Quantcast

Alex Kapranos clasifica los LPs de Franz Ferdinand

Cam Lindsay

Cam Lindsay

El vocalista reflexiona sobre el éxito inesperado de la banda y lo que significa "hacer discos con los que las chicas puedan bailar".

Quizás nadie se sorprendió más por el ascenso meteórico de Franz Ferdinand en 2004 que su propio vocalista, Alex Kapranos. "Siempre había pensado en nosotros como una banda esotérica hasta antes de tener éxito", admite, recordando el éxito del álbum debut de la banda, que se vendió por millones y generó el éxito colosal de Weird Al, " Take Me Out" . "Pero prácticamente de la noche a la mañana la banda de rock indie fue recibida con los brazos abiertos en todo el mundo. De todas las bandas que combinaban guitarras agudas y beats 4/4 a principios de los 2000, fue Franz Ferdinand quien logró fascinar a las masas.

Como resultado de esa adoración, se llevaron el Premio Mercury y un par de Premios BRIT, pero los escoceses no permitieron que el éxito interfiriera con su arte. En sus siguientes cuatro álbumes, continuaron filtrándose en el gusto popular, a la vez que llevaron su música a nuevos niveles, incluyendo una versión dub de Tonight de 2009 titulada Blood y una colaboración en todo un álbum completo con los excéntricos del glam rock Sparks bajo el nombre de FFS (Franz Ferdinand y los Sparks). Sin embargo, en 2016, el cofundador Nick McCarthy dejó la banda para pasar tiempo con su familia y dedicarse a otros intereses, dejando a Kapranos, al bajista Bob Hardy y al baterista Paul Thomson decidir sobre el futuro de Franz Ferdinand.

"Antes de salir de gira para el álbum FFS ya sabíamos que Nick se iría", dice Kapranos. "Al principio fue un shock, pero luego me senté con Bob y Paul y dije: '¿Quieren continuar?’. Y una vez que dijeron que sí, fue como: 'Wow, increíble. Eso significa que podemos hacer lo que queramos’. No porque Nick no estuviera ahí, sino porque nuestros roles ya no eran tan fijos como cuando él estaba en la banda".

Franz Ferdinand siguió siendo un cuarteto, con Julian Corrie reemplazando a McCarthy, pero fue esa libertad la que hizo que su nuevo álbum, Always Ascending, se sintiera como algo completamente nuevo. "[Este álbum] fue liberador, como si pudiéramos hacer lo que quisiéramos", admite. "Y luego, cuando terminamos el disco, pensamos: ‘Al diablo. Ni siquiera somos oficialmente un cuarteto ni nada. Podemos ser lo que queramos". Y luego le pedimos a Dino [Bardot] que se uniera a la banda".

Ahora, como una quinteto, Kapranos ve al álbum Always Ascending como un nuevo capítulo para Franz Ferdinand. " Right Thoughts [de 2013] fue el final de una década, y se siente como el comienzo de otra década emocionante", explica. "Estuvimos en Europa recientemente haciendo publicidad y un tipo me dijo: ‘Éste parece un segundo primer álbum’. No estoy de acuerdo con él, pero entiendo lo que quiere decir porque es el primer álbum con esta alineación. Tiene una especie de frescura".

Con semejante actitud lúdica, Noisey sintió que era hora de desafiar a Kapranos con el reto de clasificar sus álbumes, lo cual aceptó, pero no sin antes darnos una advertencia, "¡Dios, esto es muy difícil!”, expresó. "Voy a improvisar por completo porque no puedo encontrar un orden. Por lo regular no vuelvo a escuchar nuestros álbumes una vez que los terminamos. Además, no soy muy bueno como crítico".

5. You Could Have It So Much Better (2005)

Noisey: ¿Por qué este álbum es tu menos favorito?
Alex Kapranos: A pesar de que es mi disco favorito en algunos aspectos, hacerlo fue muy estresante. Algunas de mis canciones favoritas están en ese disco. Y lo más gracioso es que algunas de mis canciones favoritas son las que nunca tocamos en vivo, como "Fade Together", que me encanta. Es muy diferente a todo lo demás que habíamos hecho hasta ese punto; es muy delicada e introspectiva. Quizás sea la mejor.

Pero cuando recuerdo ese álbum, la imagen que tengo en mi cabeza es la de aproximarme a un manzano a finales de julio/principios de agosto, y arrancarle una manzana cuando está completamente formada, pero aún falta un mes para que esté madura. Y cuando la muerdes, tienes algo que parece a una hermosa manzana, pero es amargo, agrio, duro y desagradable. Creo que esa es la mejor metáfora de cómo me siento con respecto a este disco. Fue bueno, pero no estaba listo. Fue arrancado del árbol antes de tiempo. Fue debido a las circunstancias. No tuvimos suficiente tiempo para dejar que las canciones se asentaran y que nos sintiéramos cómodos con ellas para interpretarlas de manera fácil y natural. Estábamos con Epic Records en Estados Unidos en ese momento, y nos estaban presionando mucho para que grabáramos este disco rápidamente. Pero más que nada, nuestro agente había programado una gira por Estados Unidos. Y una vez que la comenzáramos no habría ninguna posibilidad de que pudiéramos regresar a terminar el álbum, además querían el disco para comenzara la gira. Por lo que hubo mucha presión para terminarlo. De lo que me arrepiento bastante es de no haberles dicho a todos a nuestro alrededor: "Miren, necesito un poco más de tiempo con estas canciones". Es por eso que éste es mi álbum número cinco.

Recuerdo que estaba muy sorprendido cuando se anunció este álbum. Salió tan rápido.
Estuvimos escribiendo al estar de gira incluso lo que tocamos en vivo en 2004, como "I'm Your Villain". Estoy culpando a otras personas, pero también es culpa mía. Había artistas a los que admiraba como a Bowie, los Smith y los Beatles que hacían un álbum al año, quizás incluso más de uno. Pensé: "¿Por qué ellos pueden hacer eso y nosotros no? ¡Por supuesto que podemos!”. Lo que no tomé en cuenta fue que esas bandas hacían sus giras de forma completamente diferente en aquel entonces. Sus giras no tenían bajo ninguna circunstancia el grado de intensidad de las nuestras. En 2004, dimos algo así como 380 conciertos. Sé que suena a locura, pero algunos días literalmente dábamos dos conciertos al día, uno en una tienda por la mañana y luego un espectáculo nocturno. Honestamente dábamos más conciertos que los días que tiene un año. Y era increíble. Me encantaba. Las cosas se dieron de manera instantánea para nosotros en todo el mundo, en todas partes. Pero fue agotador y realmente se llevó mi alma. Debí haberme dado algo de espacio y tiempo para volver a la vida antes de hacer ese disco.

Eran bastante desconocidos cuando hicieron el primer álbum. ¿Cuán diferente fue éste, sabiendo que había tanta gente esperándolo ansiosa?
Intenté alejarme de eso, y nos fuimos a un lugar muy rural en Escocia, que es donde todavía tengo mi estudio. Si bien la intención era alejarnos, ese mundo se introdujo en nuestro mundo. Mi reticencia era demasiado baja como para construir una barrera y repelerlo. Los periodistas llegaban a la casa, y también la gente de la disquera. Ese es el tipo de personas que quieres a tu alrededor cuando estás creando.

Llamaste a éste "Una versión tridimensional del álbum anterior". ¿Recuerdas lo que quisiste decir con eso?
No tengo idea. [Risas] Bueno, en cuanto al sonido, exploramos varias cosas. Ya he mencionado la parte negativa de hacer este álbum, pero también hubo muchas cosas positivas en su proceso. Disfruté grabar con Rich [Costey], y de alguna manera hay partes de él que suenan tridimensionales.


Supongo que otra razón por la que lo pondría en el número cinco es porque se toca demasiado rápido. Debido a la intensidad de nuestra gira y la forma en que tocábamos, todos estábamos llenos de adrenalina. El ritmo de todo era demasiado rápido. Cuando estábamos grabando, tocamos en vivo en el estudio y sin voces, porque no quería acabar con mi voz como lo había hecho durante la gira. Cuando tocas sin la voz, tiendes a tocar al tempo que es adecuado para tocar instrumentalmente. A veces, cuando vuelves a grabar la voz, ¡es infinitamente rápido! No me daba tiempo de decir todas las palabras. Además, la banda no responde a la voz, la voz responde a la banda, lo cual está mal.

Originalmente, se suponía que fuera un disco epónimo con un esquema de colores diferente. ¿Qué los hizo elegir sacarlo con otro título?
Fue idea de Paul. Todavía me gusta ese concepto y creo que hubiera sido bueno seguirlo. Su simplicidad es atractiva. Pero un día, Paul dijo que le gustaba el título You Could Have It So Much Better, así que dije: "¿Por qué no?". Hubo también cierta perversidad porque había muchas expectativas sobre nosotros en ese momento. Me gustaba la idea de dirigir esas expectativas a un lugar en particular y luego confundirlos y terminar con algo completamente diferente.

4. FFS (2015)

Siendo sincero, tengo que poner al álbum FFS [en el lugar número cuatro] porque fue realmente divertido hacerlo. Me gustó estar en el estudio con todos esos chicos, incluido John Congleton. John es una persona genial y un gran productor. Pero es con quien menos conexión personal tengo. Es decir, realmente este debería ser el álbum número cinco, pero estoy tratando de ser amable con Ron y Russ.

Sólo puedo imaginar que este escenario fue un sueño hecho realidad para ustedes. Pero la idea realmente surgió diez años antes de que hicieran el álbum, ¿no?
Eso es correcto, sí. Realmente me gustaba la banda Sparks. Sus tres primeros álbumes de los años 70 — Kimono My House, Indiscreet y Propaganda—, me encantaban, y todo lo de Moroder. Cuando salió nuestro primer disco, Ron y Russell también estaban interesados en lo que estábamos haciendo y fueron a algunos de nuestros conciertos. Y estábamos conviviendo detrás del escenario cuando dijeron que deberíamos hacer una colaboración. Originalmente sería un sencillo. Escribiríamos una canción para que ellos la interpretaran, y ellos nos escribirían una para que nosotros la tocáramos. Pero, volviendo a 2004, que fue demasiado loco e intenso. No tuvimos tiempo de hacerlo. Y luego estuvimos en Montevideo, Uruguay, y me rompí el diente. Y estuve así hasta que volví a San Francisco a buscar un dentista. Estaba perdido caminando de arriba para abajo por una calle de San Francisco buscando al dentista cuando, Ron, Russell y su novia Emmy me vieron desde el otro lado de la calle. Entonces, se acercaron, me tocaron en el hombro y dijeron: "Alex, ¿qué haces en San Francisco?". Respondí: "Voy al dentista y a dar un concierto". Y dijeron: "Nosotros también daremos un concierto esta noche. ¿Por qué no vienes a vernos?". Así que fuimos, y en el backstage de su concierto dijimos: "¿Por qué no hacer que la colaboración suceda?".

Nosotros estábamos de gira en ese momento y ellos habían vuelto a Los Ángeles, así que, como una relación de amigos por correspondencia, nos enviábamos canciones mutuamente por correo electrónico. Y luego el disco ya estaba ahí. Hacer el disco en los estudios RAK fue muy divertido. Realmente lo disfruté

¿Alguno de ustedes intentó dejarse crecer el bigote al estilo de Ron?
He tenido bigote en diferentes momentos de mi vida, incluido el bigote tipo lápiz, pero después de colaborar con Ron no creo que pueda tener uno nuevamente. Ése es su territorio. Lo del bigote se lo dejaré a Ron.

3. Right Thoughts, Right Words, Right Actions (2013)

Éste me gusta. Es un buen disco. Realmente disfruté hacerlo. También es como un parteaguas, como el fin de una década. Y fue el final de Franz Ferdinand Mk 1. Fue el último álbum de esa alineación. Así que me gusta por eso. No es el número uno porque no es tan bueno como los otros dos. [ Risas] Mi canción favorita en ese disco es "Stand On The Horizon". Esa canción, para mí, es el Santo Grial de las canciones, la composición y la interpretación, es euforia melancólica. Es curioso que cuando estábamos trabajando en este nuevo álbum, ese fue el título provisional: Melancholic Euphoria. También tuvimos otro, Sex and Death, debido a que las mejores canciones del álbum son todas sobre sexo o muerte o ambas. Y la euforia melancólica es el estado que quieres alcanzar en una canción. Realmente siento que "Stand On The Horizon" lo logra. También fue muy divertido trabajar con Todd Terje en esa canción.

Trabajaste con Joe Goddard y Alexis Taylor de Hot Chip, Todd Terje y Bjorn Yttling. ¿Por qué tantos productores?
Supongo que estábamos siendo codiciosos. [ Risas] En parte codiciosos, en parte prácticos también. Empezamos con Joe y Alexis, justo antes de que Hot Chip comenzara su propio disco. Así que terminamos haciendo un par de canciones juntos. Fue realmente divertido trabajar con ellos. Soy gran fan de ellos. Es encantador estar en el estudio con ellos; tienen personalidades muy gentiles. Grabamos esas canciones y luego pensamos que tal vez ese era el enfoque que deberíamos tener en todo el disco al trabajar con las demás personas. Fue genial trabajar también con Bjorn. Tiene un gran estudio en Estocolmo. Tristemente, la canción en la que ambos queríamos trabajar era "Scarlet and Blue", que sería el gran sencillo del disco, pero nunca logramos captarla adecuadamente. La grabamos dos veces con Bjorn, una vez con Mark Ralph y una vez nosotros solos, pero de alguna manera no logramos captar la esencia de la canción. Era, por mucho, la canción más poderosa de ese disco, pero no pude lanzar ninguna de las versiones porque no estaban del todo bien. No quería sacar una versión inferior, lo cual es probablemente un poco absurdo en sí mismo. Hablamos sobre grabarla de nuevo para este álbum, pero me trajo demasiados malos recuerdos. Quizás en algún momento en el futuro. La tocamos en vivo bastante durante 2013.

Nick dijo después del álbum Tonight: “Trabajamos hasta quedar secos". ¿Sentiste que necesitaban más tiempo para recuperarse antes de poder hacer este disco?
Definitivamente nos tomamos nuestro tiempo para hacerlo. Probablemente nos tomamos más tiempo del que necesitábamos. Porque cuando estábamos haciendo este disco, Nick tuvo su primer hijo y no estábamos tan concentrados como me hubiera gustado. Cuando hago algo, me gusta terminarlo. Así que, aunque tengo buenos recuerdos de haber hecho este disco y me gusta cómo suena al final de cuentas, nos tomó más años de los que debió a causa de las otras distracciones que hay en la vida de las personas. No hay nada que se pueda hacer al respecto. Así es como te conduce el destino, y es bastante justo. No creo que hubiéramos quedado secos. Hubo un artículo que salió en la época de ese álbum; fue una entrevista o con The Guardian o con The Observer. Durante la entrevista hablé acerca de lo agotadora que puede ser la vida en una banda, pero luego añadí que hay que apreciar que puedas seguir tus sueños y hacer lo que siempre imaginaste que harías, y cómo todo los inconvenientes se ven superados ampliamente por la gran oportunidad que tienes. Ya sabes, a pesar de que es agotador, es increíble. Como sea, toda la última parte quedó fuera de la entrevista y terminó sonando como una queja terrible sobre lo mala que era nuestra banda. Sí, el poder de los editores es muy fuerte, pero no me quejo. Nosotros nos enteramos de esto mientras estábamos haciendo las fotos para el artículo, el fotógrafo dijo: “Se ven muy sonrientes. ¿Podemos tomar unas fotos donde se vean más tristes? El editor acaba de decirme que quiere que se vean tristes". [ Risas] ¡Yo me sentía realmente bien con la vida en ese momento!

2. Franz Ferdinand (2004)

¿Por qué es éste tu segundo álbum favorito?
Porque me gusta más Tonight. [ Risas] Adoro este disco. Es el que nos lanzó como banda y nos presentó al mundo. Mucha gente nos conoce por este disco, así que por supuesto que me encanta. También fue una acumulación de muchos años de pensamientos y letras escritas que se unieron para hacer el disco.

Creo que el objetivo del álbum era "hacer canciones con las que las chicas pudieran bailar y dejar atrás la basura de las poses". ¿Fue una reacción a algo más que veían en la música?
Sí. [ Risas] Totalmente. Estaba bromeando un poco cuando dije eso. En realidad, no, estaba hablando completamente en serio. En ese tiempo asistía a conciertos en Glasgow y algo que noté fue que el 94 por ciento de la audiencia eran hombres. Y ellos simplemente se paraban ahí, balanceándose, tocándose la barba y sobreintelectualizando una música que era rápida y pesada. Era pretencioso, como si no tuviera vida o ingenio alguno. No había nada de la energía que me encantaba. No me hizo desear levantarme y bailar, que me fascina. Mi ideal de música era algo inteligente que me hiciera querer bailar. Además, estaba el asunto de la división de género natural en la audiencia. Recuerdo haber hablado con mis amigas en ese tiempo, y preguntarles: "¿Por qué no van a los conciertos?”. Y todas me decían lo mismo: "Porque son asquerosamente aburridos". Y tenían toda la razón.

Hay un cierto tipo de mentalidad que los hombres tienen cuando se trata de música, que es usar la música como una herramienta de superioridad intelectual o conocimiento superior oscuro. Los chicos usan diferentes medios para mostrar esa superioridad. La música es uno de esos medios. El estúpido auto que tienen es otro. Del mismo modo en que los chicos del equipo de ventas de alguna corporación aburrida hablan de sus autos, los idiotas en los conciertos hablan de bandas aburridas y lúgubres. Los deporte son otro medio. Los hombres hablan sobre estadísticas deportivas y lo que sus equipos han estado haciendo. A mí toda esa mierda me resulta completamente repelente y aburrida. Y desprecio esa manera de cuantificar la música. Fue un rechazo a todo eso. Fue un: "No, quiero llevarlo de vuelta a algo que es más primario y aferrarme a la estupidez de hacer una declaración como esa. Obviamente, decir algo como "Voy a hacer canciones que las chicas puedan bailar" es volver al elemento más básico de la música pop. Como cuando al inicio de la música pop, con Buddy Holly, había música para hacer bailar a las chicas. Tan pronto como eliminas todas esas pretensiones, puedes abrirte y explorar lo que quieras. Entonces todo se volvió muy emocionante.

¿Sintieron que tenía algo especial cuando tocaron el disco por primera vez?
Sí. No sabía que la gente sentiría una conexión. Supe cuando tocamos en Glasgow por primera vez que algo estaba sucediendo, solo por la forma en que la gente reaccionaba. No sonábamos como otras bandas de ese momento. Nosotros éramos diferentes. Y eran buenas canciones. Yo lo sabía. La energía era buena y honesta. Hacer el álbum en sí, en realidad, fue una patada en el trasero de varias maneras. Y me alegro de que lo fuera porque nos hizo enfocarnos. Me llevé muy bien con los productores de todos los otros discos, y fue un placer trabajar con ellos. ¡Pero Tore Johansson se lleva el premio al mayor dolor de cabeza! Los productores se dividen en dos categorías: aquellos que alcanzan su meta formando parte de la pandilla, alentándote y llevándote a crear algo grandioso, y luego están los que intentan lograr los mismos objetivos a través de la confrontación. Diría que Phil Spector está en esa segunda categoría. O Bob Ezrin en el estudio con Lou Reed haciendo Berlin. Esa era la categoría en la que estaba Tore Johansson. No nos llevábamos bien. Recuerdo que un día me llevó a la sala de control y me dijo [con acento sueco]: "Uno de nosotros se irá de este estudio llorando". Y yo pensé: “¡Y ese no seré yo! Sé exactamente lo que tengo que hacer”. Y fue bueno, porque el tenía ideas muy diferentes de lo que nuestro disco debía ser. Cuando alguien desafía tus ideas, o las destruye o las fortalece. Tienes que defender tus ideas, y si son buenas, destacaran. Pero si son malas, se derrumban enseguida. Así que fue genial tener ese desafío. Su idea para el álbum era hacer este disco extremadamente exuberante y estratificado con muchas texturas y partes. Y le dije: "Mira, puedes poner lo que quieras en la grabación; pero cuando se trate de mezclarlo, lo quitaré de inmediato". Y eso es exactamente lo que sucedió. En algún lugar hay un disco duro que contiene una versión muy diferente de nuestro primer disco. Pero no quería hacer un disco como ése. Quería que fuera austero, llano, sin adornos ni decoraciones. Sólo fue el sonido de esta banda tocando. Y el conflicto entre Tore y yo dio como resultado algo realmente audaz. Reaccionamos unos contra otros, y terminamos haciendo un disco muy bueno.

¿Qué recuerdas sobre haber ganado el Premio Mercury?
Fue una noche realmente extraña y surrealista cuando se dio el anuncio. Supuse, incluso momentos después de que fuera leído en voz alta, que no ganaríamos porque normalmente las bandas que ganaban estaban en el extremo más esotérico de las nominaciones. Sólo esperaba que ganara alguien mucho más alejado que nosotros del éxito popular. Curiosamente, siempre había pensado en nosotros como una banda esotérica antes de que tuviéramos éxito. Una que no provenía del ámbito popular, sino de otro lugar. Sentí que no podíamos ganar ese premio con nuestro éxito masivo. Cuando ocurrió, vaya, simplemente fue algo extraño. Recuerdo que Brian Eno estaba ahí, lo cual también era extraño. Todo fue extraño. Todos esos premios son extraños, porque no piensas en nada de eso cuando grabas un álbum. Es genial. Estaba pensando en eso el otro día. Todos esos premios, como el Mercury, los Brits, los Ivor Novellos, los discos de platino, siempre se lo doy a mi madre. Son un poco vergonzosos. Pienso en ellos como cumplidos. Es una actitud muy de Glasgow hacia los cumplidos. Si la gente le hace un cumplido a los habitantes de Glasgow, estos se sienten avergonzados. No pueden aceptarlo. Por supuesto, es genial que te digan uno, pero es difícil de manejar. Todavía me siento así cuando recibo un cumplido o un premio. Prefiero que mi madre los tenga. Ella se los merece.

1. Tonight: Franz Ferdinand (2009)

¿Por qué éste es tu favorito?
En cierto modo hacerlo también fue una patada en el trasero. Hubo dificultades en la banda. Pero me encanta lo salvaje y libre que fue ese disco. Probablemente no hubiera puesto a Tonight en el número uno sin haber hablado con Julian [Corrie] al respecto. Cuando se unió a la banda, realmente no hablamos sobre nuestro catálogo anterior hasta que llevaba en la banda unos seis meses más o menos, y entonces comenzamos a ensayar para los shows en vivo. Fue cuando estábamos ensayando "Ulysses" que dijo: "Hombre, me encanta esta canción. Es una canción tan, tan extraña". A lo que respondí: "Sí, supongo que sí. De ninguna manera es una canción pop convencional". Y luego admitió: “ Tonight es por mucho mi disco favorito de los que han hecho". Y al hablar con él sobre por qué le gustó ese disco por encima de los demás, me hizo reexaminar el álbum y y pensar más en él. Creo que tiene razón. Hasta ahora, creo que Tonight representa nuestro momento más aventurero. No creo que hayamos sido nunca una banda convencional, pero creo que este fue nuestro disco menos convencional. Va a algunos lugares bastante extraños.

El sonido del disco también es hermoso. Me encanta lo que hizo Dan Carey. Pero también creo que me encanta porque apela a mi sentido de contrariedad. Cuando hablo de hacer música para que las chicas bailen, en el fondo de eso hay una sensación de contrariedad. Cuando lanzamos Tonight, muchas personas estaban confundidas y sorprendidas. Eso me dio mucha alegría porque lo peor en la vida es ser predecible, ¿no?

Lo has descrito como “un disco bastante nocturno”…
Vaya, no tengo idea de lo que quise decir con eso. Ya sabes, cuando haces un disco, luego tienes que hablar de él. Entonces dices esas frases que lo resumen. Fue un disco nocturno de alguna manera. Pero no es que todas las canciones fueran acerca de la noche. Sé que cuando lo estábamos secuenciando, tratamos de darle el tipo de sensación que uno tiene al salir de fiesta una noche. Supongo que me refería en parte a eso. Tuvimos que bloquear todas las ventanas del estudio que teníamos en Govan, para que pareciera que era permanentemente de noche. Quizás también la época del año en que lo hicimos era oscura. Glasgow puede ser bastante oscuro en invierno.

Originalmente tenían a Brian Higgins de Xenomania (así como a S Club, Girls Aloud, Kylie Minogue) en mente para producir este disco. ¿Que paso ahí?
No funcionó. Éramos completamente inadecuados para trabajar el uno con el otro. Brian Higgins está en la misma categoría que Tore Johansson, pero no en el buen sentido. [ Risas] O más bien, no de una manera que funcionara para nosotros, para ser justos con Brian. Porque le ha funcionado con otros grupos. Está acostumbrado a decirle a la gente lo que tiene que hacer, como qué canciones cantar y cómo hacerlo.

Me encanta lo que hizo con Girls Aloud.
¡Sí! Su trabajo con Girls Aloud es lo que nos atrajo hacia él. Tiene un equipo de personas a su alrededor que ha hecho cosas realmente buenas. Eso me encanta. En ese momento, me pareció que si hubiéramos trabajado con Brian habría sido por la misma razón por la que a John Lennon le pareció atractivo trabajar con Phil Spector, porque estaba en la cima del juego del pop en ese momento. Y eso es lo que Brian era entonces: el maestro del pop; pero simplemente no hacíamos buen equipo.

También sacaron una versión dub del álbum llamado Blood. ¿De dónde salió esa idea?
Fue idea de Dan Carey. Para saltar de un extremo al otro. De hecho, si pudiera, clasificaría a Blood como mi disco favorito. Porque Blood y Tonight son el mismo disco... pero no lo son. Tonight es un disco salvaje y aventurero, pero Blood es ese mismo disco llevado a su expresión más salvaje y más aventurera. Ese era Dan tomando lo que habíamos hecho y volviéndose absolutamente loco al hacerlo sonar como algo que nunca habíamos hecho antes en una versión dub. Por eso mis versiones favoritas de algunas de esas canciones están en Blood.

Cam Lindsay está en Twitter.