuentro un lugar en donde la gente está cantando esa rola. Es descomunal, y creo que ya sobrepasó gustos y se convirtió en algo coyuntural y sin freno.

Hay que vivir tranquilos y aceptar la época en la que estamos, a menos que quieras terminar siendo ese Aleks Syntek (que en este contexto funciona como una versión villamelona y menos memorable que Frank Sinatra quejándose del rock de los sesenta), y subir a tus Instagram Stories diariamente puntas contra el reggaetón. Obvio lo sigo y es algo que, también me hace feliz, pero menos.


Cortesía Spotify

México es un mercado importantísimo para la música y para Spotify. Según el Global Music Reportde IFPI, México es el país número 14 en ingresos digitales en el mundo, generando 133.5 millones de dólares en el 2016. México fue el primer mercado latinoamericano de Spotify y desde entonces se ha convertido en el tercer mercado más importante del mundo, según el volumen de los streams, solamente por detrás de Estados Unidos e Inglaterra. Esto básicamente significa que si lo logras en México, está bastante asegurado tu éxito en ingresos por streaming.

De los cinco artista más oídos del año en México, cuatro son de reggaetón. Y de las cinco rolas, cinco son reggaetones. Sí, "Shape Of You" de Ed Sheeran es un reggaetón bastante obvio y ya deberías saberlo. El reggaetón domina al mundo, es una realidad fiel y palpable de lo que quiere y es la sociedad en 2017. Si la gran mayoría de las personas "no quisieran" oír reggaetón, pues estos números no existirían. "The Sky Is A Neighbourhood" de Foo Fighters, lanzada hace tres meses, tiene 17 millones de views, mientras que "Sensualidad" de Bad Bunny, J Balvin, y Prince Royce tiene 200 millones de views en 34 días, y repito que aquí no hablo de calidad ni de qué canción es "mejor o peor que otra". Solo argumento que es imposible pelear contra esto, es una batalla perdida. Al final del día, cada país tiene el presidente que se merece, y cada sociedad tiene la música que necesita y pide. Si no te gusta el reggeatón, entonces al menos úsalo como un espejo ante el cual analizar la sociedad en la que vives. Nada de esto es casualidad. Bienvenidos a la era del reggaetón.

Puedes seguir a Diego en Instagram.